martes, 31 de marzo de 2015

Quieres competir?


Ahora parece que muchas chicas compiten en eventos de fitness. Es decir, hay un montón de chicas que están preparándose en este momento para una competencia o ya participaron en una. Algunas se quedan con el gusanito de volver, otras no lo quieren intentar. Otras incentivas a muchas más a meterse en esto. El hecho es que si te metes en las redes sociales, como IG o Facebook, puedes encontrar varias chicas que están en ese proceso.

Y mi opinión personal es que se ha masificado todo, tanto las competencias que siempre han existido pero cada vez hay más, el acceso a las personas a la información sobre este evento y lo normal que nos parece ya ver a una chica con los abdominales rayados tomándose una foto junto a a un tapperware de pechugas de pollo y brócoli en el gimnasio con algún hastagh como # #gymaddicted  #nevergiveup  #muscles  #competitor #neverbackdown  #dreamchasing #fitnessaddictetc.

Y también muchas chicas han cambiado la mentalidad sobre lo que quieren de su físico. Algunas ya ven a las mujeres con músculo como hermosas, le han perdido el miedo a las pesas y ven en la preparación un gran logro.

Pero no todo es color de rosas. En T-Nation me leí un artículo súper interesante escrito por Dani Shugart sobre el mundo de la competición y del cual les traigo un poco. Si, hay un montón de cosas buenas pero también siempre le puedes ver el otro lado de la moneda, que quizás es menos brillante. Si te llama la atención este mundo, lee lo que te pongo a continuación.

Primero debes preguntarte si este mundo es para ti y para ello, estas ideas pueden ayudarte a llegar a una conclusión:

La tarima:
Lo bueno: Para la autora, si tienes la actitud correcta el prepararte para la tarima puede ser una herramienta de desarrollo personal. Ponerte "allá fuera" es tan poderoso como dar discursos y te hace más segura de ti misma. Si estás abierta a las críticas, este proceso puede hacerte un poco más fuerte, hacerte orgullosa de tu proceso y tener la confianza para mostrarlo al mundo. Prepararte para el show puede ser un empujón para tu confianza y sentirte protagonista. No puedes pensar en pasar desapercibida y competir al mismo tiempo.
Lo malo: Competir significa que te van a juzgar en público, tu estás pagando (porque tienes que pagar para concursar) para que otra persona te juzgue mientras estás en ropa interior (bueno, traje de baño pero ustedes saben a lo que me refiero). Si esta idea de la validación de otras personas te ha rondando mucho en la cabeza, en el escenario es donde la vas a ver con todo. Y si es una idea que te trae pensamientos negativos (lo que los demás dicen de ti) tienes que pensar qué tan fuerte puedes ser para estos concursos. En el escenario te juzgan por lo que lograste por tu físico y si bien este refleja esfuerzo, no quiere decir que los jueces vean el esfuerzo que está detrás. Esto puede despertar toda clase de inseguridades hasta en la mejor preparada.

La preparación:
Lo bueno: Durante este proceso, que es largo, aprenderás, crecerás, entenderás el propósito de cada acción en el gimnasio y en la cocina. Para las personas que les gusta la vida metódica, seguir horarios, organizarse etc., esto lo encuentran una cosa gloriosa. Porque hasta las "escapadas" de la dieta tienen su horario, razón y fecha en el calendario. Te mantiene focus, porque sabes que cada día cuenta y cuando quieres mandar todo para el carrizo, piensas en lo que quieres lograr y cómo te vas a ver en el escenario. Te conoces mas en el proceso, puedes sentir tus reacciones sobre la comida, sobre el ejercicio, tanto física como mentalmente.
Lo malo: Algunas competidoras no aprenden. Algunas piensan que el cuerpo que adquieren durante la competición es el cuerpo que van a tener el resto de su vida y nada más lejos de la verdad. Porque tú te estás preparando para un evento en específico, no para la vida en general. Te enseña tener responsabilidad pero no te enseña herramientas a largo plazo, las que tienes que aplicar todos los días. Otras contratan un coach maluco. Esas personas que tampoco enseñan y crean una extrema relación de dependencia con el cliente. La idea de todo proceso (incluso este) es aprender, y no depender de otra persona. Si este proceso es para darte fuerza y confianza, no hagas que la responsabilidad total caiga en otra persona. También esto te puede llevar a esa mentalidad de "hacer todo para ganar", cosas que atenten contra tu cuerpo y tu simplemente digas "si". Otra vez, debes tomar responsabilidad sobre el proceso y siempre preguntar qué objetivo tiene cada acción y cambio que tu coach haga en tu programa.


Esto es sólo una parte. De lo negativo, se ha escrito mucho más, sobre cómo estos concurso llevan a trastornos alimenticios, a fatiga adrenal, etc. Pero por eso lo importante es saber si tú estás mentalmente preparada para un proceso como este, contratar a la persona adecuada para tu preparación y pensar en tu responsabilidad como persona para tomar decisiones. Porque es eso, la decisión es tuya. De nadie más.

Foto http://reps-id.com/wp-content/uploads/2014/02/afd452476a0242fdb1deae7a75ca6a15_1461552_10151865068663462_2102787723_n-863-430-c.jpg

lunes, 30 de marzo de 2015

Enciende tu metabolismo haciendo ejercicio


Al pobre metabolismo le echamos la culpa de todo. De ver una torta que no podemos comer, de la pérdida de nuestra juventud, de que los pantalones nos aprieten mucho. Y bueno, la verdad es que si bien el metabolismo nos ayuda a todos los procesos en el cuerpo, y entre ellos la quema de grasas, nosotros tenemos responsabilidad de un poquito (también).

Y por eso, cuando hacemos ejercicio, debemos hacerlo de manera inteligente para poder ayudarlo. Si, hacer ejercicio es bueno, pero hacerlo de manera inteligente, más. Y en la revista Prevention encontré estos tips para ayudar al ejercicio cuando nos estamos moviendo.

-Haz un combo: Cada vez que combinas pesas con cardio, quemas más calorías. Esto es tan simple como usar pesas cuando haces jumping jacks, chalecos con pesas cuando estás en la caminadora, o hacer ejercicios como squats con press de hombros a mayor velocidad. También ejercicios como las kettlebells son un combo de cardio y pesas exitosísimo para tu metabolismo.

-Haz súper sets: Tener a tu cuerpo esperando qué es lo que se viene es una buena forma de mantener a la vez al metabolismo despierto. Hacer súper sets -dos ejercicios hechos seguiditos- te da un empujón metabólico. Los súper set desafían y fatigan al músculo, llevándolo a una quema de grasas óptima. Por ejemplo, toma una pesa con un peso moderado, haz 10 a 12 bíceps curls e inmediatamente haz 12 dumbbell overhead triceps extension. Haz tres sets del ejercicio. Aquí puedes ver un ejemplo de super:



-Baja tu tiempo de descanso: Claro que es importante descansar entre los sets pero descansar mucho, de 2 a 3 minutos, puede bajar tus posibilidades de quemar más calorías. No pases de 60 segundos de descanso entre sets y verás mejores resultados.


-Aumenta la inclinación: Esto es básico pero efectivo. El sólo subir la inclinación de la caminadora durante un entrenamiento cardiovascular puede poner tu metabolismo a moverse más. Esto desafía tu sistema cardiovascular y tus músculos estarán trabajando más duro, haciendo que quemes más calorías.

Foto http://woman.thenest.com/DM-Resize/photos.demandstudios.com/getty/article/41/138/78369392.jpg?w=600&h=600&keep_ratio=1

viernes, 27 de marzo de 2015

Viernes de aroma: Galletas sin harina de desayuno


Esta receta de galletas "para el desayuno" que encontré en la página Ohsheglows son tan buenas que seguro te las vas a querer comer de desayuno, almuerzo, merienda y cena.

-2 cambures/plátanos maduros
-1 taza de avena en hojuelas
-3 cucharadas de linaza
-1 cucharadita de canela
-1/8 de cucharadita de sal
-8 cucharaditas de mermelada
-Mantequilla de maní

Instrucciones
-Precalienta el horno a 350F
-En un procesador, muele un poco la avena
-En un bowl, aplasta los plátanos y mezcla el resto de los ingredientes menos la mermelada y la mantequilla de maní. Te va a quedar una masa medio húmeda y pegostosa.
-Haz unas bolitas, aproximadamente 8. No necesitas gran espacio entre ellas porque como no tienen polvo para hornear, no van a crecer mucho.
-Con una cucharita o tu pulgar, presiónalas en el centro para crear un "hundido" donde vas a poner la mermelada.
-Ponlas en el horno por unos 11 a 13 minutos, sácalas y déjalas enfriar.
-Ponles por encima un poquito de mantequilla de maní y listolin!


Feliz fin de semana!

Foto y receta http://ohsheglows.com/2014/10/24/flourless-thumbprint-breakfast-cookies-vegan-gf/

jueves, 26 de marzo de 2015

Hábitos de las personas que adoran hacer ejercicio


Así como buscamos en revistas de moda ropa que nos gusta, looks que nos gustaría usar, o en blogs de cocina nuevas recetas, o en los de decoración buscamos ideas innovadoras, en las páginas de fitness buscamos información, tips y también inspiración para poder afianzarnos en este estilo saludable de vida.
Y una manera de buscar inspiración es también a través del ejemplo. Saben como cuando nos inspiran esas transformaciones donde una persona pierde un montón de peso? Bueno, las personas que están en forma también tienen bastante que enseñarnos.

Y en el huffingtonpost.com reseñaron algunos hábitos de las personas que adoran hacer ejercicio, y si le sirven a los súper activos, quizás a ti también te pueden servir.

Hacen el ejercicio que aman: Siempre digo que decir "yo odio tal cosa" no te lleva muy cerca de tus metas. Pero si además la rutina de ejercicios escoges para ser activa te hace sentir como con el estómago revuelto pero no por el esfuerzo sino por el desagrado, entonces vas por mal camino. Tienes que buscar una actividad que te haga feliz y haciéndola, vas a ver que las endorfinas empezarán a fluir en tu vida. Porque el ejercicio puede hacerte sentir mejor. Eso sí, tienes que recordar que el ejercicio, sobre todo cuando quieres perder peso, tiene que retarte y sacarte de tu zona de confort. Buscar el control remoto en el sofá no entra como una actividad cardiovascular.

Les gusta el feedback: Y esto no quiere decir que necesiten una palmada en la espalda después  de cada entrenamiento. Pero les gusta tener control sobre lo que gastan en calorías, si fueron más rápidos, si están levantando más peso. Tener control sobre estos factores los ayudan a avanzar. Y esto lo puedes hacer con monitores cardiacos y diarios donde anotes lo que haces, duración del ejercicio, peso levantado, cómo te sentiste, etc.

No se preocupan por los inconvenientes: Algunas veces, la vida se interpone en tu horario de ejercicios. Puede ser un viaje, gripe, reunión del trabajo o la alarma que no sonó. Pero no se preocupan. Saben que pueden retomar. Porque no es una obligación, es un gusto que se dan y que saben que se lo pueden dar en cualquier otro momento.
No están atados a nuevas tendencias: Puede que les guste probar una clase, pero si lo suyo es correr antes de ir a una clase del método más efectivo de HIIT no se preocupan. Si les gusta hacer videos de Jane Fonda y no ir a la clase más moderna de zumba, para ellos está bien. No necesitan que sea lo que está "de moda" para disfrutarlo. Con sudar un poco, tienen suficiente.


La música los inspira: Tu los has visto, esas personas que están en el gimnasio que andan con una sonrisa de oreja a oreja y no entiendes muy bien por qué (porque tu estas sufriendo, no?). Bueno, la música los ayuda a disfrutar de la intensidad de sus ejercicios y los ayuda a concentrarse en su mundo personal. Haz la prueba, busca tus canciones favoritas y súbeles el volumen. Eso sí, canciones tristes no están permitidas para una buena sesión de sudor.

Foto https://cutthroathippiegang.files.wordpress.com/2015/02/3cb42-10953110_918955104790890_1171714548_n.jpg?w=812

martes, 24 de marzo de 2015

¿Por qué no veo resultados?


Comprometernos a hacer ejercicio y a comer mejor es difícil Sobre todo cuando tenemos arraigados hábitos que no son los mejorcitos en la cabeza. Pero muchas veces resultan ser más difíciles cuando no vemos que la magia pase. No vemos que nuestros brazos se parezcan a los de Madonna (ni cuando estaba chiquita), todavía nos sentimos que nos pasó un camión por encima cada vez que nos montamos en la elíptica, y la verdad es que esa ensalada no nos termina de llenar. ¿Dónde están los resultados que tanto esperamos?

Y lo que tienes que buscar es por qué tu plan no está funcionando. Y no es sólo porque pasas más tiempo en el sofá que en el gimnasio (que, básicamente, es una súper razón). También hay razones que tienen que ver con el enfoque de nuestro plan que tenemos que tener en cuenta:

No está en tu ADN: Muchas veces esperamos con ansias resultados que de verdad no nos corresponden. No lo tomen a mal, todos podemos cambiar nuestro cuerpo y conseguir resultados asombrosos. Pero cuando nos planteamos metas que no nos corresponden, caemos en la frustración. El querer tener piernas de palillo cuando justamente nuestras piernas son la parte más gruesa de nuestro cuerpo. Pasar de una barriguita sobresaliente y que cae sobre el pantalón a querer tener un Six Pack en cuatro meses. Pasar de cero definición muscular a los brazos de Madonna. Y la solución es más fácil de lo que crees: plantéate metas realistas. No esperes correr un maratón el sábado cuando sólo el lunes empezaste a caminar.

No te gusta hacer ejercicio: En mi cuenta de Instagram escribí un poco sobre esto. Esa mentalidad de "yo odio" (El ejercicio, comer vegetales, etc) no te lleva a nada bueno. Y justamente cuando hablamos de ejercicios, es más probable que esto te aleje de ver los resultados que tanto buscas. Porque el hacer ejercicio "obligado" seguramente te llevará a un mediocre desempeño y además, a no comprometerte con una rutina. ¿Solución? Buscar una rutina que te agrade y cambiar esa mentalidad de "odio". Si, es una tarea ardua pero sólo así encontrarás los resultados que quieres.



No te desafías en el cuarto de pesas: yo no digo que deben empezar a cargar pesas de 20 kilos cuando la última peso que hiciste fue recoger el control remoto que se te cayó al suelo. Pero si tu idea de resistencia muscular sigue siendo pesas de colores de dos libras, es poco probable que ganes fuerza en tus músculos. Si, al principio te va a costar, pero por esa misma razón tienes que continuar tu programa y progresar. Es la única manera que ganes fuerza en realidad. Y así estimularás el crecimiento de tus músculos (el que realmente te hará quemar calorías hasta cuando lo único que estés haciendo es leer esto)

No trabajas en la flexibilidad: ¿Saben cuando ven a un bebé que se mete con facilidad el pie en la boca? Bueno, nos vamos poniendo viejos y la verdad es que la mayoría de nosotros no podemos hacer esa gracia. Nos cuesta un montón. O para muchos, es realmente imposible. Pero ser flexible no tiene que ver con sólo que tanto puedes doblar tu brazo hacia atrás. Te prepara más para poder hacer ejercicios con rango completo de movimiento y esto hace el ejercicio mucho más efectivo. Con tratar de practicar 10 minutos de flexibilidad al día puedes lograr grandes cambios.



Haces mucho, sólo al principio: Esto lo veo más que una repetición de Rápido y Furioso en la TV. La gente empieza sus programas de ejercicios súper emocionados, se compran ropa, botan las golosinas que tienen en la despensa, se inscriben en las redes sociales con nombres como AlFinFit2015, van al gimnasio todos los días... de la primera semana. Es decir, matan todas sus energías en los primeros días y no dejan "para más tarde". No es que es malo que estén llenos de ánimo para afrontar el reto, pero muchos cambios de una vez puede agotar tus energías. El ir haciendo cambios graduales, cada semana incorporando algo, quitando vicios poco a poco, te puede dar resultados más duraderos. ¿Es más largo el proceso? Pues claro que sí, pero seguro llegas a tu meta.

Fotos 
https://serenitygame.files.wordpress.com/2012/05/hate-to-exercise.jpg
http://media.tumblr.com/12a84a6b532965055a493fe8fa9804ee/tumblr_inline_molrkopend1qz4rgp.gif
http://www.funnyjunk.com/Qwop/funny-gifs/5273235/3#3

lunes, 23 de marzo de 2015

Voy a perder peso... Y luego hago pesas!


Para que no haya confusión. Sobre "perder peso primero y luego hacer pesas" NO. Ese no es el camino más divertido...

Si estas un plan de pérdida de peso, mi recomendación es SIEMPRE trabajar con pesas desde "aló", trabajar en la resistencia muscular. Desde el PRINCIPIO. Así te sientas que eres lo más gordito del salón que "las pesas te van a endurecer la grasa/vas a ponerte más cuadrado/tienes que bajar peso para poder hacer pesas" o cualquier cuento raro que haya frente a las pesas.

El músculo pide más que un niñito en diciembre. Eso quiere decir que es metabólicamente exigente. Está usando calorías todo el tiempo. Es lo que te hará quemar grasa después del ejercicio. Es más bueno que el pan con mantequilla recién tostado. Es exitosísimo. Y ocupa MUCHO menos espacio que la grasa. Guich is gud porque así te ves rica/o y apretadito y no fofito. Así que no existe tal cosa como "voy a hacer cardio para rebajar y cuando baje peso hago pesas!". Tu plan de ejercicio tienen que tener pesas y cardio. 

Lo que yo digo cuando te estás planteando metas es que si tienes que se yo, un 26, 30% de grasa corporal, tu meta inmediata no debería ser "tener los brazos de Madonna". Primero lo primero, guitarrista rockanrolero. Baja tu grasa corporal (que si, va a conllevar a que pierdas peso) y plantéate metas específicas (los brazos de la rubia). Tu meta debe estar centrada en cambiar hábitos, hacer del ejercicio tu amigo, no la obligación maluca y luego trabajas en esas transformaciones súper específicas. Claro que es una meta finísima, y tenla ahí en tu cuaderno. Pero no es lo que vas a lograr en pocas semanas. De hecho, más cuando eres mujer, hasta las que entrenamos durísimo no vemos cambios de la forma en la musculatura en pocas semanas (yo no). Ponerte una meta así, en poco tiempo, sólo llevada por los sentimientos, sólo te dejará más cerca de la frustración.


Lleva tiempo, así que take it easy. Ahh porque este proceso es más largo que mis post así que agárrense pues!

viernes, 20 de marzo de 2015

Viernes de aroma: Pulled chiken sanduchitos!

En casa de mi hermana en Nashville siempre comemos Pulled Pork y es DIVINO en mayúsculas. Me lo como sin pensar en cuántas calorías tiene ni nada de eso, lo disfruto y ya.

Pero si uno está pendiente del peso no puedes estar comiendo cosas así todo el tiempo, y me pareció genial este sanduchito de "pulled chicken" que tiene todo el sabor pero sin tanto remordimiento. Es decir, puede tener un poco, pero no tantísimo.

Ingredientes
-3 cucharadas de ketchup (si no quieres usar ketchup, puedes hacer esta versión más natural)
-1 cucharada de vinagre
-1 cucharada de mostaza con especies
-1 cucharada de melaza o azúcar morena
-3/4 de cucharadita de polvo de chilli
-1/2 cucharadita de comino
-1/4 cucharadita de pimienta negra
-1/8 de cucharadita de jengibre
-340 gramos
-Pancitos para los sanduches
-Pepinillo para decoración

Combina los primeros nueve ingredientes en una olla hasta que hiervan. Baja la temperatura a media, y remueve de vez en cuando por 23 minutos aproximadamente hasta que el pollo esté listo. Quítalo de la olla y deja que enfríe. Luego rellena los pancitos, decora con los pepinillos y eres el rey de la fiesta!

Feliz fin de semana!


Receta y foto http://www.myrecipes.com/recipe/black-pepper-molasses-pulled-chicken-sandwiches

miércoles, 18 de marzo de 2015

El Fitness te hace una Súper Mujer!

Aquí les doy mi segunda entrega para Personaling, tu personal shopper online para España y Venezuela. En esta ocasión, hablamos del fitness y de los súper poderes. Todas somos heroínas, pero con el fitness, sacamos todo nuestro potencial... Lee aquí cómo El Fitness te hace una Súper Mujer!


shutterstock_59208547
El 8 de marzo se celebra el día Internacional de la mujer, pero nada como tomarse todo el mes para celebrar lo únicas y divinas que somos. Y si todavía tienes dudas de lo poderosa que eres, el fitness puede ayudarte a potenciar todas tus mejores características, estar más fuerte, más positiva y ser la mejor versión de ti.
No es que la versión actual sea mala, pero siempre podemos darnos un cariñito, y es ahí cuando el ejercicio y la buena alimentación pueden darte una mano. Porque el fitness no sólo significa estar linda y en forma, sino que tu empaque esté también perfecto por dentro. Que te veas de lujo es sólo la cerecita en el helado. Porque el fitness puede hacerte sentir que lo puedes todo. El fitness te puede hacer sentir de verdad como una súper mujer.
Te pone de buen humor: Ok, puede que pensar en estar toda sudada después de correr una hora no es tu ideal de “estar alegre y de buen humor”. Pero la verdad es que un buen plan de ejercicios puede elevar tus endorfinas, esas hormonas que liberamos cuando nos sentimos bien, cuando nos enamoramos y comemos chocolate. Pero para que puedas recibir ese efecto positivo sin las libras en tu cintura, es mejor lograrlo sudando. Y sí, al principio te puede costar, pero ya verás que al rato sentirás que quieres más. ¿Has visto que alguna persona salga de una clase de zumba llorando?
shutterstock_83732998
Menos estrés: ¿Tuviste un día fuerte en la oficina? ¿Tu novio de verdad viene de otro planeta y no parece entenderte? ¿El tráfico está más pesado que nunca? Bueno, si la solución a tus problemas es tomar el pote de helado mientras ves el último capítulo de Grey’s Anatomy en pijamas o planificar en secreto un asesinato, detente. El fitness puede ayudarte a liberar todas las energías (malvadas) y convertirlas en positivas. Grita todas tus frustraciones mientras estás en tu clase de spinning, tae wo, body pump o corriendo en la cinta. Uno de los mejores beneficios del ejercicio es que puede ayudarte a manejar tanto el estrés mental como el físico. El ejercicio aumenta las concentraciones de norepinephrine un químico en el cerebro que ayuda a mantenerte calmada. Y además el ejercicio, al contrario del helado, te ayudará a mantenerte en forma (y lejos de la cárcel si de verdad planeabas ese asesinato).
Te sientes más fuerte: Sí el ejercicio te puede hacer más fuerte y hacer la vida más liviana. Y aquí no hablamos que las deudas o problemas que tengas con tu pareja van a desaparecer. Lo que quiero decir con esto es que el ejercicio puede aumentar tu fuerza y no sólo el en gimnasio. Si bien cuando estás frente un set de pesas te puedes sentir intimidada por su peso, y pensar “yo no puedo levantar eso”, poco a poco vas a ir aumentando tu resistencia. Y eso se traduce en lo que haces cada día en la calle. Te das cuenta que puedes llevar esas bolsas del mercado con más facilidad, puedes subir las escaleras sin sentirte que te desmayas y ya no tienes que pedir ayuda a nadie para mover los muebles. Te vuelves más fuerte y poderosa. ¡Eso es un súper poder!
shutterstock_138987017
Te da más energía: Aunque suene paradójico esta es la verdad, el hacer ejercicios  y comer bien te da energía. Quizás piensas en ejercicio y la idea de tener “energía” es lo último que te viene a la cabeza. Y el pensar en estar en la cocina preparando comidas “sanas” ya te da fastidio. Pero con el ejercicio tu capacidad cardiopulmonar se hará más fuerte, y las tareas del día a día, toda la actividad de tu agenda se te hará más fácil. Puedes hacer más en el día sin sentirte que te pasó un camión por encima. Claro que aquí también tiene que ver el hacer elecciones de comida adecuadas, porque son el combustible adecuado para que funcione tu cuerpo y no te resten bienestar. Y si al principio te puede parecer complicado, con un poco de orden e imaginación, puedes volverte una estrella en la cocina “saludable”. Recetas hay miles, sólo tienes que buscar un poco.
Te sientes más segura de ti misma: El lograr tus metas te hace sentir como de un millón de dólares. Y lo divertido del fitness es que el camino puede ser muy placentero. Es decir, esas pequeñas metas que cumples cada día para llegar a tu objetivo mayor, te harán sentir de lujo. Cada sesión de ejercicio, cada comida que elijas, el descansar porque sabes que le haces un bien a tu cuerpo, el poder balancear tu vida social con el ejercicio, trabajo, cuidarte y seguir relacionándote con tu entorno hacen que sientas que estás logrando algo cada día. Y eso hará que aumente tu confianza, porque las mujeres tenemos ese súper poder de hacer todo esto y más. Y lo mejor de esta “súper seguridad” es que no viene ni en una talla ni en un tamaño específico. Todas podemos.
shutterstock_174940388
Inspira a tus amigas: Muchas personas temen que cuando inician una vida sana, cambian hábitos y empiezan a hacer ejercicios, puedan sentirse aisladas de las personas que anteriormente las acompañaban a las “malas andadas”. Puede ser por miedo a perder el vínculo que las unía, por celos, por renuencia al cambio. Pero puedes usar toda tu nueva energía renovada para inspirar a tus amigas a una nueva vida. Cambiar los happy hour por una clase de yoga y continuar los brunch sabatinos si vienen después de un bootcamp. Puedes usar tu súper poder de vida healthy para inspirar a las personas que quieres, y seguro te seguirán el paso.
Y sí, te puede costar, pero como dicen por ahí, todo es empezar. Una vez que empieces a sentir los beneficios de una vida sana, no hay vuelta atrás. Esos súper poderes se quedarán contigo. Porque la verdad es esta: estar en forma realmente puede mejorar tu vida y quién sabe, también la vida de alguien más.

lunes, 16 de marzo de 2015

Una meta sin un plan es un deseo


El viernes hablé por email con una amiga que estaba en ese modo "frustrado", haciendo todo lo correcto pero aún así, enfrascada en esa no-perdida-de-peso que nos lleva súper rapidito a pensar "me fuñí, pásame la otra talla de pantalón, el control remoto y el helado que aquí no hay nada que hacer".

Y no, no es así. Luego de una larga respuesta sobre algo que para mí es muy importante -diferenciar entre comer sano y hacer un plan de alimentación/ejercicio justamente para perder peso, y que pueden leer aquí- tocamos el tema de las metas y por encimita, la estrategia.

Porque seguro todos tenemos metas. Pequeñas, medianas, gigantes. Superficiales, profundas, más o menos. Cómo sea. Lo importante es tenerlas pero también entender qué hay detrás de esta meta y por supuesto: cómo llegar a ella. Esto es, la estrategía para llegar a ella.

Porque como dicen por ahí, una meta sin un plan es un deseo. Es decir, si tu quieres viajar pero no ahorras, averiguas del lugar donde vas, dónde te vas a quedar, cuánto te va a costar, qué ropa vas a llevar, etc., lo que te va a quedar es una postal mental y no una experiencia de viaje. Pasa lo mismo con nuestras metas de fitness.

Y también por eso tienes que estar claro en lo que conlleva esa meta. Mi amiga quería correr medio maratón, y como le comenté eso es una súper meta. De esas metas de súper woman pues. Pero esa meta implicaba un plan de pérdida de peso? No. Es una meta que te puede poner en tremenda forma cardiovascular, y de retruque, "podría" hacerte perder peso. Pero las comillas tienen importancia. Puede que a pesar que entrenes, si no tienes una alimentación para bajar de peso y (como yo lo veo) un plan de ejercicios que también trabaje tu resistencia muscular, tu entrenamiento para el maratón puede que no te haga perder un kilo.


Por eso, cuando se planteen metas, trabajen también en lo que implica tu meta y cómo vas a llegar a ella. Si tienes un objetivo definido, no puedes dejar nada a la improvisación. Y tener un plan puede ser divertidísimo. Si se lo proponen, pueden disfrutarlo de verdad verdad!

viernes, 13 de marzo de 2015

Viernes de aroma: Sopa de zapallo cura males


Quizás es medio maluco que ayer puse una foto de una sopa de zapallo/auyama/calabaza pero esta es mejor porque la hizo mi esposo, y lo divertido es que es más fácil que abrir y cerrar los ojos.

El cocina divino y normalmente es el dueño de la cocina los fines de semana, pero en la semana me toca a mí. Pero cuando hablamos de sopas y guisos, el agarra su trono otra vez. Y durante los días que estuve enfermita y ahora en la recuperación le pedí que hiciera sopa de zapallo, porque de verdad que es un súper vegetal.
Esta la hizo como al ojo por ciento en el sentido que no fue con mucha medida, pero más o menos se las doy yo aquí:

1/4 de zapallo/auyama/calabaza que este grandecita
1/2 cebolla
1 litro de caldo de pollo
Una cucharadita de paprika ahumada
Sal y pimienta la gusto

Picas todo el zapallo/auyama/calabaza, en pedacitos como cubos y la cebolla también. Pones los dos vegetales en una olla junto al caldo y las especias y dejas cocinar hasta que el zapallo esté aguadito. Lo ideal es dejarlo cocinar por bastante tiempo en fuego medio para que agarren bastante sabor. Luego apagas y dejas descansar.

Cuando ya no esté en temperatura quema-manos-y-paladar, lo pones en la licuadora y lo licues. A mi me gusta que quede espesa, no aguadísima pero eso depende de ti. Si te gusta más aguada, literalmente "échale más agua a la sopa".
Mi esposo le sirve una taza de arroz integral y también le puedes poner un poco de pollo desmenuzado y tienes una comida completa. Sabrosísima y además regeneradora (mejor que cualquier sopa de pollo)

Si mi mamá ve esto se muere porque yo de pequeña era súper Mafalda anti sopa, pero bueno, yo estoy abierta al cambio, espero que ella también!

Feliz fin de semana!

jueves, 12 de marzo de 2015

La comida y el reposo


Cuando andas enfermo puede que se te quite el apetito  o que pienses que porque estás echado como un rey en el sofá, quizás tu cuerpo no necesite tantos nutrientes. De hecho, muchas personas les da miedo comer de manera "normal" cuando andan en recuperación por el miedo que les causa el aumentar de peso.

Pero la verdad es que tu cuerpo necesita las calorías de la comida para poder sanar. Porque el restablecerte a un estado "normal" o sano es un proceso metabólico. Tus células no andan como tu viendo la última temporada de House of Cards, andan en plena lucha contra las bacterias que lo están atacando. De hecho tu cuerpo está trabajando más duro de lo normal (es decir, más duro que cuando estás viendo House of Cars sin malestar) y esto es más notable cuando tienes fiebre. Y para mantener esta pelea como debe ser, tienes que comer lo que te corresponde.

Si tienes fiebre, seguramente no querrás comer nada. Pero en los momentos en que vuelvas en sí, trata de comer algo. Yo comí sopa de zapallo/auyama/calabaza con pollo y un poco de arroz cuando volvía a vivir y yogurt en otros momentos del día. El zapallo es riquísimo en betacarotenos que ayuda a la destrucción de radicales libres y el yogurt tiene muchos probióticos que te ayudan a regenerar la flora bacteriana atacada por los antibióticos.

Luego viene la dieta de mantenimiento, donde pensamos que no debemos comer tanto porque no estamos haciendo ejercicio. Más que no comer tanto, es comer justamente lo que te toca en cada momento del día. Por ejemplo, yo como una pequeña merienda pre entrenamiento todos los días. Ahora en mi modo-netflix no la necesito (porque es muy poco el ejercicio que hago dándole play al computador). Hago mis tres comidas y una merienda en la tarde si me provoca. Eso es todo.

Claro, seguramente habrás escuchado del jugador de futbol americano que se lesionó y engordó mientras estuvo de reposo. Pero esto pasa cuando comes en exceso. Y porque muchas personas tienen la idea de que el ejercicio es un ticket libre para comer lo que quieran. Y son esas personas que ven muy pocos avances en su composición física o tienen 15 años y son más activos que el conejo de Duracell. Pero para el resto de las personas, el exceso siempre se traduce en grasa.

Lo otro que pasa con los reposos y el aumentar de peso, es que nos ponemos en mentalidad "consentimiento". Es decir, le queremos dar a nuestro cuerpo "un cariñito porque pobrecito, se siente mal". Acudimos al confort food. Nos atraen más las masas de harinas refinadas, grasas saturadas y azúcares y si es todo en un mismo plato pues mejor. Pero no es en realidad lo que tú necesitas a pesar de que tu mente te diga "si por favor". Tienes que estar claro que eso no te ayudará a sanar más rápido. Yo no he visto ninguna dona regeneradora de tejidos.


Y si tu reposo es largo y pierdes algo de masa muscular, pues como dice el dicho "más se perdió en la guerra". Tu meta es estar sano, no ser el cuerpo más musculoso del hospital, cierto?


Foto http://www.sbs.com.au/food/sites/sbs.com.au.food/files/styles/full/public/Pumpkin-Soup.jpg?itok=3VGDpW2o&mtime=1375970786

martes, 10 de marzo de 2015

Por qué guardar reposo


Como les contaba ayer, en mis expediciones en las redes sociales de manera anónima (es decir, no le daba like pero a nada para pasar como un fantasma) veía como la gente preguntaba qué ejercicio hacer con ciertas dolencias como si preguntaran dónde compraste un par de zapatos. Es decir, tipo normal y sin ninguna preocupación.

Entiendo que muchas veces cuando nos enfermamos, justo cuando estamos en el rollo, no queremos hacer nada. Por ejemplo cuando tengo fiebre, no puedo hacer pero es que nada de nada. Pero cuando uno se empieza a sentir mejor piensa que "bueno un poquito de ejercicio no me va a hacer daño" y la verdad es que NO debemos. Es decir, los reposos que te mandan los médicos tienen su función. Sea por que te torciste un pie o porque tienes una infección. Y en este caso voy a hablar justamente de lo segundo.

Cuando tienes una infección el médico te va a mandar antibióticos para matar esas bacterias malas que te están atacando. Y lo que pasa es que así te sientas los dos o tres primeros días que te estás muriendo (dependiendo del tipo de infección) en un ratito, cuando los antibióticos empiezan a hacer efecto te sientes bien. Te puedes mover con tranquilidad, andas feliz de la vida. Entonces dices, nada, claro que puedo echar esta corridita, no?

Cuando estás peleando una infección y te dan antibióticos, tu cuerpo se centra justamente en eso, en pelear la infección. Y los antibióticos por más que sean buenos para matar bacterias, igual te dejan en estado vulnerable. Es decir, debilitan tus defensas y te hacen a más lesiones. Por ejemplo, ciertos antibióticos usados para las infecciones urinarias como ciprofloxacin y levofloxacin pueden atacar tus tendones.

Otro efecto de los antibióticos es que pueden causar diarrea, lo que puede dificultar cualquier actividad física (así creas que te sientes bien) y también pueden causar síntomas como arritmias cardiacas y foto sensibilidad.


Por eso, mientras dura el curso de tu descanso, haz eso, descansa. Y cuando quieras "volver al ruedo" pregúntale a tu médico si lo puedes hacer de manera inmediata o debes esperar un tiempo. Por eso ellos estudiaron bastante. Y por eso tu acudes a ellos. Y si tu cuerpo necesita descanso, no dejes que tu mente te diga lo contrario!

Foto http://thumbs.dreamstime.com/x/medical-prescription-7611575.jpg

lunes, 9 de marzo de 2015

Back in Business



Ya estamos de vuelta en este Baticanal. Tuve que ausentarme por una infección de riñón pero ya ando de vuelta. De verdad me tocaban 10 días de reposo pero yo me tomé 15 porque fue bien divertido estar echada en el sofá viendo TV sin hacer nada.

Como lo mío es el fitness, nutrición, pérdida de peso, bienestar, ejercicio y ese largo etc. por supuesto que si leí bastante otros blogs, cuentas de fitness en redes sociales y artículos sobre lo que me interesa, porque me gusta leer sobre el tema. Pero no estaba buscando técnicas ni tips, estaba viendo lo que hay "allá fuera" mientras me disfrutaba mi descanso. Pero si vi durante estos días es que muchas personas buscan tratamientos y soluciones a problemas donde no deben. Es decir, tienen ciertas dolencias, sean diagnósticos de enfermedades, intolerancias, heridas, lesiones, etc y en su afán por conseguir objetivos piensan que pueden saltarse los descansos y que alguien les diga "qué hacer". Vi cosas como "tengo problemas en una rodilla (Coloca-aquí-cualquier-diagnostico-que-suena-malísimo) y me duele, que ejercicios puedo hacer para tonificar y perder grasa?".
Esto se repite con cualquier tipo de medio dolor o incomodidad corporal y mi pensamiento era: no es mejor SANAR primero y luego preocuparse por ese objetivo? Porque el apurar un descanso sólo porque quieres perder peso no te llevará más cerca de tu meta, seguro te aleja.

Lo otro es que buscan las respuestas en los lugares equivocados. Si tienes una dolencia, fuiste al médico y te diagnosticaron con algo, es él quien debe darte el tratamiento, recomendarte el reposo y si es algo de tipo muscular, recomendarte la terapia a seguir después del incidente. Eso es fundamental. En las redes sociales no te pueden dar una guía de recuperación cuando no te han tratado personalmente. Y si van al médico, pues pregunten bastante. Y si no están conformes, busquen otra opinión. Pero no apuren las cosas. Porque no van a llegar a ningún lado.


En estos próximos días iré contando a través de mi cuenta de IG y en este blog sobre como volver al ruedo después de un descanso como los grandes, pero como digo, NO es una receta médica. Es mi manera de volver al camino (y pararme del sofá)

Foto http://www.lookingglasslondon.co.uk/news/2014/1/31/we-are-back-in-business