jueves, 27 de agosto de 2015

Tener (muy baja) grasa coorporal



Tener baja grasa corporal es el nuevo "talla pequeña" de los pantalones.  Cada vez más nos enfocamos en desarrollar músculo, estar más fuertes, con menos grasa y con menos grasa en el cuerpo. Ese es el lado positivo, el no centrarnos en lo que dice la balanza (que a veces es un poco temperamental) y nos centramos más en cómo nos vemos.

Pero claro, eso tiene su parte negativa. Porque como somos extremos, cuando hablamos de grasa corporal queremos bajarla, y queremos bajarla lo MÁS que podamos. Y como todo en el mundo, los excesos, también son malos.

Ya tomando en cuenta cuáles son los porcentajes normales y sanos de la grasa corporal. Es normal que se usen porcentajes bajos para concursar, pero el mantenernos en esos niveles tan bajos. En Menfitness.com reseñaron algunos de  los problemas asociados a niveles muy bajos de grasa corporal (que se aplican tanto a niños como a niñas)

-Puedes ser más propenso a enfermedades cardiacas: Niveles muy bajos de grasa corporal pueden afectar la salud cardiovascular y la manera de que este sistema funcione correctamente. Bajar mucho los niveles de grasa pueden bajar los latidos del corazón (lo que se llama braquicardia) lo que puede llevar a mareos, desmayos y hasta paros cardiacos. Además los desbalances electrolítico de una dieta para bajar mucho tu porcentaje de grasa unido a dietas bajas en calorías pueden desencadenar arritmias y paros cardiacos.

-Tu energía no es la mejor: Cuando tienes bajos niveles de grasa corporal, las reservas de energía de tu cuerpo son casi inexistentes y te puede costar realizar tus entrenamientos a nivel óptimo. Como los niveles de grasa corporal bajos están asociados a bajos latidos cardiacos y esto a bajos niveles de hormonas tiroideas, esto puede contribuir a fatiga general.

-Tienes mucho frío: La grasa juega un papel en ayudar a tu cuerpo a mantener la temperatura y además provee protección a los órganos. Las personas con muy bajos niveles de gasa corporal se quejan de tener frío "todo el tiempo".

-A tus músculos les cuesta recuperarse del ejercicio: Como tu grasa corporal está súper baja, tus niveles de glucógeno o "carbohidratos guardados" en tus músculos e hígado también pueden bajar, lo que te hará más difícil recuperarte.

-Tienes más hambre: Mientras más estricta sea tu dieta (y créeme, para bajar mucho tus niveles de grasa tienes que tener una dieta estricta) hasta el aire te va a oler a pizza. Los niveles muy bajos de grasa corporal bajan los niveles de leptina que se produce en las células de la grasa. Los receptores de leptina en el hipotálamo sienten este bajón y aumentan tu apetito.

-Te enfermas más: La muy baja grasa corporal, dietas y ejercicios extenuantes y cansancio elevan tus niveles de cortisol, que pueden atacar de mala manera tu sistema inmune, haciéndote más propenso a infecciones bacteriales, gripes y virus.

-Tus huesos se hacen más quebradizos: Los niveles de bajo peso y baja grasa corporal interfieren en la habilidad de tu cuerpo de absorber el calcio y la vitamina D lo que te puede llevar a tener menor densidad ósea y más propenso a osteoporosis.


-No tienes vida: No mentira, si la tienen y la verdad que el esfuerzo es gratificante para muchos. Pero no es un paseo en el parque. Es decir, mantenerse así es un trabajo en si, y como dice el artículo "sin recibir un cheque al final del mes". Tienes que contar cada gramo de comida, planificar tus entrenamientos, olvídate de comer fuera, del exceso de sal, del alcohol ni hablar. Hasta para los atletas esto es duro. Si tu lo que buscas es estilo de vida, estar sano y ser medianamente sociable, tienes que tomar esto en consideración.

Foto de http://www.bodybuilding.com/bodybuilders/rich7.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario