miércoles, 20 de enero de 2016

Como disfrutar y agarrarle el gustico al ejercicio


Una de las cosas que me encantaría que la gente entendiera del fitness y de la actividad física es que para que funcione, tiene que ser divertido. Al principio claro que cuesta, lo vemos raro, maluco, y muchas veces como una obligación. Pero cuando nos quedamos pegados en ese apartado, en que es una obligación y no un gusto, por supuesto que es poco probable que veas resultados. La mayoría de las personas ven cambios, cuando le quitan la presión al proceso y empiezan de verdad a disfrutar el camino.

Y si, sé que no es fácil. Uno tiene que hacerse de muchas, pero muchas técnicas mentales para lograr ese estado. Yo he aplicado todo, y si, ya estoy en ese "zen" de hacer ejercicio por puro placer y no por obligación. Porque aún cuando de malas pulgas y sin ánimo, sé que el ejercicio me va a hacer sentir de 1000 puntos. Y en esa nota encontré en Womenshealthmag.com unos mega tips para que le des la alegría que necesita tus entrenamientos. Es decir, que les vuelvas a ver el queso a la tostada y el amor vuelva entre ustedes.

-No caigas en la " Fitspo": miren, claro que es fino ver a alguien que está durísimo y decir "yo quiero eso", es un éxito tener expectativas y ganas de mejorar y todo ese cuento. Pero muchas veces esas inspiraciones te pueden llevar a establecerte metas irreales. Y lo maluco de las metas irreales es que cuando no las cumples, es más fácil frustrarse. Porque si tu meta es sólo tener los abdominales marcados, o tener las piernas totalmente definidas, el cuerpo de un modelo de fitness (que viven para eso), claro que vas a decir "fuck it" y tendrás ganas de mandar todo al diablo. Es que de hecho lo veo cuando la gente empieza un programa de ejercicio y en poco tiempo quieren levantar muchísimo peso, correr más rápido, ser el más fuerte del salón como el entrenador del video. Si tus metas son digamos ir poco a poco, menos desilusiones tendrás en el camino. No estoy diciendo que no sueñen grande, sino que sueñen pero lúcidos. Mientras tu meta sea más concentrarte en el entrenamiento, en lo que estás sintiendo en el momento, en cómo te sientes después, vas a ver que vas alcanzado tus sueños. Poco a poco, pero vas en camino.

-Sonríe: en el artículo señalan que las personas que hay estudios que demuestran que las personas que sonrieron haciendo ejercicio, se sintieron mejor y percibieron el ejercicio como menos diabólico. Es pensar un poquito "tranqui que esto pasa". O que se yo, recuérdate de algo cómico (yo me veo mentalmente sufriendo mientras hago ejercicio y me da mucha risa). Porque es verdad, todo pasa, y luego viene lo bueno. Otro tip es  por supuesto, la música. Una buena canción hace que todo sea más lindo! Claro, aléjate de cualquier tipo de sufridera, balada de amor despechada o ritmo que ponga tu corazón a sentirse espichado y no emocionado.

-Investiga: Si tienes terror de una nueva clase porque piensas que vas a morir, pues averigua un poco. Esto va a aliviar el temor de hacer algo que desconoces y te hará sentir más cómodo. Y mientras más cómodo, pues mas disfrutaras el ejercicio.


-Se fiel: yo siempre digo que hay que ser fiel e infiel a las rutinas. Es decir, si ya te sabes la coreografía de la clase mejor que el profesor, pues es hora de cambiar. Pero si tu idea de ponerte en forma es estar rotando por cada clase, estilo, moda de fitness que haya por ahí de día en día, es poco probable que le agarres el queso a la tostada y después de un día de sufridera desees mandar todo al olvido. Se fiel un ratico para ver qué pasa. Solo un ratico que tu puedes.

Y recuerda, el ejercicio te alborota las enforfinas. Es una droga de fácil acceso y súper barata. Y si no me crees a mi, créele a  Elle Woods, ella sabe de lo que habla!



FOTOS
http://37.media.tumblr.com/037647736d82c5df67c5d6fbc8b05e13/tumblr_n4fnjxlLY71tzss5yo1_500.gif
http://cdn4.gurl.com/wp-content/uploads/2015/10/endorphins.gif

No hay comentarios:

Publicar un comentario