lunes, 17 de abril de 2017

Ejercicio para una mente sana


En mi cuenta de Instagram he hablado estos días sobre los beneficios del ejercicio -bueno siempre hablo de eso- pero esta vez no sólo a nivel físico, sino su función en el bienestar mental. Porque el ejercicio puede ayudar a que tu mente se calme en los momentos más tensos de tu vida. De hecho, varias personas lo usan como herramienta para pelear la depresión.

No estoy diciendo que dejen su medicación ni la terapia, pero la verdad es que para muchos, la liberación de endorfinas que les brinda el ejercicio, ayuda a aliviar el ánimo. Un dolor que ayuda a otro dolor digamos.

Y por eso muchos sienten que el ejercicio puede volverse una clase de adicción. Si bien algunos está se puede volver una obsesión, para muchos, los cambios mentales que vienen con el adoptar una rutina de ejercicios les produce realmente cambios a nivel mental.

Como señalan en el blog de Freelectics, los cambios que se dan en la persona cuando hacen ejercicio van mucho más allá de la pérdida de grasa corporal.
El ejercicio te mantiene enfocado: no sólo uno habla de fijar objetivos, cambiar horarios u organizar el día para poder realizar ejercicio. El hacer ejercicio estimula el flujo de sangre e incrementa la circulación en tu cuerpo, mucho más que cuando estás descansando. Y ese flujo de sangre no es sólo beneficioso para tus músculos sino que este aumento de circulación ayuda que aumente el oxígeno en tu cuerpo. Esto te hace sentir más despierto y enfocado. La publicación señala que hay sustancias en el cerebro que se transportan mejor con este aumento del flujo sanguíneo. También se señala que los efectos a largo plazo del ejercicio facilitan la formación de nuevas sinapsis y consolidación de las ya existentes. De hecho esto puede potenciar tu productividad y creatividad. De hecho en un artículo de la Harvard Helath Publication señala que La participación en un programa de ejercicio regular de intensidad moderada durante seis meses o un año se asocia con un aumento en el volumen de regiones cerebrales seleccionadas.

Conecta tu cerebro y corazón:  por supuesto que el ejercicio  -realizado de manera regular y sin excesos- ayuda  a mantener tu corazón más sano. Pero como nos dicen en Fastcompany.com, tu cerebro también se ve beneficiado. La aorta, arteria principal del cuerpo que nos lleva sangre a todo-el-cuerpo, se va endureciendo a medida que envejecemos. Pero según un estudio de la Universidad de Montreal se encontró que los adultos que ejercitaban más, tenían aortas en mejores condiciones y se desempeñaron mejor en pruebas cognitivas.


Músculo y cerebro:  más músculo, menos demencia? Pues según un estudio del Journal American Geratrics reseñado en el dailymail.co.uk se mostró un link positivo entre las adaptaciones progresivas del entrenamiento muscular y la función cerebral en personas con deterioro cognitivo leve. Mientras más fuertes las personas, más beneficios para el cerebro. En el ensayo los escáneres MRI mostraron un aumento en el tamaño de áreas específicas del cerebro entre los que participaron en el programa de entrenamiento con pesas. Los cambios cerebrales se relacionaron con las mejoras cognitivas después del levantamiento de pesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario