lunes, 2 de noviembre de 2015

Como volver al camino después de una dieta baja en carbohidratos


Como los carbohidratos han sido el juguete preferido para las dietas de pérdida de peso, muchas personas les encanta quitarlos o bajarlos al extremo en sus dietas. Yo he estado ahí con resultados muy dudosos: si bien bajaba un poco de "peso" (eso quiere decir más deshidratación que real pérdida de grasa) mis músculos se veían como flojitos -sólo por decir que se veían- y por supuesto siempre sufría de ese efecto esponja cuando toca agua: cuando volvía a incorporarlos en la dieta, los kilos volvían con ellos.

Y con el tiempo he aprendido que si bien modero algunos (no como 20 platos de pasta al día), como muchísimos más. De hecho hasta muchas veces meriendo carbohidratos, cosa que a muchas personas les parece todo un horror. Porque fui acostumbrando a mi cuerpo -y a mi mente- a que los aceptara junto al entrenamiento correcto. El resultado es músculos que realmente se ven, más energía, menos efecto rebote.

Porque justamente esa quitadera de nutrientes es la que nos lleva al efecto rebote. Nuestros cuerpos necesitan comida y diversa y estar en ese sube y baja de hacerlos pasar trabajo por tiempo sin un macro para volvérselos a dar, por supuesto que el va a decir "gracias, ahora me lo quedo". Y ojo, no estoy diciendo que las dietas bajas en carbohidratos son el diablo. Hay muchas personas con problemas médicos como diabetes y epilepsia y con programas de musculación súper especializados a los que les ha funcionado. Sólo comento que para mí, no son una buena opción.

Ahora, si ya pasaste por eso, pero quieres volver al mundo de la avena, la fruta y la batata, cómo hacerlo para que no te sientas totalmente hinchado y decepcionado de tus esfuerzos? Bueno, en Dietdetective.com encontré unas estrategias que te pueden servir:

Ten paciencia: Primero, tienes que estar claro que no vas a ver un bajón en el peso como lo hiciste cuando estabas en una dieta baja en carbohidratos. Porque con esas dietas, como lo dije anteriormente, se pierde agua y claro, eso lo ves reflejado como una "pérdida de peso". Y de hecho, al volver a introducirlos en tu dieta, puedes ver que la balanza se mueve para el lado que no quieres.  Pero es justamente porque recuperas ese peso en agua perdido cuando te quitas los carbohidratos. Date unas tres semanas de ajuste a tu peso y sigue con tu alimentación y plan de entrenamiento.

No te vayas para el lado blanco: Si vas a volver a introducir los carbohidratos en tu dieta, lo mejor es no hacerlo con la versión refinada de los mismos. Es muy fácil que te provoque comer un montón de galletas, arroz, pasta y que de hecho, te sobrepases en tus porciones, porque justamente estos carbohidratos harán que el azúcar en tu sangre tenga más bajones y por supuesto, te provoque más carbohidratos. En cambio los integrales, por la fibra que tienen, te ayudan a mantener el azúcar en la sangre más estable y te darán un suministro de energía más prolongado. También acompañarlos con una buena fuente de proteína ayuda en este proceso.

Substituye: Si estuviste en una dieta muy baja en carbohidratos, tipo una ketogenica, donde tu consumo calórico se sustentaba más en las grasas y las proteínas, ve sustituyendo tus porciones de grasa por las porciones que te corresponden de carbohidrato. Recuerda que la grasa, así sea buena, es densamente calórica y al empezar a introducir otro nutriente, debes controlar la cantidad de los demás que estabas consumiendo.

Con cariño a las grasas: El ir substituyendo algunas grasas no quiere decir que vas a eliminarlas de tu dieta. Recuerda que debes incluir tus grasas saludables (mono y polisaturadas) de fuentes como frutos secos, palta, aceite de oliva y limitar las que vienen de fuentes saturadas como mantequilla, queso y leche entera.


Ve poco a poco: Volver a introducir carbohidratos en tu dieta no quiere decir justamente el festival del carbohidrato, sobretodo en eso casos donde estabas comiendo en realidad muy pocos. Recuerda que tienes todo el tiempo del mundo, no es una competencia. Puedes ir introduciéndolos una primera semana en el desayuno, al rededor de tu sesión de ejercicio, luego en el almuerzo y así.

1 comentario:

  1. Justamente acabo de hacer una dieta baja en carbohidratos y esta publicación me ayudara mucho, lo que en realidad no me gusto es el poco animo que tenia cada dia, me hizo sentir apagada y desmotivada. Comenzare por consumirlos solo en la mañana y entrenando bien, gracias por los consejos.

    ResponderEliminar