lunes, 5 de marzo de 2018

Antes de empezar una dieta detox...

Este artículo lo escribí todo modo-serio para otra página y como no lo publicaron, pues le doy espacio en mi blog (porque es mío no?)


Las dietas détox están en todas partes y cada vez más personas se interesan en ellas. Sea por la promesa de una pérdida de peso rápida, por querer “limpiarnos” de toxinas, o porque esperamos que unos cuantos días podamos arreglar los males de nuestro organismo. Pero en realidad, ¿necesitamos hacer dietas détox?

La idea de remover de nuestro cuerpo toxinas se ha puesto de moda. Las dietas détox reinan en las redes sociales donde la gente adjudica a algún tipo de régimen, de bebida o de combinación de alimentos, la pérdida de peso , el mejorar nuestro intestino y en algunos casos, mejorar la salud en general. Los protocolos para hacerlas son distintos pero en la mayoría de los casos incluyen el beber batidos a base de frutas y vegetales durante un día o el practicar ayunos por algún periodo corto de tiempo. Y si bien muchas personas juran por sus resultados casi inmediatos, en la mayoría de los casos, la promesa de pérdida de grasa o mejora de salud  no es real ni duradera.

¿Son realmente seguras?
Hay diferentes tipos de dietas détox  y  la manera de practicarlas varía. La mayoría de este tipo de planes se basan en:
-Sustituir comidas por batidos o jugos: básicamente dietas líquidas donde tu cuerpo recibe nutrientes a través de lo que ingieres en las bebidas.  Como nos explican en WebMd normalmente se realiza por pocos días pero a pesar de su corta duración, son difíciles de hacer ya que en la mayoría de los casos se siente hambre durante el día. En la publicación Eat This not That encontramos un listado amplio de reacciones que puedes tener durante una dieta de este tipo. Puedes volverte un poco más sensible a la temperatura externa, sentirte desanimado por la falta de calorías, tener desequilibrios en el azúcar en sangre, sensación de mareo, desánimo ya que el cerebro necesita de otros nutrientes (proteína y grasas saludables) para su correcto desempeño y si se hacen a largo plazo, también se puede experimentar pérdida de masa muscular.
-Ayunos: en este tipo de dieta, la persona se abstiene completamente de los alimentos, al menos por un periodo de tiempo. Algunos utilizan té o limonada para realizarlos mientras que otros se conforman sólo con agua. Si bien esta práctica es común por razones religiosas o culturales, para la pérdida de peso, no es recomendada. En WebMd nos explican que tu cuerpo necesita vitaminas, minerales y otros nutrientes para funcionar correctamente y con estas dietas, independientemente de la corta duración de las mismas, no se obtienen. Entre los efectos secundarios que podemos encontrar con este tipo de régimen, Livestrong.com resalta mareos, dolores de cabeza, azúcar en sangre baja, ritmo cardiaco inestable, deshidratación y estreñimiento. Además de ser muy difíciles de seguir, no se recomienda hacer ejercicio ni manejar maquinaria pesada, ya que la falta de nutrientes puede interferir con tus reflejos. La publicación también señala que el realizar ayunos por mucho tiempo se puede comprometer el sistema inmune y la función del hígado y riñones.

Dietas Detox y la pérdida de peso
Una de las razones por la que las dietas détox se han vuelto muy populares es por la promesa de la pérdida rápida de peso. Muchas personas piensan que son las toxinas las que les han sumado kilos extra y que con una dieta de este tipo, pueden volver a su peso anterior. Pero la realidad de esta promesa –la pérdida de peso- no es duradera.
Si bien para muchos la pérdida de peso parece  real y palpable, en realidad lo que se logra es pérdida de líquido que será recuperado una vez se vuelva a ingerir alimentos de manera normal.

En nuestro cuerpo cargamos agua y mucha de ella está en nuestros músculos en forma de glucógeno, nos comenta nuevamente Eat This not That. Cuando realizamos estas dietas, tu cuerpo utilizara estas reservas de glucógeno como energía y esto se traducirá en reducir los números de la balanza rápidamente. Pero este se vuelve a llenar una vez que comemos cualquier alimento. También la pérdida de masa muscular se puede traducir en menos kilos. Es el músculo el que mantiene nuestro metabolismo activo y el que nos ayuda a una utilización eficiente de las calorías. Por eso, las dietas detox o los ayunos pueden desacelerar tu metabolismo y esto se puede traducir a la larga, no sólo en recuperar lo perdido sino en que recuperes hasta un poco más (efecto rebote). WebMD también señala que si bien algunas personas logran manejar su apetito durante estas dietas poco calóricas, muchas veces el mismo se despierta una vez  parado el proceso de dieta y puedes sentirte más hambriento y propenso a comer en exceso.

¿Realmente necesitamos una dieta détox?
A pesar de la moda que representa este tipo de dieta, muchos profesionales aseguran que no necesitamos regímenes “détox” para purificar nuestro organismo. Iflscience nos explica que cada uno de nosotros cargamos sistemas de limpieza que tienen la función de eliminar los compuestos que realmente no necesitamos. Esto es, la piel a y glándulas sebáceas, el hígado y la vesícula y los riñones. También los pulmones, el sistema linfático y el intestino nos ayudan a eliminar toxinas. Señalan que no hay evidencia científica de que una dieta pueda borrar los excesos cometidos con la mala alimentación, en corto plazo.


Algunos califican las dietas detox como un mito. The Guardian señalan que la idea de limpiar el organismo de impurezas no es un concepto real.  El Dr. Edzard Ernst, profesor en la Universidad de Exeter,  explica en la misma publicación que hay sólo dos tipos de tratamientos détox: el tratamiento médico al que se somete las personas con adicciones y otro que se ha tomado de manera comercial para “supuestamente” limpiar el cuerpo de toxinas,  que es aquel al que se someten las personas a través de dietas que realmente, no necesitan. Nuestro cuerpo se desintoxica minuto a minuto y si no cumpliera esta función, necesitaría de una intervención médica más seria.

Fotos 
https://media.giphy.com/media/3o7TKNbvcYXfJemnMQ/giphy.gif
https://media.giphy.com/media/IZjHtHldbDn4k/giphy-downsized-large.gif