lunes, 29 de enero de 2018

Por qué no pierdo grasa "aquí"




En mi cuenta de instagram estuve hablando sobre las "zonas difíciles" que todas decimos tener. Para algunos son los brazos, para otras las piernas, para otros pa pancita. Bueno, hay gente que tiene hasta la papada como zona difícil. Porque todo depende del cristal como se vea. Pero la verdad es que en vez que quedarnos llorando por tener el cuerpo de X o Y manera, debemos aceptarlo y si trabajamos en ello, el trabajo tiene que ser por mejorarlos.

Porque es así: no puedes ir contra tu cuerpo. Hay cosas que tenemos anotadas en nuestro ADN y que no debemos pelear contra ellas. Yo soy del Team Piernas, y cuando me engordo unos kilos, ahí es donde se siente el poder. Pero por más que pierda peso, mis piernas siempre van a ser gruesitas. Entonces -para mí- es mejor mantenerlas duritas y no andar con lloraderas. Porque eso del Thigh Gap no va conmigo.

Y por qué se nos hace tan difícil perder grasa de ciertas partes del cuerpo?

-Primero tenemos recordarnos que eliminar grasa "de un solo lado" es imposible. Es decir, perdemos peso de todo el cuerpo. Si quieres perder más grasa de las piernas, tienes que perder grasa también en otras zonas. Y si, quizás se va de esa parte del cuerpo que tu dices "quédate ahí que te ves bien". En Healthyeater.com nos explican que muchas veces perdemos grasa primero donde apareció de último mientras que se hace más difícil en la zona donde tienes a acumular más grasita. Y esta zona varía de cuerpo en cuerpo: por ejemplo, cuando gano unos kilos, las piernas son lo primero que "se llenan" y mis bubis se llenan un poco también. Pero como no tiendo a acumular grasa en el pecho, mis bubis es lo primero que desaparece cuando empiezo a perder peso. Revisa en qué zona es la que primero se llena/desinfla en tu cuerpo.


-En las mujeres, ciertas grasas están vinculadas con la fertilidad. Como nos explican en TheList.com, la grasa en las piernas, caderas y bum bum es la esencial grasa femenina para la procreación. Así tu plan no sea tener hijos, tu cuerpo femenino está preparado para eso.

-Las hormonas tienen que ver no sólo con ganar peso en las piernas, sino en otras zonas también. genexweightloss.com nos comenta que los brazos gorditos pueden tener relación directa con la producción de estrógenos, así como la grasa abdominal tiene que ver con la sensibilidad a la insulina.

Entonces tenemos que vivir destinados a acumular eternamente grasa en ciertas partes y olvidarnos de todo? No. Como dije en un principio, si bien no vamos a pelear contra nuestra naturaleza pero si darle una mano.

-El entrenamiento con pesas –crear músculo- nos ayuda a cambiar nuestra composición corporal. Esto es, generar más músculo y reducir nuestro porcentaje de grasa. Esto no tiene que ver con el peso, sino con el volumen: si bien un kilo de grasa pesa lo mismo que un kilo de músculo, este último ocupa menos espacio (y se ve más lindo)

-Hay cambios en tu dieta que pueden ayudarte a nivelar ciertas hormonas. El comer más carbohidratos complejos, vegetales, grasas saludables y proteínas magras, te ayudarán a la formación muscular, esto te puede ayudar tanto a mejorar tu sensibilidad a la insulina cómo a elevar naturalmente los niveles de testosterona.

-Tienes que planificar tus entrenamientos para “todo” el cuerpo, no para tus zonas difíciles. Es decir, ataca todos los músculos! No te centres en hacer sólo squats, o sólo cruls de bíceps o un millón de abdominales. Eso no va a lograr armonía en tu cuerpo. Las piernas tienen un montón de músculos que además de ayudarte a prevenir lesiones, puedes entrenar para moldear  (no sólo cuádriceps y glúteos), cuando entrenes brazos, no te olvides de los hombros y espalda y justamente entrenar espalda te ayudará a lograr una forma más bonita que hará que tu cintura se vea más delgada.

Por último, ten siempre metas realistas. Olvídate del Thigh Gap, de tener los abdominales marcados toda la vida. Puedes estar en forma y sobre todo, estar sana y fuerte sin tener que obsesionarte con un cuerpo que no es el tuyo. No esperes resultados inmediatos y piensa siempre en mejorar, en eso que decimos composición corporal. Mejor piernas gruesas y musculosas, que flacas pero sin fuerza no?

 https://challengeworkouts.com/wp-content/uploads/2014/01/boobs-go.png

https://media.giphy.com/media/XZ0VTXivP8kQ8/giphy.gif
https://media.giphy.com/media/XXdYrblFktCPm/giphy.gif
https://media.giphy.com/media/FC4dBq6KGuQnK/giphy.gif

lunes, 22 de enero de 2018

Cómo evitar lesiones


Una de las preguntas que me hicieron la semana pasada es cómo hacer para NO lesionarse cuando haces ejercicio en casa. Porque claro, nadie quiere hacer ejercicio y terminar torcido como un acertijo por ahí verdad?

Bueno, primero (y esto lo digo sin arruinarle la fiesta a nadie) tienes que tener en cuenta que entrenes en tu casa, en el gimnasio, en el parque, con The Rock de la mano, como sea, todo el mundo puede lesionarse. No es que es el fin último del ejercicio pero tampoco podemos estar haciendo nuestras rutinas pensando "hoy va a ser el día que me fuñí" porque eso es como salir para la calle y decir "hoy me pisa un carro". Uno tiene que tener un mínimo de seguridad mental en lo que hace, y miren que yo soy la mamá de la gente asustada pero bueno, trato de alejar esas cosas de mi cabeza.

Y por supuesto, hay técnicas que te pueden ayudar a NO lesionarte, tanto en tu casa como en el gimnasio o donde sea:

-Busca una guía: puede ser desde un video hasta unos dibujitos de palitos. En muchas partes puedes encontrar como hacer lo básico de los ejercicios.
-Hazlos lentamente: si es tu primera vez, dale, hazlos en cámara lenta. Así tipo mamá que te dice: "del apuro sólo queda el cansancio", bueno así. Si no sabes como hacer un squat, hazlo suavemente tipo Gustavo Cerati.

-Busca un espejo o reflejo: si estas en el gimnasio pues maravilloso. Los espejos que están ahí no sirven sólo para las selfies ni para ver cómo te queda el top. Sirven de lujo para ver cómo estás haciendo el movimiento. Y si estás en tu casa, hasta la pantalla de la computadora sirve (el reflejo, el black mirrow pues).



-Keep it simple: y esto es importante en esta era de malabaristas. En IG, internet, FB, semáforos, box de crossfit etc. vas a encontrar a gente haciendo movimientos súper duper compuestos pero que quizás no les vas a dar utilidad en tu día a día y te pueden dejar más cerca de una lesión. Es decir, hacer vuelta canela en el aire con puente para luego caer en un squat con brupee se puede ver BUENÍSIMO en el Instagram de un atleta pero a menos de que tu meta sea ser doble de Jackie Chan, no creo que tengas muchas oportunidades en tu día a día de hacer eso. Osea no me imagino que tú vas a ir al mercado en parada de manos y llegar a la casa dando mortales así tipo natural. Los entrenamientos compuestísimos déjalos para los que pueden. Si tú estás empezando, busca lo simple.



-Se consiente de tus limitaciones: esto va tanto para movimiento como para peso. Claro que tendemos a "protegernos" y a agarrar el peso más liviano porque nos da miedo uno pesado, o a quedarnos en la bicicleta estática a paso vieja chismeando porque no queremos darle más duro. Y sabemos -porque tu cuerpo te da señales- que puedes darle un poco más pero nuestra flojera muchas veces manda. Pero siempre escucha tu cuerpo. Si sientes que la pesa se te temblequea toda, que no puedes controlar ese movimiento, que no puedes levantarla bien del suelo, mejor pasa a una pesa que sea menor y haz el movimiento tranquilo. Ya llegará el momento de aumentar. Con el cardio también. Si te cansas caminando, no te pongas a hacer una rutina HIIT o a querer correr 20 km cuando no corres ni uno. Ve poco a poco aumentando la intensidad.

Y qué pasa si tu meta es ser justamente como esos atletas dobles de Jackie Chan que ves en las redes? (que quieres hacer la vuelta canela en el aire con puente para luego caer en un squat con brupee) pues buenísimo. Es una súper meta. Pero empieza de cero y vas aumentando. Ve buscando seguridad en tus movimientos básicos y luego vas poniéndote exótico pero no vayas de 0 a mil porque eso seguro te deja, como dije al principio, torcido como un acertijo.





Fotos
https://media.giphy.com/media/IHLWGLNlv4gV2/giphy.gif
https://media.giphy.com/media/xT9DPjOy0lxRvRGNXi/giphy.gif
https://media.giphy.com/media/ScAw6bZg3P2j6/giphy.gif

lunes, 15 de enero de 2018

Detox en 1,2, 3


El lunes sigue siendo para muchos el Día Nacional del Detox. Ese día en que esperamos que así como mágicamente ya se haya inventado una pócima que se lleve todos nuestros excesos y que nos deje, por supuesto, flacos y bellos sin mucho esfuerzo.

Porque es así, asociamos detox con perder peso. Y tiene ese pensamiento tiene su lógica: nos excedemos comiendo y bebiendo TODO, nos sentimos hinchados como un balón, y pensamos que si nos "desintoxicamos" vamos a quedar des-hinchados y des-gorditos si se puede.

Pero la verdad es que nosotros tenemos unos órganos que se encargan de hacer el trabajo sucio. De llevarse todas las toxinas y decir "esto no lo necesitas" y no tenemos que tomarnos un pote de detergente para limpiarnos por dentro. Lo que necesitamos es un detox un poco más sencillo y que seguramente ya estás haciendo.

Saben cuándo comen muchos tosticos, papitas o no sé, donas y dicen "bestia no puedo ni con una más"? Bueno, ahí está el secreto. Tu mismito puedes empezar a hacer ese détox en 1, 2, 3:
-Si comiste demasiada AZUCAR: deja de comer azúcar.
-Si bebiste demasiado ALCOHOL: deja de beber alcohol.
-Si comiste demasiadas cosas PROCESADAS (saladas, fritas, etc.): deja de comer eso.

Listo. Ahí tienen su detox en 1,2,3. Esto lo acompañas con comidas que le hacen la vida más fácil a tus órganos limpiadores (hígado, riñones, etc.) y vas a estar de lujo:
-Come más vegetales: te ayudan a mantener el azúcar en sangre estable, el hambre a raya y ayuda con el número dos. Quieres tomar jugos verdes llenos de vegetales? Buenísimo inclúyelos en tu dieta (pero no suplantes comidas por un batido de pepino y celeri)
-Toma mucha agua: mantenerte hidratado hará que tu organismo funcione como carro nuevo.

-Come de verdad, no pases hambre: no porque pases hambre como un pende pende vas a "limpiarte" ni quemar grasas. Puedes deshidratarte, y perder peso de agua. Pero deja que te comas la primera comida normal para que veas que ese peso regresa igualito.

miércoles, 3 de enero de 2018

Promesas (y excusas) de principio de año


Cuando empieza el año, para muchos significa hacer una promesa más. Muchas de esas que llevan años prometiéndose pero que por razones (algunas veces) ajenas a su voluntad, nunca llegan a cumplir: ponerse en forma, perder peso y hasta tener una “vida fit”.

Y la verdad es que hay gente que lleva años prometiendo la misma cosa. Se vuelven “prometedores-en-serie” consigo mismos.  Se dicen una y otra vez “este año sí” pero pasan los días, las semanas y los meses y se encuentran cada enero en el mismo lugar (y muchas veces con el acumuladito de los años anteriores).

Y entre esas promesas están también los que ya para el 1ro de enero al medio día tienen una lista de metas más difíciles que plan de presidente entrante. Y por eso, muchos quedan en la eterna prometedera de principio de año.

Les comentaba en Instagram que antes de armarnos de metas hasta los dientes, debemos ser sinceros y ver en lo que estábamos fallando. Si nos embarcábamos en planes imposibles, nos entusiasmamos con soluciones rápidas o nos vencemos muy rápido. Y la verdad es que cuando hacemos el balance de lo que falló, seguramente enumeramos un montón de excusas que en realidad escondían que no queríamos hacer el trabajo que correspondía.

Muchas, muchísimas de nuestras excusas esconden un “no quiero”. Un no quiero pararme más temprano, no quiero dejar de comer dulce, no quiero dejar de comer chocolate todos los días, no quiero hacer tanto ejercicio, no quiero dejar las fiestecitas a mitad de semana, no quiero dejar de comer –coloque aquí usted lo que no quiere dejar de comer-, no quiero sudar, no quiero que me duelan los músculos, no quiero salirme de mi zona de confort.

Claro que pueden salir varios a decir “es que yo de verdad no tengo tiempo” y mi respuesta para eso es que tiempo no tiene nadie. Uno tiene que hacerlo. Y si tu vida es tipo duermo una hora diaria porque no tengo tiempo, tu meta no debería ser estar más fit, sino ver cómo le haces para mejorar un poco tu calidad de vida y llegas a viejo porque tanto estrés no puede ser bueno. O si lo que tienes son 20 minutos al día, pues ten metas más claras y no pretendas perder 10 kg en un mes o concursar en una competencia Fitness sin levantar una pesa. O cuando dicen “es que no me apoyan en mi casa” entonces puede que lo que falte es comunicación efectiva para que tu entorno entienda tus metas (que no tiene nada que ver con extremismos, y de eso hablamos en otro post).

Por eso es bueno que revisemos nuestras excusas. Veamos cuales implican un no quiero dejar de en vez de un “es que no puedo”. Así te puedes plantear un camino un poco más fácil y sobre todo, más sincero. Y así no estamos el 1ro de enero diciendo una vez más “este año si”.