jueves, 12 de marzo de 2015

La comida y el reposo


Cuando andas enfermo puede que se te quite el apetito  o que pienses que porque estás echado como un rey en el sofá, quizás tu cuerpo no necesite tantos nutrientes. De hecho, muchas personas les da miedo comer de manera "normal" cuando andan en recuperación por el miedo que les causa el aumentar de peso.

Pero la verdad es que tu cuerpo necesita las calorías de la comida para poder sanar. Porque el restablecerte a un estado "normal" o sano es un proceso metabólico. Tus células no andan como tu viendo la última temporada de House of Cards, andan en plena lucha contra las bacterias que lo están atacando. De hecho tu cuerpo está trabajando más duro de lo normal (es decir, más duro que cuando estás viendo House of Cars sin malestar) y esto es más notable cuando tienes fiebre. Y para mantener esta pelea como debe ser, tienes que comer lo que te corresponde.

Si tienes fiebre, seguramente no querrás comer nada. Pero en los momentos en que vuelvas en sí, trata de comer algo. Yo comí sopa de zapallo/auyama/calabaza con pollo y un poco de arroz cuando volvía a vivir y yogurt en otros momentos del día. El zapallo es riquísimo en betacarotenos que ayuda a la destrucción de radicales libres y el yogurt tiene muchos probióticos que te ayudan a regenerar la flora bacteriana atacada por los antibióticos.

Luego viene la dieta de mantenimiento, donde pensamos que no debemos comer tanto porque no estamos haciendo ejercicio. Más que no comer tanto, es comer justamente lo que te toca en cada momento del día. Por ejemplo, yo como una pequeña merienda pre entrenamiento todos los días. Ahora en mi modo-netflix no la necesito (porque es muy poco el ejercicio que hago dándole play al computador). Hago mis tres comidas y una merienda en la tarde si me provoca. Eso es todo.

Claro, seguramente habrás escuchado del jugador de futbol americano que se lesionó y engordó mientras estuvo de reposo. Pero esto pasa cuando comes en exceso. Y porque muchas personas tienen la idea de que el ejercicio es un ticket libre para comer lo que quieran. Y son esas personas que ven muy pocos avances en su composición física o tienen 15 años y son más activos que el conejo de Duracell. Pero para el resto de las personas, el exceso siempre se traduce en grasa.

Lo otro que pasa con los reposos y el aumentar de peso, es que nos ponemos en mentalidad "consentimiento". Es decir, le queremos dar a nuestro cuerpo "un cariñito porque pobrecito, se siente mal". Acudimos al confort food. Nos atraen más las masas de harinas refinadas, grasas saturadas y azúcares y si es todo en un mismo plato pues mejor. Pero no es en realidad lo que tú necesitas a pesar de que tu mente te diga "si por favor". Tienes que estar claro que eso no te ayudará a sanar más rápido. Yo no he visto ninguna dona regeneradora de tejidos.


Y si tu reposo es largo y pierdes algo de masa muscular, pues como dice el dicho "más se perdió en la guerra". Tu meta es estar sano, no ser el cuerpo más musculoso del hospital, cierto?


Foto http://www.sbs.com.au/food/sites/sbs.com.au.food/files/styles/full/public/Pumpkin-Soup.jpg?itok=3VGDpW2o&mtime=1375970786

No hay comentarios:

Publicar un comentario