jueves, 15 de enero de 2015

Plan para apegarse a las metas (por más tiempo)


Plantearse metas es súper fácil. Lo puedes hacer en cualquier parte, en la cola del banco, mientras estás en la micro, esperando a alguien, en una fiesta (Fijo!). Porque plantearse metas es hablar, desear en voz alta. La cosa es difícil cuando las tenemos que poner en práctica. Porque por más entusiasmados que estemos, "la vida pasa" y cuando las cosas se complican, esa meta, por ejemplo de perder los benditos 5 kilos que te atormenta desde hace un tiempo, se vuelve prioridad cero en tu lista, por lo menos hasta enero del año que viene.

Por eso es que se dice que una meta sin un plan es un simple deseo. Pero no te traumatices (todavía). Si te organizas en serio todavía puedes lograrlo. En Livestrong.com encontré algunas estrategias que mezcle con otras opiniones, para que te quedes pegado a tus resoluciones y no se vayan por el caño (tan rápido)

Hazla personal: Claro que perder esos kilos que te acompañan, amablemente, desde 1998 es súper personal. Pero tiene que ser una meta de esas "porque yo quiero" no "porque quiero que los demás me vean flaco". Se entiende? Porque uno no puede hacer las cosas ni para complacer ni para impresionar a nadie. Porque cuando las demás personas no estén, vas a seguir siendo igual? La meta tiene que importarte a ti solito.

Crea un plan: Esto es básico pero es como siempre digo, si vas al mercado sin lista, no sabes que llevarte verdad? Bueno igualito. Si quieres ir del punto A al punto B tienes que planear cómo llegar ahí, porque si no te quedarás siempre pegado en el A.

Come proteína en el desayuno: No es que yo sea amante de la proteína (que lo soy) sino que la proteína además de ser el alimento número uno para tus musculitos, es más buena que el pan, literalmente. Te deja satisfecha por más rato, no estarás atacando las galletas a mitad de mañana, ayuda a que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan estables, y vas a aguantar tranquilito hasta la próxima comida.

Bájale al sodio: La sal es divertida, le da sabor a todo (menos a la leche de chocolate) pero coh, no es tan buena que digamos. Exceso de sal está vinculada con presión arterial alta, osteoporosis y cáncer. Una manera de tratar de reducir tu consumo de sal es con limones. Según un estudio de  Johnson and Wales University and Sunkist usar limón para aderezar las comidas puede ayudarte a reducir el consumo de sal hasta en 75 por ciento. Y si hablamos de perder peso, el exceso de sodio te hace retener liquido así que al bajarlo, vas a ver una disminución también en la balanza.

Limpia la despensa: Esta es una facilita pero que pocos la aplican. Uno come lo que tiene al frente. Si tu resolución es cortarle un poco al exceso de azúcar, es difícil que lo logres con una despensa llena de dulces. Tienes que trabajar en tu fuerza de voluntad pero lo mejor es que le des una manito.


Empieza de una vez: Ok, esta es una tendencia que veo y que me da como medio miedo. La gente no pierde peso por ver un programa, leer un libro o un blog. Tienes que poner en práctica el plan, lo que aprendes y averiguas. Las personas pasan horas del día metidas en twitter, IG y hasta blogs (Si, como este) buscando la receta mágica. Pero si llevas dos años "empapándote" del tema, pues es hora que dejes la pantalla y vayas a la acción. Ya el conocimiento lo deberías tener, y si tienes que refrescar algún punto, pues perfecto, sólo búscalo. Pero el leer los miles de mensajes de fitness que hay en las redes no se cuenta como quemar calorías. Se consiente de eso. Hay que moverse y comer bien. Y es ahí cuando vas a ver reslutados.

Foto de https://darlenefoster.wordpress.com/2014/10/10/goal-setting-works/

No hay comentarios:

Publicar un comentario