lunes, 28 de septiembre de 2015

Me veo igualito!


Cuando hablamos de ejercicio, lo que buscamos es ver resultados. Es decir, no creo que nadie quiera estar en una sudadera extrema para verse igualito no? Y si bien si no hay una dieta decente es imposible que veas resultados así estés haciendo maratones de Crossfit con Zumba nueve días de la semana, igual la actividad física tiene que tener un grado de progresión y esa progresión debes verla en tu cuerpo.

Entonces, si estás en el grupo de los que sudan eternamente y ven sus carnes ahí, igualitas, debes revisar que no esté pasando esto:

No haces el ejercicio correcto: Esto tiene que ver directamente con tus metas. Es decir, si tu meta es perder peso (que es la meta de más o menos todo el mundo) lamentablemente una clase de yoga suave quizás no te ayude a conseguir esa meta. Quieres formar músculo? Pues tienes que enfocarte en un buen programa de pesas y quizás no matar toda tu energía con el cardio. Como siempre, lo primero que tienes que hacer es tener en claro qué quieres hacer y con eso, partes a trabajar en lo que necesitas.

No le das tan duro como piensas o estás dándole demasiado duro: Suena un poco raro pero tiene su razón. En sparkpeople.com explican que muchas veces pensamos que estamos haciendo mucho esfuerzo porque el ejercicio nos cuesta y cuando ya somos consistentes en ese ejercicio que nos costaba tanto, debemos ir un poco más allá. Si nos quedamos con la misma rutina que tu cuerpo y mente se saben de memoria, es poco probable que veas resultados. Pero por el otro lado, si eres el grupo "todo o nada hasta morir" y no le das tiempo a tu cuerpo que se recupere, podrías estar haciéndole más daño a tus músculos que un bien, usándolos a ellos como fuente de energía. Y ellos son tu máquina quema grasa, el ejercicio debe estar centrado en estimularlo para que cada vez se haga más fuerte (y haga mejor su función)

No eres consistente: Este es el típico caso del que se emociona en la primera semana del gym pero luego no le parece tan divertido. O hace demasiado en un día y luego tiene que pasar cuatro días descansando. O piensas que correr los fines de semana es suficiente ejercicio para el mes completo. Si bien un poquito de ejercicio es mejor que ningún ejercicio, si no eres consistente con tus actividades físicas, no verás cambios.

Eres el rey del cardio: No lo tomen a mal, hacer ejercicio cardiovascular es NECESARIO no sólo para quemar grasa sino también para que tus pulmones y corazón estén sanos. Pero para ver cambios que perduren en tu cuerpo, debes estimular el músculo, como lo comentamos hace un rato. Si no trabajas en tu máquina quema grasa, puedes ser el ejemplo del gordo flaco eternamente (esa persona que está delgada pero sin tono muscular). El cardio tiene que ser parte de tu entrenamiento, pero no tiene que ser necesariamente todo tu entrenamiento.

Foto de  Ambro


No hay comentarios:

Publicar un comentario