viernes, 30 de enero de 2015

Viernes de aroma: Crema chunky de coliflor y maíz

Una de las recetas que más hago es la de coliflor horneado (que pueden ver aquí). Me gusta para el almuerzo y la cena y me deja siempre feliz. Por eso cuando vi en Fitnessmagazine.com recetas para amantes del coliflor horneado, y en especial esta receta de crema chunky de coliflor con maíz en el slow cooker me pareció digna de compartir.

El slow cooker o crockpot es una olla de cocción lenta. Es un éxito porque hechas todos los ingredientes ahí y puedes dedicarte a hacer cualquier otra cosa. No es una olla de presión, tiene sus características especiales, y si andan en modo "quiero cocinar pero disfrutar del mundo" creo que comprar una slowcooker es una magnífica inversión!

Aquí les va la receta:

Ingredientes:
-1 cebolla pequeña, picada
-1/2 taza de zanahorias, picadas
-3 tallos de apio/celeri, picado
-1 medio pimiento rojo, picado
-1 coliflor mediano, lavado y cortado en trozos 1/4 pulgadas
-2 Un cubito de pollo + 2 tazas de agua o 2 tazas de caldo de pollo
-1 lata de maíz de 15 onzas (425 gramos)
-1-3 paquetitos de edulcorante (dependiendo de tu diente dulcero)
-Una pizca de sal y pimienta (al gusto)
-1/2 taza (1,5 oz) de queso cheddar rallado bajo en grasa
-1/4 taza de queso parmesano rallado
-1 taza de yogur griego bajo en grasa (o crema agria sin grasa)
-Opcional si quieres más proteína:  2 tazas de pollo, cocinado y desmenuzado, picado
-Opcional si quieres más plomo: Tocineta picada y maíz

Instrucciones:
Agarra todos los ingredientes (con el maíz ya drenado) y mételos en la olla. Deja por fuera el yogurt  y los quesos. Cocina en ALTO por cuatro horas o en BAJO por ocho horas.

La instrucción dice que después de cocinado lo pongas en una licuadora para hacer la sopa. Puedes mezclarlo súper o dejarlo "chunky". Luego echas de nuevo en el slowcooker y mezclas el yogurt y el queso. Si le vas a poner el pollo se lo echas también y mezclas. Cuando lo sirvas le pones el extra de tocineta y maíz o simplemente no y seres igual de feliz.

Da para 12 porciones, pero creo que es difícil que te comas sólo una!


Feliz fin de semana!

Foto y receta http://www.fitnessmagazine.com/recipes/dinner/cauliflower-recipes/?socsrc=fitfb1501279

miércoles, 28 de enero de 2015

Esos muslitos (no tan chiquitos)


Muchas chicas sufrimos de esto: muslos gorditos. Si, hay un bojote de mujeres que se quejan de sus piernas flacas, pero las que tenemos esa forma más tipo pera, acumulamos grasita en la parte de abajo, los pantalones nos aprietan, y la celulitis anda siempre asechándonos no es que la pasamos bomba. Además, parece que esa grasa es más dura que el odio. Llega para no irse nunca.

Pero mentira, como somos humanos, perdonamos y hasta esa grasa maluca se puede ir (como el odio). En Womenshealthmag.com me leí las claves para perder esa grasa "rápido". Yo no digo que rápido pero al menos con el tiempo y constancia, algo podemos lograr:

-Dale duro al cardio: Quemar calorías es esencial para perder grasa y una manera efectiva es dándole duro al cardio. La idea es hacer ejercicios que quemen la mayor cantidad de calorías como bicicleta, correr, saltar cuerda. Además sentirás tus piernas más duritas en el proceso.

-Sube: Si le pones inclinación a la cosa, pues mejor! Si es en la treadmill ponle inclinación, busca lomitas si estás corriendo, sube más escaleras en el día y deja el ascensor. Esta es una manera de elevar tu ritmo cardiaco de manera inmediata lo que significa quemar más calorías. Además las superficies inclinadas atacan justamente los muslos, hamstrings y el trasero.

-Come bien: Esto es, no te pongas a pasar hambre. Esto no te llevará a "estar más flaca". Lo que si puedes es evitar los azúcares refinados, harinas y buscar más vegetales, proteínas y carbohidratos complejos. Esto te ayudará a formar músculo y mientras más músculo, más grasa quemarás.

-Come tus meriendas: Esto es ideal para que no llegues muerta del hambre a la comida siguiente y comas más de lo que te corresponda. Para poder comer dentro de tus porciones es mejor que comas pequeñas porciones. Tres comidas grandes y dos merienditas es lo ideal.


-Toma agua: A estas alturas esto te puede sonar casi a regaño de tu mamá pero la verdad es que la gente no toma suficiente agua y de hecho, toman muchos refrescos, sodas, aguas saborizadas que o están llenas de calorías vacías, están llenas de sustancias que no te ayudarán a mantener tus muslos más torneados. Haz la prueba.


-Considera tu genética: Ok, esta es la parte dura pero realista. Claro que puedes disminuir el volumen de tus muslos si lo que tienes es grasita acumulada. Pero también tienes que aceptar la forma de tu cuerpo. Yo soy piernona y trabajo en mantenerlas firmecitas (aunque muchas veces no lo están tanto). Pero sé que NUNCA voy a tener dos palos de pierna porque igual tengo músculos grandes que siempre me van a estar diciendo Hello! así queme toda la grasa. Todo se puede mejorar pero se ve mucho más bonito si nosotras mismas lo vemos más lindo. Se entiende?


Fotos
http://www.funnfun.in/wp-content/uploads/2014/04/sexy-vegetable-funny-radish.jpg
http://www.dumpaday.com/wp-content/uploads/2013/03/Funny-fitness-pictures-dear-extra-fat.jpg
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/d6/b1/8e/d6b18ea3d5d63210914fce9890de52c0.jpg
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/eb/15/24/eb152454f7a29ae367c75405ced94b03.jpg

lunes, 26 de enero de 2015

Tips de hombres haciendo dieta


Quizás esto suena sexista pero la verdad es que muchas mujeres desearíamos tener el metabolismo de los hombres. Claro que ellos engordan también, pero hay algunos cuantos que parece que la grasa no les afecta y lo que es peor aún, cuando engordan unas cuantas libras se deshacen de ellas tan rápido como cuando se devoran una pizza.

Y esta no es lo mi percepción. En la revista Prevention reseñaron algunos tips para perder peso como un hombre. O por lo menos cómo actúan ellos cuando hablamos de grasa extra y dietas:

-No se auto recrimina cuando se sale del carril: Las mujeres nos encanta una sufridera, y así como no queremos dejar ir ese par de zapatos o esos jeans que no nos entran, hacemos lo mismito con nuestros sentimientos de culpa. Si nos salimos de la dieta, nos recriminamos por largo rato. En cambio los hombres simplemente siguen su camino. Es decir, saben que un dulce mal parado que se hayan comido no significa que perdieron meses de esfuerzo ni que tengan que salirse de la dieta el resto del día. Pasan la página rapidito. Y la verdad es que la quejadera y sufridera, no ayuda a que quemen calorías.

-No tienen tantos antojos de dulces: Claro que les gustan, a todos los humanos nos gustan. Pero quizás las chicas se reconfortan más en un dulcito mientras que el hombre piensa en un pedazo de carne a las brasas. Un estudio de la universidad de Cornell encontró que efectivamente las mujeres nos inclinamos hacia los dulces cuando queremos darnos un gusto y los hombres se inclinan más a un plato de carne. Y la diferencia está en que un pedazo decarne puede ayudarte a mantenerte satisfecho por más tiempo, más que esa galletita y café con crema.

-Levanta pesas pesadas: Yo he tratado de hacer entender a las chicas que hay que perderle el miedo a las pesas, pero la verdad es que hay mujeres que todavía le temen. En cambio para la mayoría de los hombres una buena sesión de ejercicio comprende levantar pesas, y pesadas. Esto, junto a su testosterona, hace que formen músculo con más velocidad. Y más músculo, más quema de grasas.

-No piensa que la comida es su terapista: Ok no decimos que ese pedazo de torta de chocolate va a calmar todos nuestros sentimientos, pero muchas veces pensamos que sí. Pero los hombres no piensan que en el chocolate está la respuesta a nuestros problemas existenciales. Es comida y ya. Pero a las mujeres nos cuesta descifrar qué hay detrás de nuestras ansias y es en eso en lo que tenemos que trabajar para poder mermar el "hambre emocional".

-Los hombres dejan fluir sus sentimientos: Y esta es otra razón por la que no usan la comida como terapista. Un hombre molesto dice por qué está molesto y de hecho, algunos hasta manejan un poco mal estos impulsos. Nosotras tenemos ese pensamiento circular de darle vuelta a las emociones y juntar una con otra, pre disponemos a las respuestas, esperar "el momento adecuado" (Que cuando llega seguramente ya está envuelto en otra tanda de sentimientos) y ese "tragarnos los sentimientos" hace que nos traguemos también las galletas que están en la cocina.

-Es egoísta con su tiempo: Y esto lo digo en el mejor sentido de la palabra. Pero si un hombre quiere ir al gimnasio, salir a correr o jugar futbol con sus amigos, no te quede en duda, lo va a hacer. Las mujeres muchas veces ponemos ese tiempo que debemos tomar como "tiempo para nosotras" de último en nuestra lista de prioridades.


Ok aquí tampoco estoy diciendo que TODOS los hombres son así ni que TODAS las mujeres son asá. La verdad es que somos una mezcla de sentimientos, personalidades y hormonas. Pero estas características se repiten muchas veces y todos podríamos aprender de ellas, sobre todo cuando hablamos de nuestra salud y bienestar.

Con info de http://www.prevention.com/weight-loss/weight-loss-tips/weight-loss-tips-men
Foto http://images.medicaldaily.com/sites/medicaldaily.com/files/styles/large/public/2014/02/19/woman-convincing-man-eat-fruit-instead-pizza.jpg?itok=6R5O8wSt

viernes, 23 de enero de 2015

Viernes de aroma: Muffins proteícos Banana Avena


Bueno es que la verdad aunque yo no soy dulcerísima, pero hay momentos que el dulce es un éxito, como a la hora del desayuno o después de una sesión de ejercicios dura (que en mi caso es, ta dah! a la hora del desayuno) reponer energías con algo que tenga buenos carbohidratos y sabor dulce me llena de alegría, para que les digo que no si sí.

Por eso estos Muffins de banana y avena son un éxito y aquí les va la receta:

Ingredientes
1 banana
3/4 de taza de clara de huevo
1/2 taza de yogurt bajo en grasas
3/4 de taza de avena
2 scoops de proteína de vainilla
1/4 de taza de substituto de azúcar
1 cucharadita de polvo para hornear

Pre calienta el horno a 350 F
Mezcla todos los ingredientes en un procesador (o una licuadora, usted échele)
Horna hasta que estén listos, como unos 17 minutos.
Puedes ponerles un topin de yogurt  si quieres.

La receta original que la saqué de Mensfitness dice que da para 12 porciones como de 70 calorías cada uno. Easy me como dos (o tres, o cuatro)

Feliz fin de semana!

Receta 
http://www.mensfitness.com/banana-oat-muffins
Foto
http://1zwgoa3ged6v3o7nzr5aqcg1332.wpengine.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2012/01/banana-oat-muffins.jpg

martes, 20 de enero de 2015

Cuando ya tu rutina no da resultados


El ejercicio es parte de una vida sana y cómo no, una herramienta que también podemos usar para ponernos en forma. Se queman calorías, trabajamos en nuestros músculos y nos vemos mejor. Si ya tienes esto internalizado, pues buenísimo. Seguramente si estás en ese grupo, hasta amor tienes por la sudadera extrema.

Lo que pasa es que del amor al odio hay sólo un brinquito y lo que nos parecía fabuloso en un principio, al poco tiempo puede empezar a molestarnos, sobre todo cuando dejamos de ver resultados. Nos preguntamos cómo puede ser que con tanto esfuerzo, nos sintamos y veamos "igualitos"? Bueno, hay varias razones por las que tu entrenamiento puede que ya no de resultado y aquí te cuento algunas:

Prefieres caminar con lentejas en los zapatos que hacer ejercicio: Suena exagerado pero he visto casos. Cuando ya pasa el amor por el ejercicio y la gente lo siente como una obligación maluca, seguramente no te esforzaras haciendo lo que te corresponde. De hecho, seguramente echarás carro, no das lo que tienes que dar, no te esforzarás lo suficiente. Y lo mejor que puedes hacer en este caso, es tomarte un descanso. Y si después de tu semana de descanso te sientes igual de desmotivado, trata de cambiar la actividad que vienes haciendo. O el lugar donde lo haces. Esto puede hacer que veas con una nueva perspectiva todo tu entrenamiento y empieces a esforzarte más de nuevo.

Siempre te sientes adolorido o con una lesión: Cualquier dolor que vaya más allá del dolor de la recuperación puede estar indicándote que tienes una lesión. Lo malo es que muchas veces ejercitamos con lesiones, porque no son graves (o pensamos eso) y decimos que "ya se nos pasará". Pero la verdad es que una lesión es un signo de que debemos tomar un tiempo fuera. Ese dolor extremo y tensión muscular sólo te llevará a sobre entrenarte, que es poner a tu cuerpo a un estrés constante sin dejarle tiempo para que se recupere. No sólo afecta tu salud, sino que afecta tu desempeño deportivo, tus patrones de sueño y tu humor.

Llegaste a la meseta: Ponle que en un principio te sentías que estabas súper fuerte y duro, eras una máquina. Pero ahora no ves cambios. Te sientes estancado. Ese es el temido "plateau" o meseta de la pérdida de peso/quema de grasa/programa de entrenamiento donde tu cuerpo se adapta al ejercicio que venías haciendo y deja de brindarte resultados. Para poder salir de esto debes aumentar el tiempo de entrenamiento, la frecuencia (los días que entrenas en la semana) la intensidad (Sea en pesas o en resistencia) o todas estas variables pero no todas al mismo tiempo.

Estas siempre cansado: El ejercicio regular debe darte energía, no hacerte sentir más cansado. Cuando vives todo el día súper cansado con una bostezadera extrema, es uno de los signos de agotamiento que pueden ser una de las señales del sobre entrenamiento. Si te pasa esto tómate una semanita libre o dos, para que regreses con las energías renovadas.

Prefieres hacer sólo cardio: Un plan de resistencia muscular requiere más tiempo y planificación que simplemente irte hacia la caminadora o la bicicleta estática en el gimnasio. Y si estas en ese grupo de los que ya no quieren ver más las pesas, puede que sea porque estas aburrido de tu entrenamiento. Lo mejor que puedes hacer es cambiarlo. Hacer circuitos es una buena manera de poner tu cuerpo otra vez en el camino de la diversión con las pesas.

Tu entrenamiento es muy fácil: Siempre lo digo, tu ejercicio te tiene que gustar, pero te tiene que costar también. Si el ejercicio que haces te parece demasiado fácil, te sabes completa la coreografía, ya das más instrucciones que el profesor, es hora de cambiar un poco las cosas.


Sólo te dedicas en tus movimientos estrella: Claro que si tienes buenas piernas te va a parecer mejor trabajar sólo esos músculos. Pero ser el mejor del salón en un movimiento no va a hacer que veas más cambios en tu cuerpo. Todo lo contrario. Mermarás los resultados trabajando siempre los mismos músculos y dejando descuidados los demás.

Con info de http://www.livestrong.com/slideshow/1010914-10-signs-workout-isnt-working/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=0408#slide=1
Fotos
http://media3.onsugar.com/files/2014/08/27/988/n/1922729/06ad1168cc077d91_shutterstock_61642609.xxxlarge_2x.jpg

lunes, 19 de enero de 2015

Errores con las porciones



Yo soy una de las que dicen que el comer por porciones es una manera fácil, facilísima de comer justo lo que te corresponde sin estar con tanta medidera. Claro que hay que medir, pero no es lo mismo servirse media taza de arroz que 75 gramos no?

Pero claro, las porciones pueden llevar facilito al "ojo por ciento". Esto es, que medimos lo que creemos que nos corresponde, por que el ojo nos avisa. Pero nuestro ojo nos quiere más de lo que tu crees y siempre te va a servir más de lo que te corresponde. Y esto te lleva a comer de más. Aquí puedes leer algunos de los errores que puedes cometer si no estás pendiente de tus porciones:

Al comer cereal: El cereal es lo más malucon que hay. Porque uno nunca lee la porción. Tu sólo lees "170 calorías por porción" pero quizás no lees que la Proción es un cuarto de taza. Y si te sirves al ojo por ciento en tu plato favorito, seguro te estarás sirviendo por lo menos cuatro porciones. Lo ideal es leer qué dice en la caja (media taza, un tercio, etc.) y servirte eso. Si te parece que es poquitísimo, pues te recomiendo que te comas un plato de avena que es el cereal que tiene mejor relación entre lo que debes comer y el tamaño de la porción. Sin azúcares ni aditivos agregados.
Pechuga de pollo: Proteína magra es lo más sano verdad? Bueno si comes mucho, no tanto. Una porción normal, de 3  a 4 onzas es del tamaño de un mazo de cartas. O puedes servirte el tamaño de la palma de tu mano, que es lo mejor porque corresponde a tu cuerpo (la de un hombre puede ser más grande que la de una mujer y eso está bien)
Hamburguesas: Ok, quizás cuando sales a comer hamburguesas no estás pendiente de las porciones ni calorías (lo reconozco, yo lo hago) pero si es parte de las comidas que comes semanalmente, debes contar que una hamburguesa de un cuarto de libra tiene cuatro onzas, cuando la porción recomendada debe ser 3. Pero esa oncita no es tan mala en comparación con otras hamburguesas que son de 1/3 a 1/2 libra. Estarías comiendo el doble de lo que te corresponde.
Crema para el café: Una tacita de café con un poquito de crema suena inocente verdad, no? Ok pero esos polvos para agregar crema son engañosísimos. La porción es de una cucharadita de té y si son los líquidos, más difícil de servir poquitico.

Fruta: YO no soy anti fruta para nada pero con este dulce de la naturaleza es facilísimo que te pases de tu porción. Con una manzana o una banana puedes estar tranquilo, pero con jugos de fruta, smoothies o batidos donde se ponen más de una porción, ya la cosa se pone difícil. Para las frutas picadas lo mejor es medirlas en taza, como con las sandías, melones, uvas, etc.

Foto
http://img.webmd.com/dtmcms/live/webmd/consumer_assets/site_images/articles/health_tools/portion_sizes_slideshow/webmd_photo_of_chicken_and_card_deck.jpg
Con info de 
http://weightloss.about.com/od/eatsmart/a/Feel-Fat-Stop-Making-These-Portion-Size-Mistakes.htm?utm_source=cn_nl&utm_medium=email&utm_term=Living%20Healthy%20Daily%20Newsletter&utm_campaign=livinghealthy&utm_content=20150116

viernes, 16 de enero de 2015

Viernes de aroma: Panquecas de zanahoria y avena


Hoy les traigo esta receta súper sencilla de mi querida @infrarroja y su blog de recetas PAN COMIDO, lleno de comidita healthy y sobretodo fácil para la gente como yo #kitchenchallenged. Además como yo soy pro desayuno, cualquier cosa que diga "para desayunar rico" yo me anoto.

Estas panquecas son súper saludables y son deliciosas!
Los ingredientes son:
-0,25 L de Leche de Almendras (o leche descremada) Digo 0,25 L porque así sale en la licuadora.
-Una taza de harina Integral
-Dos tazas de Avena
-Una zanahoria rallada
-Una cucharada de Whey Protein (Esto es lo que le da el dulce, para no usar azúcar, pero si no toman proteína pueden ponerle un poco de miel)
-3 huevos

Preparación:
-Mezcla todos los ingredientes en una licuadora.
-En un sartén grande, pon un poquito de aceite y pásale una servilleta.
-Vierte la mezcla en el sartén formando las panquequitas. Voltéalas y listo!


Yo las acompañé con fresas cortaditas y miel :)

Si no les parecen un éxito, no los quiero (mentira, los sigo queriendo, poquito, pero los quiero)

Feliz fin de semana!

jueves, 15 de enero de 2015

Plan para apegarse a las metas (por más tiempo)


Plantearse metas es súper fácil. Lo puedes hacer en cualquier parte, en la cola del banco, mientras estás en la micro, esperando a alguien, en una fiesta (Fijo!). Porque plantearse metas es hablar, desear en voz alta. La cosa es difícil cuando las tenemos que poner en práctica. Porque por más entusiasmados que estemos, "la vida pasa" y cuando las cosas se complican, esa meta, por ejemplo de perder los benditos 5 kilos que te atormenta desde hace un tiempo, se vuelve prioridad cero en tu lista, por lo menos hasta enero del año que viene.

Por eso es que se dice que una meta sin un plan es un simple deseo. Pero no te traumatices (todavía). Si te organizas en serio todavía puedes lograrlo. En Livestrong.com encontré algunas estrategias que mezcle con otras opiniones, para que te quedes pegado a tus resoluciones y no se vayan por el caño (tan rápido)

Hazla personal: Claro que perder esos kilos que te acompañan, amablemente, desde 1998 es súper personal. Pero tiene que ser una meta de esas "porque yo quiero" no "porque quiero que los demás me vean flaco". Se entiende? Porque uno no puede hacer las cosas ni para complacer ni para impresionar a nadie. Porque cuando las demás personas no estén, vas a seguir siendo igual? La meta tiene que importarte a ti solito.

Crea un plan: Esto es básico pero es como siempre digo, si vas al mercado sin lista, no sabes que llevarte verdad? Bueno igualito. Si quieres ir del punto A al punto B tienes que planear cómo llegar ahí, porque si no te quedarás siempre pegado en el A.

Come proteína en el desayuno: No es que yo sea amante de la proteína (que lo soy) sino que la proteína además de ser el alimento número uno para tus musculitos, es más buena que el pan, literalmente. Te deja satisfecha por más rato, no estarás atacando las galletas a mitad de mañana, ayuda a que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan estables, y vas a aguantar tranquilito hasta la próxima comida.

Bájale al sodio: La sal es divertida, le da sabor a todo (menos a la leche de chocolate) pero coh, no es tan buena que digamos. Exceso de sal está vinculada con presión arterial alta, osteoporosis y cáncer. Una manera de tratar de reducir tu consumo de sal es con limones. Según un estudio de  Johnson and Wales University and Sunkist usar limón para aderezar las comidas puede ayudarte a reducir el consumo de sal hasta en 75 por ciento. Y si hablamos de perder peso, el exceso de sodio te hace retener liquido así que al bajarlo, vas a ver una disminución también en la balanza.

Limpia la despensa: Esta es una facilita pero que pocos la aplican. Uno come lo que tiene al frente. Si tu resolución es cortarle un poco al exceso de azúcar, es difícil que lo logres con una despensa llena de dulces. Tienes que trabajar en tu fuerza de voluntad pero lo mejor es que le des una manito.


Empieza de una vez: Ok, esta es una tendencia que veo y que me da como medio miedo. La gente no pierde peso por ver un programa, leer un libro o un blog. Tienes que poner en práctica el plan, lo que aprendes y averiguas. Las personas pasan horas del día metidas en twitter, IG y hasta blogs (Si, como este) buscando la receta mágica. Pero si llevas dos años "empapándote" del tema, pues es hora que dejes la pantalla y vayas a la acción. Ya el conocimiento lo deberías tener, y si tienes que refrescar algún punto, pues perfecto, sólo búscalo. Pero el leer los miles de mensajes de fitness que hay en las redes no se cuenta como quemar calorías. Se consiente de eso. Hay que moverse y comer bien. Y es ahí cuando vas a ver reslutados.

Foto de https://darlenefoster.wordpress.com/2014/10/10/goal-setting-works/

miércoles, 14 de enero de 2015

Un día a la vez


A varias personas que me han dicho que se están "desesperando con las dietas" les repito lo de "un día a la vez" como lo del post de ayer. Porque lo que pasa para muchos es que la idea de los cambios radicales les da como una angustia terrible. Se desesperan, sienten más hambre de lo normal. Todo esto por las cosas que nos metemos en la cabeza (tengo que bajar tantos kilos, tengo que hacer ejercicio, NO PUEDO hacer tal cosa, y una larga lista de requerimientos absolutos y restricciones). Entoooonces caen en pánico, mandan todo para el carrizo viejo y se sienten más tristes que Dumbo cuando se fue la mamá (Sorry pa los que no vieron Dumbo, es horrible, no la vean)

Anywhooooo, yo digo, tómenselo un día a la vez. Y vayan incorporando cambios positivos de uno a la vez. Ponle, tomas refresco pero demasiado? Esta semana lo bajas. La semana que viene lo bajas mas Y comes más ensalada. La otra bajas MAS el refresco, comes más ensalada, no comes dulce todo el día sino que sólo después del almuerzo. Claro, es más fino hacer esto guiadito como debe ser. Pero pueden hacer su lista de cosas que pueden ir quitando y sumando.

Ahh eso sí, NO PIENSEN que de golpe, de aquí a febrero van a perder una talla de pantalón. Porque primero, esa idea de súper todo rápido y presión es los que los lleva a no poder cumplir un plan. Y lo otro es que cambios pequeños se reflejarán en cambios pequeños en su cuerpo. Pero al mismo tiempo es más fácil que esos cambios se vuelvan hábitos que duren de verdad. Y no por un ratito.


Este es el aproach para los súper ansiosos. Hay gente nazi, y fino somos tostados y nos encanta la autoflagelación y ese rollo. Y uno ve brócoli horneado y se te aguan los ojos de la felicidad, y ves una clase de GRIT y es mejor que besarse con el novio, fino. PERO si andas en modo súper ansiedad, pa que no termines como Dumbo todo lloroso ahí, tómatelo #undiaalavez

lunes, 12 de enero de 2015

Fit at Home versión Notelocomas

Hay una página donde escribo aquí en Chile que se llama Sudandola.com y donde hice un artículo de DOS partes con los implementos que puedes tener para ponerte en forma en tu casa, es decir, para ser una persona #FitAtHome como esta negrita. Es de dos partes porque ustedes saben que yo hablo mucho y porque además de la explicación de cada cosita, hay videos y todo. Yo soy súper pro hagan ejercicio en casa, siempre digo que es económico pero claro que si te gusta la cosa, te comprarás tus juguetitos y es una buena inversión.

De esa lista lo único que no tengo en la casa es la elíptica y la cuerda de saltar (porque sería muy abusador con mis vecinos) y yo vivo en un departamento tan chiquito que para molestarme con mi esposo y no verlo más tengo que cerrar los ojos, no hay tal cosa como "duerme en el sofá" pues. Y lo que quiero decir con esto es que SI puedes ir agregando juguetes a tu sala.

Claro, mis kettlebells y potes de proteína son parte de la decoración pero lo demás con un poco de ingenio (una cajita decorativa llena de pesas, guardar algunas cosas debajo del sofá, la bici en el closet etc.) se puede tener todo arregladito. Y ponerse en forma es sólo cuestión de echarle pichón!

Esta es la lista de mis juguetes favoritos
-Kettlebells
-Ejercicios de suspensión (Tipo TRX o Rip60)
-Bicicleta estática
-Set de pesas
-Ligas de resistencia:
-SandBag (saco de arena):
-Cuerda de saltar
-Elíptica
-Mat o colchoneta


Aquí puedes leer la parte UNO y DOS de los articulos completos, con videos y demás explicaciones!

viernes, 9 de enero de 2015

Viernes de aroma: Panquecas de Zapallo/Auyama


Esta receta la vi en Dashingdish.com en y me encantó! Aquí en Chile no es la mejor época de los zapallos/calabazas/auyama pero como es verano, me encantaría comerlo porque está lleno de betacaroteno, un antioxidante que entre otras muchas funciones, activa la melanina de la piel y hace que cuando te broncees te veas de lujo. Claro, aquí broncearse es ponerse protector 50 hasta cuando voy al mercado pero igual funciona.

Y además hay otra cosa que me gusta: es una panqueca fácil de hacer. Si me dicen desayuno rico y rápido de preparar, Im in!

Ingredientes:
1 scoop de proteína de vainilla
1/2 taza calabaza/zapallo/auyama cocida
1/2 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de polvo para hornear
2 claras de huevo
1/2 taza de avena
1/2 taza mas dos cucharadas de agua
2 paquetitos de stevia o el edulcorante de tu gusto.

Por supuesto que la preparación es súper fácil: meter todo en una licuadora o procesador, batir hasta que esté todo bien mezcladito. Calentar un sartén como una plancha de chino y empezar a hacer tus panquequitas.
Luego, lo más importante, cómetelas con gusto. Yo le pondría un poquito de sirope de maple o mermelada sin azúcar y tremendo café con leche. Y estaría cantando de la felicidad todo el día.


Feliz fin de semana!

Foto y receta de https://dashingdish.com/recipe/pumpkin-spice-protein-pancakes/

miércoles, 7 de enero de 2015

Un plan para ser mas fit y feliz este año


Todos nos ponemos una u otra meta cuando empieza el año. Sea mejorar su salud, conseguir un empleo, terminar los estudios, dejar de fumar o por supuesto, la más trillada, perder peso. Y lo que pasa es que esta (al igual que dejar de fumar) es la más repetitiva de todas. Y al parecer es que por más ánimos que tengamos, nos vencemos. Terminar los estudios es una súper meta, y sabemos el trabajo que conlleva. Y para perder peso también tenemos que trabajar. Pero a pesar que empezamos con todo el ánimo, seguro es más fácil dejar de lado. Y es triste, porque nuestro cuerpo es nuestro único capital que se deteriora gracias a nuestro descuido.

Entonces, por qué pasa esto? La mayoría de las veces es porque nos ponemos metas irreales, queremos hacerlo todo rápido y si, sentimos que tenemos tantas responsabilidades que nuestro cuerpo no debería ser una carga más. El chocolate reconforta más que el brócoli y si estás muy cansado después del trabajo o estudiar por largas horas, el sofá se ve mucho más lindo que salir a trotar.

Y si bien requiere esfuerzo, no tiene que ser todo sufridera. Tu meta claro que debería ser estar más fit, pero también más feliz. Y al igual que escoges una carrera que te haga feliz, tienes que tomar los pasos para que tu plan de "vuelta al carril" sea un poco más divertido y no todo sufrimiento.

-Pasos pequeños: Después de ese mes de juerga seguro te sientes hinchado y más pesado. Y el principio de año te cae como un balde de agua fría avisándote que tienes que ponerte en forma. Buenísimo, claro que sí. Pero esto no quiere decir que lo vayas a hacer todo en una semana. Porque si cambias de modo súper rumba a modo súper nazi de un día para otro, seguro al cuarto o quinto día tu cuerpo se revela. Si pasaste todo este tiempo de "break" es mejor incorporar cambios poco a poco. Agarra tu rutina de ejercicios con calma, no te lances maratones de ejercicio para expiar tus culpas. Con la comida nada de dietas locas o saltarse una comida completa para estar "más flaco". El desayuno tiene que ser un must en estos días. Aquí mis amigos de Fullmusculo.com te hablan de la importancia del desayuno, te dicen qué comer y mitos al rededor del ejercicio y esa súper comida.


-Planifica y haz las compras: Esto es súper importante porque empezar un plan de comida saludable sin nada en la nevera es como ir a un lugar sin saber la dirección. Tienes que tener tu nevera llena de cosas que te nutran y eso empieza haciendo una lista y visitando el mercado. Con la cocina llena de las coas que debes comer, verás que no vas a volver a esa costumbre de "comerte cualquier cosa ahí" que es la clásica excusa por la que las personas dejan las dietas.


-Desínflate: Si lo que te sientes es como un balón de la hinchazón, algunas comiditas como los espárragos, pepino, jengibre y quínoa te pueden ayudar a desinflamarte. El agua con limón a primera hora de la mañana también te ayudará a que las cosas se muevan un poco en el "número dos".


-Planifica tu sueño: Después de tanta rumba es normal que te sientas más cansado y con el sueño alterado (Seguro después de varias noches de trasnocho y fiesta). Pues empieza a arreglar tus horarios de sueño. Duérmete más temprano. Acostarte puede ser fácil pero dormir quizás es un problema. Debes alejarte de las tentaciones de atención como la TV y el teléfono que nos acompaña a todos lados. Esa última actualización de FB que hizo tu amigo seguro estará ahí la mañana siguiente. Pon todo oscurito, porque así puedes estimular la secreción de melatonina que impulsa el sueño y la relajación. También tomarte un tecito de manzanilla ayuda (y doble porque la manzanilla también ayuda a desinflamar la pancita)


-Toma una clase o un ejercicio nuevo: Esta puede ser una resolución que te de mucho ánimo para ir al gym. Cambiar tu rutina puede darte miedo pero también puede hacer que te entusiasmes otra vez por el ejercicio. Además que los cambios en las rutinas de ejercicio promueven la pérdida de peso y hacen que salgamos de las mesetas donde caemos cuando repetimos una y otra vez los mismos entrenamientos. Uno no sabe, quizás eres una súper maestra de zumba de closet, eres más rápido que Usain Bolt o después de años de yoga, lo tuyo es el crossfit y las pesas pesadísimas... Todo está en probar!



-Haz un detox de lo que te angustia o molesta: Tu meta, ante todo, debería ser estar más feliz. Y para eso si tienes que hacer un detox. Un detox de todas esas cosas que te amargan de las que tú tienes control. Quizás te amarga tu trabajo, te da tristeza ver cuerpos super fit en las redes sociales, o las cadenas que mandan, te sientes deprimido cuando ves a gente tirada en la playa relajándose, los atascos en la calle o las noticias en la mañana te aturden, etc. Entonces haz cambios, ve qué es lo que te da gusto en el trabajo y enfócate en eso (Siempre hay algo, así sea sólo el sueldo) limpia tus redes de todo lo que te causa estrés (yo eliminé a todas las invitaciones a juegos y personas que ponían fotos de niños o animales en situaciones horribles), cambia las noticias de la mañana por un programa de variedades, pon la música que más te gusta cuando estés en un atasco y utiliza ese momento para practicar el pensamiento positivo. Piensa en cómo te vas a ver y sentir en un tiempo (no poco, en un tiempo largo) y verás como esa sensación de bienestar inunda otros aspectos de tu vida.


Fotos
http://vi.sualize.us/strategic_plan_qoute_truth_funny_picture_fYh7.html
http://www.glamour.com/health-fitness/blogs/vitamin-g/2012/04/01/0402-funny-food-2_vg.jpg
http://i.imgur.com/YCQRh.jpg
http://getyourbridebody.com/wp-content/uploads/2013/06/omg-bloating.png
http://static.boredpanda.com/blog/wp-content/uploads/2014/01/funny-sleeping-cats-1.jpg
http://tiffanygodfrey.zumba.com/photos/undefined/zumba%20funny2.jpg
http://a.dilcdn.com/bl/wp-content/uploads/sites/8/2014/04/facebook-diet.jpg

lunes, 5 de enero de 2015

Metas y sinceridad


El primer post del año no es de "cómo perder peso", que sé que es una de la mezcla de palabras más buscadas en distintos idiomas en Google este lunes. Es que para mí es fundamental hacer algo antes de decir "quiero perder peso" y es poner el juego clarito.

Si no cambias tu actitud, te vas a ver cada principio de enero en esto. Porque si bien entiendo que muchos han adoptado un estilo de vida saludable, fitness, activo como algo natural, para muchos otros, sigue siendo un juego de buscar resultados inmediatos. Buscamos lo que nos ponga en forma para finales de enero, para febrero. Si se puede para este fin de semana. Y por supuesto, al no funcionar, mandas todo para el carrizo viejo.

Y esto está es porque no somos sinceros al plantearnos nuestras metas. Queremos perder esos eternos cinco kilos en un mes, cuando ya pasó todo un año y al parecer, esos kilitos se quedaron ahí instalados en sus cinturas y traseros. Y cuidado y se le sumaron unos kilitos más.

Y es que esas metas tienen que estar de la mano con tu realidad. Tienes que hacerlas adecuadas a tu forma de vivir, y claro que hay que hacer esfuerzos pero no puedes pretender hacer cambios radicales de la noche a la mañana y que tu cuerpo los acepte como un "hábito". Yo ni siquiera creo en el cuento de los 21 días para hacer un hábito, creo que cuesta mucho más. Creo que 21 días es muy rapidito y que fácil al día 22 puedes volver a ser el viejo tu, con malos hábitos y sin metas claras.

Entonces, el primer ejercicio que se tiene que hacer al principio de año se llama sinceridad. Fíjate cuántas veces en tu vida has estado en este punto (el clásico este año voy a perder tanto peso, voy a hacer ejercicio, voy a dejar de comer tal cosa) y date cuenta por qué fallaste:

-Fue porque te propusiste hacerlo todo muy rápido? Entonces reevalúa tu velocidad.
-Fue porque tu plan falló? Hay que reevaluarse el plan (y cambiarlo por supuesto)
-Fue porque no tenías plan? Es hora de armar uno REALISTA.

Y la cosa es así, hay que estar clarísimos que hay que movernos de nuestra zona de confort. Haciendo lo que siempre haces, vas a estar cada principio de año en esta misma situación. Y si, no vas a encontrar una fórmula de ponerte en forma leyendo post de fitness desde tu teléfono echado en el sofá tomando refresco de cola. Porque más allá de tener toda la información, lo importante es que la pongas en práctica.

Y el momento, es ahora!



Foto de http://3.bp.blogspot.com/-UblzXZU_I18/VHGhnKqDrDI/AAAAAAAAAsg/8ac45rXM4g4/s1600/eha14.jpg