jueves, 9 de abril de 2015

Ansiedad, ansiedad, ansiedad...



Esto se lo escribí a una InstaAmiguita pero lo comparto a todo el mundo porque mi información es divertidísima verdad? (jejeje si no me echo flores yo, díganme quién)

Ok con los antojos, ansiedad y todas esas cosas que nos andan atacando la dieta todo el día hay un trabajo DURO que hay que hacer y no es sólo la revisión de la nevera sino la revisión de la mente. Porque es así: detrás de todo estado ansioso, de nervios, de incomodidad, se esconde un sentimiento. Y yo no es que yo sea psicóloga, yo soy modo Charly Garcia#filosofíabaratayzapatosdegoma pero es que con un poco de observación nos podemos dar cuenta que nos comemos los sentimientos. Es decir, que "algo" en tu cabeza desencadena que no puedas dejar de abrir la nevera, que "necesites" ese dulce, que quieras comerte esa torta, "ay chica es que tengo una ansiedad durísima" etc.

Si ya sacamos la parte fisiológica del antojo (no te hace falta ningún nutriente), entonces hay que escarbarse en esa mente y ver qué es lo que está desencadenando esa ansiedad.

Muchos dicen que es el trabajo, pero es algo mas que el trabajo. Si tu trabajo es súper demandante, no tendrías tiempo de estar comiendo. Yo he hecho esos trabajos de cárcel china donde de verdad no me puedo parar hasta terminar. Y no me da tiempo de comer. Lo que pasa es que después del trabajo, uno come, uno se premia, sientes que es lo que tu cuerpo necesita para bajar el estrés. Puede que tu trabajo no te guste en el fondo, que no te sientes preparado para hacerlo o que tu jefe es una cosa malísima. Pero comerte el chocolate NO hace que tu jefe se vuelva mejor, te hace sentir momentáneamente mejor a ti.

Y claro que ahora me van a decir algunos "es que yo amo mi trabajo pero tengo ansiedad", pues entonces revisa. Es maluquísimo porque revisar los sentimientos es más duro que levantar pesas. Ahí hay un montón de cosas que preferimos ponerle un periódico viejo encima para no verlas. Pero detrás de esa ansiedad, hay sentimientos, de frustración, de alegría, expectativa, etc.
Si tu caso es este, no tienes ansiedad por falta de nutrientes, busca la causa. Puede ser duro al principio pero te puede ayudar a calmar esa comedera loca por "ansiedad".


No hay comentarios:

Publicar un comentario