miércoles, 30 de septiembre de 2015

Cuánto es demasiado?


Ayer en mi cuenta de IG hablé sobre cuánto cardio es necesario. Porque la verdad es que estamos en un mundo donde pensamos que más es mejor y justamente, si el ejercicio cardiovascular quema grasa, pues hacer un montón es un éxito para estar en súper forma no? Pues no, en este caso, como en muchos casos, ese cuento de "más es mejor" no es lo que realmente necesita tu cuerpo.

Y no sólo con el cardio, la verdad es que esto aplica a cualquier actividad física. Y no estoy hablando de los atletas, de esos que digamos participan en olimpiadas, cuyo trabajo es justamente entrenar para ganar -y aún así ellos se toman descansos, con planes diseñados en entrenamiento y ejercicio enfocados en la recuperación y el rendimiento-. Hablo del "ser humano común" cuya meta es justamente estar en forma, quitarse uno o dos kilitos, y piensan que tienen que hacer del ejercicio el centro de sus actividades diarias.

Si bien hay entrenadores como Robert “Bobby Maximus" MacDonald  -creador del Gym Jones-  que no creen en el sobre entrenamiento, sino más en que lo que nos falta es descanso, es bueno entender cuándo una cosa buena puede tornarse en una tortura para tu cuerpo y mente.

Pero cuánto ejercicio es suficiente? Si hablamos de salud, según WebMd con 30 minutos diarios de actividad física es suficiente para ayudar a prevenir la diabetes, bajar el colesterol y mantener tu tensión arterial a raya. Pero si piensas que hacer tres horas de ejercicio te puede hacer "más sano" vas por el camino incorrecto.

Para Self.com, para estar en forma, tus entrenamientos pesados deberías limitarlos a 3 o 4 a la semana (y yo los intercalaría con días de ejercicio más suave). Pero en esta época de crossfit, súper bootcamps y vaya usted a saber que otra nueva actividad extrema ande rondando por ahí, es difícil que las personas entiendan que mucho no los va a llevar cerca de sus metas. La Dr Holly Parker de la Universidad de Harvard y entrenadora personal señala que el hacer mucho ejercicio en realidad puede hacerte menos fit y de hecho, hasta puede hacerte engordar algo. Los beneficios que quieres tener en tus entrenamientos se pueden  desaparecer si no te tomas tu tiempo de recuperación.  Lo que pasa es que tus músculos no están diseñados para dar todo con todo 24/7. El ejercicio crea pequeñas rupturas en la fibra muscular y cuando le das el tiempo de recuperarse, estas fibras crecen. Pero si no te recuperas, pues este mágico proceso no pasa. Y ese músculo, que es lo que te hará lucir fit y súper en forma y te ayudará a quemar grasa, pues no hará su trabajo.

Según Timesofindia.com el entrenarte en exceso puede llevare a desbalances musculares, psicológicos, hormonales y por supuesto, también a estar muy lejos de la mejor forma de tu vida.

Al igual que niveles muy bajos de grasa corporal, el ejercicio en extremo puede llevarte a disfunciones en tu ciclo menstrual. La entrenadora Leandi Van Zyl señala que muchas mujeres pueden sufrir de amenorrea, y para mantener su ciclo ovulatorio deben consumir suficientes calorías (y lograr el descanso adecuado)
También el ejercitar como si no hubiese un mañana puede llevarte a lesionarte, y qué mejor manera de dejar de entrenar que tener un músculo dañado no? Lo que pasa es que cuando entrenamos en exceso no le damos al cuerpo el tiempo suficiente para recuperarse y muchas veces, por el cansancio que tiene nuestro cuerpo, podemos hacer los ejercicios con la forma incorrecta. Todo esto te puede llevar a lesiones. También se da el caso en que muchas de las personas que hacen ejercicio en extremo, lo continúan haciendo aunque su cuerpo esté gritando. Es decir, aún cuando tienes dolores en las extremidades o músculos, siguen aplicándole tensión a la parte ya sensible.

Y vamos más allá. Según Crisskseer.com el entrenamiento excesivo puede llevarte a desarrollar condiciones como el hipertiroidismo -que puede causar depresión, aumento de peso y disfunciones digestivas- por el efecto negativo que tiene el exceso de actividad física en el eje hipotálamo hipofisiario. Y el otro súper impacto del extremo ejercicio es el aumento de cortisol. Porque el cortisol se suelta en el cuerpo cuando estamos estresados y el cortisol elevado por largo tiempo puede llevarte a un montón de cosas malas como mal sueño (que al mismo tiempo eleva más el cortisol), problemas intestinales, depresión, aumento de peso y además, aumento de la grasa abdominal.


Quiere decir que si por un día que entrenes más de dos horas tu cuerpo va a volverse loco? NO. Pero es importante que entiendas que debes descansar, variar la intensidad de tus entrenamientos y además, comer de acuerdo a ellos. Puede que tu meta sea perder grasa, pero el comer sólo 30 gr de carbohidratos al día con dos horas de Insanity no te llevará más cerca de ganar tu competencia.  La mejor manera de evitar el entrenar en exceso, es colocándonos metas claras. Con ellas, verás que tu cuerpo responde de mejor manera y los resultados, seguro llegan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario