lunes, 19 de marzo de 2018

Antojos y SPM




La semana pasada les hablé aquí en el blog sobre esos días del mes y cómo las fluctuaciones hormonales pueden afectar o mejorar tu entrenamiento (porque no todo es llorar en esta vida ¿cierto?)

Pero ahora vamos a hablar del otro detalle que nos acompaña los días previos a la menstruación: los antojos.

Sí, porque como si no fuese suficiente que muchas chicas le duela el vientre, se hinchen, se sientan un poco locas o incómodas, algunas sufren de antojos descontrolados por ciertas comidas algunos días antes de la llegada de la visita mensual. De hecho, como comentan en WebMD, esto se vuelve un saboteador de la dieta de muchas féminas.

Según la publicación, al menos 85% de las mujeres experimentan síntomas asociados al Síndrome Premenstrual. Estos nos atacan  aproximadamente en la segunda semana del ciclo o las dos últimas antes de tu menstruación. Estos pueden ir desde inflamación, cansancio, fatiga, irritabilidad y por supuesto, antojos. Y por qué son estos últimos difíciles de controlar? Porque imagínate esa mezcla de tener ganas de comer un chocolate y además estar de mal humor. Es facilísimo mandar todo al demonio y decir "dame el chocolate o mato a alguien".
Pero ¿por qué sufrimos de estos antojos descontrolados?

Medicaldaily  nos explica que Estás ganas locas de comer algo dulce u otro carbohidrato (puede que lo tuyo sean sueños eróticos con las pastas, hay de todo) puede causarse a la fluctuación de la serotonina durante esos días del ciclo. Los cambios en los niveles de estrógeno y progesterona afectan  los niveles de la serotonina, influye en los  cambios de humor y los antojos. Los niveles de serotonina caen justo en la  fase "lútea"  o justo antes de nuestro período
Avogel  señala que también los niveles bajos de estrógeno también pueden afectar la absorción y la utilización de magnesio, y la mayoría de las veces tenemos antojos por lo que nos falta. Los granos de cacao son también una gran fuente de este mineral (aunque también la palta/aguacate o las almendras, si a ver vamos). A esto se que también baja el cromo, que nos ayuda a regular la glucosa en sangre y por eso dan esos antojos dulceros tan fuertes.

Ok, si quieres entonces le hechas la culpa a la biología y dices Fuck it, no me puedo controlar, no soy yo, son mis hormonas ¿cierto? Tú me dirás que ahí está el respaldo científico.

Pero tener la respuesta biológica no te salva de los rollos en la barriga. Es decir, si, efectivamente tus hormonas te hacen el juego más difícil pero no puedes dejar que ganen la batalla así de fácil no? Y claro que hay una forma, que no es simplemente mandar todo al demonio ni tampoco un chocolate que no te engorde porque él sabe que estás en esos días. Para ganar esta pelea tienes que irte vieja escuela: dieta y ejercicio baby.

-Come carbohidratos complejos: es decir, quizás no es el mejor día para hacer la dieta cero carbos que estabas soñando. Pero claro, cuando hablamos de este macronutriente nos referimos a granos integrales y completos (mientras más fibra, mejor). Eso sí, no sueñes que te vas a bañar en una piscina de pasta, igual tienes que respetar tus porciones.

-Aléjate del azúcar: en vez de caer en las fauces de la tentación y comerte ese pote de helado, aléjate de él. Trata de incluir grasas saludables como frutos secos en tus meriendas. La mezcla proteína grasas es un éxito así que vuélvete loca y ponle mantequilla de maní a ese batido de whey.

-Haz tus meriendas: es decir, si tienes un plan de alimentación que incluye varias comidas al día, pues no las dejes de lado. Además que esto te ayuda a mantener el azúcar estable en sangre, lo que hará que se puedan controlar un poco mejor los antojos locos.

-Muévete: quizás tu respuesta es "ni de broma" pero la verdad es que un poco de ejercicio no te va a caer mal. De hecho el Dailybrun nos comenta que la ciencia lo confirma, el ejercicio puede ayudar a reducir los síntomas del SPM. Puede ser por la liberación de endorfinas o porque quizás te distraigas pero la verdad es que un poco de ejercicio, que no tiene que ser modo Huyendo de los malos, te va a ayudar.

-Cómete tu chocolate: ok, nada, tú lo que quieres es comerte el chocolate y listo. Pues cómaselo. Si estás en un plan de alimentación  digamos bien diseñado, ve que mueves por acá y por allá  y se acabó la lloradera. Eso sí, recuerda que lo que dije al principio no vayas a creer que las calorosas de esos días no cuentan, si te excedes, vas a engordar igualito. Todo es ver donde ganas y donde pierdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario