martes, 8 de septiembre de 2015

Por qué debes empezar el gimnasio (así tengas sobrepeso)


Muchas personas se sienten un poco mal con su cuerpo cuando tienen sobrepeso y piensan que el gimnasio no es el lugar para ellos. Si, suena duro pero es así. La imagen del gimnasio está llena de personas en forma, fuertes, sudando, corriendo, sufriendo pero disfrutándolo como si fuese un video musical de los 80. Ni hablar de las frases trilladas tipo "No pain, no gain", "Fear is a Liar", "Shut up and train",  "Sweat + Sacrifice",  etc. que usan sólo personas que ya están tan en forma que hacen preguntar a otros "que tanto necesitan el gimnasio".


Y si bien hay que entender que si, para mantener esa forma tienes que seguir en el gym (es decir, es un continuo, no es una cosa de un ratico y ya) también debemos meternos en la cabeza que para estar en forma hay que justamente empezar a moverse. Y así te sientas que no resistes ni un minuto caminando sin cansarte, todos empezamos por algo. Al igual que muchas cosas en la vida, uno no nace "aprendido". Es decir, todos empezamos de cero. Los niveles de cero pueden variar, claro que sí. Puede que el nivel de cero de una persona sean sólo dos kilos, y el tuyo son 20. Igual si quieres llegar a algún lado, tienes que empezar a andar.

Ok entonces tienes que sacarte esas ideas de "tú no puedes" de la cabeza y suplantarlas con pensamientos un poco más positivos. No pasará de la noche a la mañana, pero si se puede. En About.com me leí algunas de las razones por las que debes empezar a ir al gimnasio así tengas sobrepeso y la verdad es que a pesar que yo no voy a un gimnasio, estas ideas me parecen totalmente válidas:

-En el gimnasio todos tienen una meta en común: Mejorar o mantener su condición física. Como lo dije antes, puede que el proceso, el objetivo final sea distinto. Pero todos están ahí para moverse, para sentirse bien, para mejorar. Hay algunos que estarán para hacer crecer sus músculos, otros para quemar más grasa que un detergente. Al final todos quieren mejorar algo. Y tú también, así que por ahí no difieres mucho.

-La gente está enfocada en lo suyo: Es decir, y sorry si te duele esto pero no eres el centro de atención de nadie. Yo sé que es como darle en el ego pero de verdad, eres el centro de atención de la persona de administración que quiere que le pagues la mensualidad. El resto de las personas del gimnasio? Pues andan en lo suyo! Sudando, sufriendo, levantando cosas pesadas etc. Claro que hay un gentío que hace amiguitos, que va justo por las "relaciones sociales" pero el otro 98% está enfocado en sí mismo. Es un acto bellamente egoísta trabajar en ti para ti y es en eso en lo que te tienes que enfocar.

-El inscribirte en un gimnasio te crea cierto compromiso: Bueno, sí. como está la economía, nadie quiere perder dinero así como así verdad? El inscribirte en un gimnasio te crea responsabilidad, contigo -y con tu cartera-. Cuando yo era chiquita mi mamá me metió en clases de natación, y a penas me vio medio flojeando "ay yo no quiero ir la piscina es muy fría" me sacó. De una y sin pataleo. Me pareció fino un día pero al otro no tanto porque quería ir a chapotear (así somos) y cuando me inscribió otra vez me dijo que era a juro o porque a juro que tenía que ir a mis clases. Claro, ahí no entendía que el dinero era importante. Pero ahora de grande es que así no me gusten las clases me las calo. Y esto lleva al siguiente punto.

-Debes buscar el gimnasio correcto: Miren ahora hay opciones para todos los gustos. Cerca de mi casa hay tres gimnasios (cuatro si cuento uno que queda unas 6 cuadras más arriba). Uno es 24 horas, otro es con horario de medio oficina, otro es sólo para chicas y uno donde parece que entrena los hijos perdidos de Arnold Schwarzenegger porque es de hierros pesados y gente que mira feo. Mi hermana en Ámsterdam se inscribió en un gimnasio donde no había espejos para que la gente se dedicara a su ejercicio y menos a tomarse fotos. Es decir, hay para todos. Busca uno que se acomode más a menos a ti. Quizás el gimnasio de las modelos semidesnundas no es tu escena, good for you, pero quizás uno donde hayan más chicas que chicos gimiendo cada vez que hacen un curl de bícep te hace sentir más cómoda no? También las horas hacen que el público varie. Muchas veces al final de la tarde, además de un gentío, hay más personas en modo "social". En la mañana, los enfocados y al medio día los que están aprovechando su tiempo y nada de ponerse a ver que están haciendo los demás. Busca tu lugar, tu nicho y enfócate en ti.


Y si de verdad lo tuyo no son los gimnasios, porque odias a la gente, porque tu horario es peor que el de un presidente (esa gente la tiene complicada), no tienes dinero, lo que sea, IGUAL puedes empezar a moverte así sea en tu casa. Opciones hay muchas, sólo tienes que buscar las que se acomoden a tu vida. Si le sigues poniendo peros, no vas a salir de donde estás. Vas a vivir exactamente en eso: en un eterno "pero".


Fotos 
http://www.naturalheightgrowth.com/wp-content/uploads/2013/03/startnow.jpg
http://i0.wp.com/www.silveremulsion.com/wp-content/uploads/2013/01/i39b.gif
http://33.media.tumblr.com/11c21c91dd201ac9b8f6826fc27feaa6/tumblr_mkacrnKudT1qbqtleo1_400.gif
http://365hangers.com/wp-content/uploads/2014/02/selena-gomez-wizards-dont-gif1.gif


1 comentario:

  1. Muy acertada la nota clemen. Hay para todos los gustos. Pues yo voy a un gimnasio de 24 horas a media mañana siempre, bien enfocada y planificada a entrenar rapido porque debo buscar a mi hija en el colegio. Por eso es que hay que estar claros que todo genera sacrificios y prioridades en la vida.

    ResponderEliminar