lunes, 1 de diciembre de 2014

Woohoo! Llegó diciembre!

Ya empezó diciembre, todo se llena de alegría, estamos todos contentos, gritamos Woohoo como lo hace mi hermana Valentina Harper cuando empieza la temporada de fútbol americano.

Yo también estoy súper contenta porque me gusta diciembre (más acá que es verano) pero siento que pasa esto: empezamos con un conflicto mental entre las metas que nos pusimos, lo que logramos, lo que no logramos y lo que queremos disfrutar.

Y este es mi aproach en relación a esto: uno no se puede caer a cuentos. Si no perdiste los kilos que tenías pensado, pues no lo perdiste. Si todavía no corres 10 km sin parar y corres sólo dos, pues corres dos. Es decir, en este mes no vas a lograr todo lo que no lograste el resto del año. Suena maluco? Bueno, la sinceridad a veces puede ser así, maluca pero sincera y por eso es buena.

Y cuál es mi recomendación para este mes? Ahí también tienes que ser muy sincero y como dije el diciembre pasado: haz tus planes dependiendo de tu estilo de vida. Eres de esas personas que tienes reuniones todo diciembre? que tienes que visitar hasta la tía abuela que no sabe ya ni quién eres pero igual te comes un pedazo de Panettone mientras ella te ve con cara de gallina que mira sal? en tu oficina se les olvida que es un termo de agua y sacan botellas al estilo Mad Men 24/7? La hallaca o plato navideño es parte de indispensable de tu alimentación? Te sientes contentísimo con todo eso? Bueno, finísimo. Entonces MENOS te caigas a cuentos que vas a empezar a hacer una dieta o que vas a perder peso justamente ahora. Yo soy nazi y antipática (bueno, floja social) y no me importa pero para nada decirle a alguien "NO quiero salir un miércoles/ni de broma" en navidad (y en otras épocas del año). Pero si tu eres más social y te gusta, el estar en una reunión comiendo brócoli horneado que traes en tu cartera no sé qué tan feliz te va a hacer. Tienes que sincerarte sobre lo que puedes y quieres hacer.

No estoy diciendo que se lancen la dieta del fin del mundo. No. Lo ideal es pensar en mantenerse. En equilibrar las cosas. NO creo que esto sea excusa para que de verdad comas hallacas o pan de pascua todos los días. Y la verdad es que la ensalada de gallina no es ensalada (para los no venezolanos, una cosa con papas, zanahorias, gallina o pollo y litros de mayonesa, #notmycupoftea). Puedes hacer tus comidas que te sirvan y dejar espacio para tus gustos. Pero el mundo no se acaba el 31 así que tómenselo con calma pues.


Luego seguimos con lo de plantearse cosas sinceras durante diciembre, así el Niño Jesús les trae regalos, quizás no porque se portaron bien, sino por lo menos por no caerse a cuentos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario