lunes, 15 de mayo de 2017

Tips para mamás que quieren volver a la vida fit


Casi nunca escribo sobre madres, embarazos ni nada de eso, porque nunca he estado embarazada ni tengo hijos. Y es muy fácil decir "tu lo que tienes que hacer es..." cuando no soy yo la que se está levantando a mitad de la noche a darle tetero a nadie ni recogiendo juguetes por toda la casa (recojo cosas regadas y vivo regañando a mi esposo, pero ese es otro cuento).

Pero como ayer fue día de la madre, por supuesto que encontré varias cosas sobre este proceso que no tenían que ver con collares de macarrones hechos por los hijos en kindergarden. Era más bien tips para las madres que vuelven a encontrar un espacio para ellas mismas en esto del fitness.

Vamos a empezar por lo principal, y es algo que señalan en Beachbody.com y que yo apoyo totalmente. ¿Cuándo pueden empezar a hacer ejercicio? Cuando su doctor les dé el go. Es decir, nadiepuede evaluar el estado de tu cuerpo a través de una pantalla de TV. Va a depender si diste a luz de manera natural o si tuviste una cesárea, y también de cómo te recuperes. Hay gente que a las 4 semanas están listas y otras, todavía les duele hasta las pestañas. Usted va y le pregunta a su médico, que además estuvo como bien pendiente de tu cuerpo cuando diste a luz (él estaba presente, de eso no cabe duda)

Ya con eso en mente es que tienes que empezar a planificar y arreglar tu nueva vida. Y en esto está también el cuidarte. Porque el ejercicio y comer bien no es sólo para que te veas bien, sino para que sientas mejor, con más energía (que vas a necesitar) con más fuerza (que vas a necesitar también) y mejor ánimo. En la publicación señalan que estar en forma te ayuda a dormir mejor, mejora tu imagen propia y es una manera de darte un cariñito (aunque al principio lo sientas como un regaño).

Aja, pero con todo esto de un bebé llorando, ropa que lavar, alimentar y además continuar con una vida medio normal, ¿cómo es que vas a arreglarte la vida para además hacer ejercicio? Bueno, en el blog del ISSA nos dan unos tips:

-El juego de las prioridades: ok, quizás tu vas a ver la ropa por doblar y los platos sucios como una prioridad cuando tu bebé duerme. Quizás pensaras que es el momento de lavarte el pelo o hasta dormir un poquito tu. Todo eso es súper válido. Pero así le pasa al resto de las personas -que no tenemos hijos- para hacer ejercicio tenemos que poner esta actividad en la lista de prioridades, no en la lista de "vamos a ver...". Tienes que internalizar que es algo que no puedes "dejar de hacer". Quizás es el momento de proponerte hacer ejercicio en tu casa, o a primera hora de la mañana. Pero para que vuelvas a la rutina, tú misma debes meter esto en tu lista de "to do" diarios.

-Rutina: con los bebes todo es rutina. Es darle comida a cierta hora, ponerlos a dormir a otras. Hay 20 mil improvistos entre esos instantes, y con esos tienes que sortear cuando aparezcan (nadie sabe cando a tu bebé le va a dar la gana de tener uno de esos días de no-duermo-pero-ni-de-broma). Pero entre todo, hay cosas que vas a tener medio controladas. Y esas cosas son las que van a hacer la rutina. Y con ellas, es más fácil establecerse las prioridades del punto anterior (hacer un pelín de ejercicios en la mañana o en la tarde cuando llegue tu esposo y el vea al bebé). Cuando le agarras el truco a la rutina, las cosas encajan un poco más fácil.


-Metas: si las metas reales son importantes hasta en el más soltero y sin responsabilidades del mundo -que igual dice que no tiene tiempo- ¿cómo no lo va a ser para ti? No debes volverte loca. Ponerte en forma no es una competencia y ese cuento de "volver a mi peso pre bebé en un mes" sólo te va  a volver loca la cabeza. Más cuando estás clara que sólo vas a poder hacer 20 minutos de ejercicio diario (lee los dos puntos anteriores). El ponerte metas reales, te ayuda a que las cumplas. Y a medida que las vas cumpliendo, es más estimulante el seguir el camino. Cuando no logramos nada, es más fácil que quieras mandar todo al demonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario