miércoles, 5 de agosto de 2015

Esos días tan especiales de las chicas...


Las chicas somos un éxito pero hay un departamento que es un poco "distinto" por decirlo de alguna manera. Y ese es el departamento del periodo menstrual.
Sé que hay un montón de chicos que están diciendo en este momento "guácatela, good bye" y bueno, bien por ellos. Pero los que quieran aprender un poco de la chica que tienen al lado, los invito a quedarse, algo bueno van a sacar.

A pesar de ser un proceso súper natural y con el que vivimos por años de nuestras vidas, muchas chicas sienten un sin fin de molestias durante esos días. Si, hay mujeres que nada que ver, que hasta se sienten bien, felices, contentas y renovadas. Pero un montón (muchas) no tanto.

Y es que las hormonas a pesar de ser buenísimas y cumplen funciones importantísimas en nuestro cuerpo, cuando quieren echar broma, están mandadas a hacer.

Y si bien los cambios hormonales abarcan calambres, irritabilidad, dolores etc, uno de los factores que ataca con frecuencia es el "aumento de peso". Y para muchas el problema empieza justo antes del periodo. En esos días, hay chicas que aumentan nada y otras que se sienten tan hinchadas que no se pueden poner ni su ropa habitual. Este aumento puede ir de media a diez libras desde antes del periodo hasta los primeros días de la menstruación.


Según med-health.com ganamos peso durante esos días sobre todo por estas razones:

-Retención de líquido: Los cambios hormonales pueden hacer que se retenga más líquido en las células, lo que se traduce en números más altos en la balanza y esa sensación de "todo me aprieta".
-Gas: Como si el montón de líquido que absorbemos como esponjas no fuese suficiente, también nos hinchamos un poco sobre todo cuando empieza el periodo y esto puede añadir algunos cm a nuestra cintura (ahí es cuando buscamos nuestros pantalones "para esos días")
-Comemos de más: El hambre se nos despierta como a Katniss en los Juegos del Hambre y para colmo, se disparan antojos por dulces y carbohidratos. No es que te provoca lechuga en esos días. Los bajones en serotonina hace que desees más carbohidratos y grasas -que disparan los centros de placer- para combatir el exceso de cortisol y te sientas más relajada. Pero eso es sólo hasta que se baje el azúcar de tu sangre y vuelvas a modo bestia.
-Bajan tus niveles de magnesio: Durante tu periodo, el magnesio baja. Y con esto también la producción de insulina. Un bajón así te lleva a tener más hambre y comer más de lo que te toca. #SadButTrue.


Si, la cosa no se ve muy linda (y no he hablado de los cambios de humor y los calambres que muchas sufren). Pero si bien no podemos evitar volvernos un poco locas y a las que sufren de dolor (mi corazón con ustedes) todavía no han inventado la pastilla súper mágica más allá de los analgésicos de venta libre, con lo que si podemos trabajar es en el tratar de manejar ese peso extra. Eso sí, no hay solución mágica sino un poco de no dejar que las hormonas nos venzan, mandar todo al carrizo y sentarse en el sofá con los pantalones anchos a comer helado.
Hay varias cositas que podemos hacer para evitar todo esto:

-Comer sanito: Si, ya hablamos de que el brócoli no está en el tope de tu lista en esos días, pero es importante que sigas trabajando en tus hábitos saludables. No tienes que dejar los carbos, pero si enfocarte en los carbohidratos naturales e integrales (donde entran cereales, tubérculos, vegetales y frutas), proteínas magras, grasas buenas etc. Comer varias comiditas al día te puede evitar los atracones de loca que nos dan. Trata de evitar los azúcares refinados que te lanzarán a ese espiral de "me siento bien/ya no mucho/quiero más". Si es necesario, sácalos de tu casa.
-Corta el sodio: No es el momento de comer un pote de aceitunas. Porque el sodio te hace retener líquido y con el que ya llevas, imagínate cuánto te va a apretar ese cinturón.
-Toma agua, agua, agua: Sé que a muchas no le gusta pero hagan el esfuerzo. Apunten a sus dos litros al día. Por supuesto que los refrescos y aguas con gas son un "no-no". Porque esto te llevará a (Adivina) más hinchazón. Aquí te dejo unas técnicas para tomar más agua.
-Evita las comidas que te producen gases: No te provoca brócoli? Pues perfecto porque eso puede hacer que se "alborote" el gas en tu cuerpo. También sus primos coliflor, repollos de Bruselas, repollo. Frutas como la manzana también pueden ser un poco dolorosas. La piña, las bananas y el té de de menta te pueden ayudar.
-Toma más calcio: No es que te vas a salir a tomar dos litros de leche, porque justamente para muchas la lactosa ya es un issue de gases y malestar (incluso si no estás en esos días). Pero un suplemento de calcio te puede ayudar. Si viene con magnesio, pues mejor.
-Haz ejercicio: Si no andas en modo tirada del dolor, pues muévete. La hinchazón y la pesadez es maluca que puede llevarte a no querer moverte tanto, y eso te llevará a querer echarte más en el sofá. Pero un poco de movimiento puede ayudarte que no te imaginas. Además de mejorar tu humor por el impulso de las endorfinas, puede ayudarte hasta con los calambres. Y al combatir la hinchazón esto te ayudará a sentirte un poco mejor contigo misma. En otro artículo les hablo sobre el entrenamiento de fuerza y el ciclo menstrual. Y no, no tienes que dejar de hacerlo, puedes hasta sacarle provecho.

-Si todo falla: Cómete tu chocolate. Es decir, sabemos que vas a querer comer un poco. No te digo que te rindas a comerte un chocolate de medio kilo pero cómete tu pedacito (puede ser del tamaño de una falange) y procura que sea chocolate negro, de 72% para arriba. Debes recodar que porque estés en tu periodo no hay perdón, es decir, si te pasas, igual engordas. Pero es mejor salirte un poquitín de la dieta que un asesinato pasional al que tienes al lado, no?




Fotos
Foto principal by Ohmega1982
http://img.allw.mn/content/mn/xn/yuhhyd8j.jpg
http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5086ylD9e1rr3l61o1_500.png
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/ba/82/ca/ba82ca47c340aeac1c6c7a0b67561e3f.jpg


No hay comentarios:

Publicar un comentario