lunes, 12 de junio de 2017

Proteína y sus cuentos


Yo soy pro proteína. Me gusta, me ayuda a lograr mis metas y si, me gusta su sabor. Pero desde que se pusieron de moda las dietas altas en proteína, que prometen una súper bajada de peso, hacerte sentir satisfecho y una vida más linda, la gente jura que la proteína es la-salvación-a-todos-sus-problemas. Y de que es buena es buena, pero milagrosa no.

Porque para mí, una dieta debería ser más balanceadita, y dejar de lado los extremos, a menos que te lo mande tu médico. Es decir, si tienes que dejar de comer algún nutriente, que sea porque te lo mandaron, no porque te dio la gana y menos, solo por una meta estética.

Pero vamos a lo que nos interesa, que no es criticar la dieta de nadie, sino hablar de la proteína. Si, es re buena pero al rededor de ella giran tantos mitos como cuentos de camino. Y en Prevention me leí estos que están de lujo, toma nota:

-Más proteína, más músculo: es cierto que el desarrollo muscular viene de la mano de los aminoácidos que se encuentran en las proteínas. Pero no porque te comas una vaca o te bañes en proteína vas a tener mágicamente más músculo. Tienes que hacer ejercicio y el correcto: resistencia muscular. Además, como tip, exceso de macronutrientes no se acumulan como un tejido en específico, sino como grasa.

-Todas las proteínas son igualitas: no. Es cierto que casi todo tiene algo de proteína (hasta la avena, un pelín por lo menos) pero no todas las proteínas tienen los aminoácidos completos que se necesitan para alimentar el músculo. Sin arruinarle la fiesta a los vegetarianos, pasa mucho con las proteínas vegetales. No toda la proteína que tiene se digiere. Por la parte de fibra que contiene los granos, esto puede hacer más lenta la digestión de algunos aminoácidos.

-Tienes que comer proteína animal: no necesariamente. Quizás piensen que entonces hablo pa tras y pa lante pero no es así. Algunas mezclas de granos y legumbres si te brindan los aminoácidos completos que tú necesitas.

-Necesitas tomar proteína JUSTO cuando terminas tu entrenamiento: muchos piensan que si no tomas la proteína justo cuando terminas tu ejercicio, adiós luz que te apagaste. Se acaba la magia y pierdes esa oportunidad de hacer crecer tus músculos. Pero hold your horses, según un estudio publicado en el  Journal of the International Society of Sports Nutrition se encontró que tomar proteína justo después de hacer ejercicio, no hace que tus músculos crezcan más que si la tomas/comes con otra comida en el día.

-Estas cansado porque no estás comiendo proteína: así como la gente piensa que es mágica para perder peso, como que hay otro grupo que piensan que la clave de la fuerza y energía. Sentirte cansado todo el tiempo no tiene que ver directamente con tu consumo de proteína. De hecho, muchas personas que se quitan otro nutriente como los carbohidratos, se sienten igual de cansados en algún momento del día.

1 comentario:

  1. Mucha gente debería tatuarse este post en algun sitio. La ignorancia tambien es amiga del sobrepeso!

    ResponderEliminar