miércoles, 14 de enero de 2015

Un día a la vez


A varias personas que me han dicho que se están "desesperando con las dietas" les repito lo de "un día a la vez" como lo del post de ayer. Porque lo que pasa para muchos es que la idea de los cambios radicales les da como una angustia terrible. Se desesperan, sienten más hambre de lo normal. Todo esto por las cosas que nos metemos en la cabeza (tengo que bajar tantos kilos, tengo que hacer ejercicio, NO PUEDO hacer tal cosa, y una larga lista de requerimientos absolutos y restricciones). Entoooonces caen en pánico, mandan todo para el carrizo viejo y se sienten más tristes que Dumbo cuando se fue la mamá (Sorry pa los que no vieron Dumbo, es horrible, no la vean)

Anywhooooo, yo digo, tómenselo un día a la vez. Y vayan incorporando cambios positivos de uno a la vez. Ponle, tomas refresco pero demasiado? Esta semana lo bajas. La semana que viene lo bajas mas Y comes más ensalada. La otra bajas MAS el refresco, comes más ensalada, no comes dulce todo el día sino que sólo después del almuerzo. Claro, es más fino hacer esto guiadito como debe ser. Pero pueden hacer su lista de cosas que pueden ir quitando y sumando.

Ahh eso sí, NO PIENSEN que de golpe, de aquí a febrero van a perder una talla de pantalón. Porque primero, esa idea de súper todo rápido y presión es los que los lleva a no poder cumplir un plan. Y lo otro es que cambios pequeños se reflejarán en cambios pequeños en su cuerpo. Pero al mismo tiempo es más fácil que esos cambios se vuelvan hábitos que duren de verdad. Y no por un ratito.


Este es el aproach para los súper ansiosos. Hay gente nazi, y fino somos tostados y nos encanta la autoflagelación y ese rollo. Y uno ve brócoli horneado y se te aguan los ojos de la felicidad, y ves una clase de GRIT y es mejor que besarse con el novio, fino. PERO si andas en modo súper ansiedad, pa que no termines como Dumbo todo lloroso ahí, tómatelo #undiaalavez

No hay comentarios:

Publicar un comentario