lunes, 3 de agosto de 2015

Estos antojos de azúcar que no se van!


El azúcar resulta ser el nuevo demonio de las dietas y la gente busca evitarlo como a de lugar. Si bien el azúcar agregado es lo que para mi debemos contrarrestar, el consumo adecuado de carbohidratos como granos, frutas y vegetales, te pueden brindar los niveles de azúcar que tu cuerpo necesita para ser feliz como una lombriz (azucarada).

El problema está en esto: mientras más tratamos de alejar este compuesto de nuestras dietas, más  ganas nos dan de comerlo. Es como decirle no a un adolecente: Sabes que no debes comerlo pero las ganas de seguir haciéndolo son más grandes que tu.

Y también hay cositas que hacemos con nuestra dieta que hacen que justamente no podamos resistirnos al azúcar. Es decir, nosotros mismos nos metemos en ese círculo vicioso de querer cortarlo de raíz y tener antojos más grandes que los de una mujer embarazada. O simplemente son señales de tu cuerpo diciéndote que algo está pasando. En FitnessRx nos cuentan un poco de este fenómeno de atracción eterna al azúcar.

-Tu dieta es muy baja en carbohidratos: Muchas personas utilizan las dietas bajas en carbohidratos para acelerar el proceso de quema de grasas. Si bien funciona para algunos, el estar por tiempo prolongado en una dieta muy baja en este macronutrientes te puede llevar a sentirte fatigado, con poca energía y con (tan tan tan) antojos de azúcar. Si bien algunos e adaptan a la dieta baja en carbohidratos, para otras personas esto simplemente no pasa.  Si este es tu caso, lo ideal es que simplemente subas los carbohidratos. Claro, no es que te vayas a comer una dona. Sino que subas los carbohidratos altos en fibra que te den ese empujón de energía sostenida durante el día, esto mantendrá el azúcar en la sangre estable y evitará los ataques de hambre. También hacer ciclos de carbohidratos ayuda muchísimo a controlar los antojos.

-Estas premenstrual: Las hormonas son una cosa seria en el cuerpo de las mujeres y hombres pero lamentablemente nosotras tenemos la de perder, sobre todo con las fluctuaciones de nuestro ciclo menstrual. Esto representa subidas y bajadas de estrógeno, cortisol y serotonina que se pueden traducir en antojos de azúcar. Sube el cortisol y baja la serotonina, que puede activar el apetito y los antojos de azúcar. Y la solución de comer algo dulce para matar el antojo muchas veces no es lo más correcto. Esto puede subir el azúcar en tu sangre, pero mientras más azúcar, más dura es la caída lo que lleva a un ciclo de baja glucosa, antojo de azúcar, comerse algo que mate el antojo, subidón de energía, bajón, etc. La solución? No es sentarse con un helado de chocolate a lamentarnos por ser mujeres, es otra vez, la fibra: el subir el consumo de carbohidratos con fibra (arroz, vegetales, frutas como la manzana) en porciones adecuadas durante el día puede ayudarte a manejar mejor las fluctuaciones de apetito durante el día, elevando la serotonina.


-Estas súper estresado: Estudios han demostrado que cuando el estrés sube, los antojos de azúcar suben también en respuesta al incremento en cortisol. Cuando sube esta hormona, tu ánimo baja a la par del azúcar en la sangre. Esto se traduce en antojos, bajones de energía y ataques de hambre compulsivos, haciéndote comer todo lo que encuentres en el camino para hacerte sentir bien momentáneamente. Y la verdad es que las mismas dietas super estrictas, exceso de ejercicio, metas irreales sumado a lo que tienes que vivir diariamente, puede hacer que tu estrés se dispare como la temperatura en verano. Solución: Aunque suena irreal, pero el descanso y la relajación es lo único que puede pelear eso. El plantearte metas reales, una dieta más balanceada y ejercicio correcto, no querer lograr todo en tres meses y pensar que puedes vivir feliz sin tener los abdominales marcados hasta el cuello, pueden ayudarte un poco en el proceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario