lunes, 13 de abril de 2015

Cambios en tu dieta


Yo siempre recalco que el proceso de perder peso y mejorar tu salud empieza con un cambio de mente, porque es ahí donde sucede la magia (y no sólo en tus gorditos).

Cuando haces el cambio mental, las cosas te parecerán más fáciles. No dudarás cuando vayas a escoger pan integral en vez del pan planco, en leer la etiqueta de lo que vayas a consumir y en comprar muchos más vegetales.

Y en ese cambio también está la manera en que vemos "la dieta". Porque esa palabra está ligada con pasar trabajo, hambre, comida sin sabor y en fin, un montón de malos ratos. Y no tiene que ser así.

Aquí te dejo tres cambios mentales que puedes empezar a hacer para que tu forma de comer también cambie y así, tu peso y tu salud:

Cambia "no comer grasa" por "comer la grasa adecuada": Ese concepto de que la grasa es mala y que debes huirle como al diablo es muy de los 90. Lo que tienes que pensar es en comer la grasa correcta y esto es, grasas monosaturadas y polinsaturadas. Y de hecho, grasas saturadas como las de la yema de los huevos y el aceite de coco también puedes incluirlas en tu dieta. Las grasas, correctas, pueden ayudarte a emulsionar la grasa de tu organismo, mantienen tu sistema cardiovascular más sano y además te ayuda a mantenerte satisfecho por más tiempo por lo que al final, comerás menos.

Cambia "contar calorías" por "contar porciones": Mientras mantengas porciones saludables, tu dieta puede estar totalmente balanceada para la pérdida de peso. Y esto es en todos tus nutrientes. Tus proteínas deben ser del tamaño de tu palma de la mano, los carbohidratos media taza para las mujeres y una taza para los hombres, grasas, una cucharada, un cuarto de taza -o un cuarto de aguacate/palta- y cuando hablamos de vegetales, todos los que quieras, tu plato debería verse así:


Cambia "elimina toda la comida basura" por "date una comida sin culpas una vez a la semana: Ok, nadie te va a decir que por más hábitos alimenticios saludables que adquieras vas a olvidarte del sabor del tocino y las papas fritas. Y la verdad es que NO tienes que olvidarte. Puedes disfrutar tus comidas favoritas pero una vez a la semana. esto te ayudará a mantener tus antojos a raya y disfrutarlos sin sentirte que estas firmando un pacto para vender tu alma. Haz tu comida libre, no tienes que atragantarte, solo hacerla, disfrútala y seguir con tu vida. Seguro la disfrutarás un mundo y volverás a la rutina tranquilo y relajado. Cuando ya estés en tu peso, puedes basarte en el esquema de 20/80 y seguir comiendo de manera saludable.


Estos cambios te harán ver tu "dieta" de manera más estilo de vida y menos tortura china. Las prohibiciones llevan a sentirte reprimido, y ese cambio mental es el que tienes que hacer ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario