lunes, 3 de noviembre de 2014

Te estas volviendo más fuerte!


Cuando hacemos ejercicio muchas veces nos enfocamos más en la pérdida de peso y dejamos de lado otras ganancias.  Porque el ejercicio, cuando lo haces bien, es una relación ganar-ganar, sobre todo cuando lo disfrutas y dejas de lado el sentir que es una obligación para sólo verte bien en ese jean que te queda súper apretado.

Y de hecho, a las mujeres muchas veces se sienten alejadas de cualquier entrenamiento de pesas porque piensan en músculos grandes, verse "cuadradas" y todo lo contrario a lo que queremos lograr, un cuerpo delgadito y fit. Si han leído mi blog ya esa idea debe haberles quedado en el pasado, pero sé que es algo difícil de erradicar de la mente de muchas.

Y por eso antes de pensar en los logros de tallas o de números menos en la escala, debes pensar también en los logros de FUERZA que estas consiguiendo si estas llevando un buen programa de ejercicios. Con unas cosas que ví en Shape Magazine y otras que he aprendido a lo largo del camino, te dejo estas tres características que demuestran lo fuerte que te estás volviendo:

Sigue tu corazón: Suena romántico aunque no es a lo que nos referimos en esto. Cuando haces entrenamiento cardiovascular, trabajas en la capacidad de tu corazón para bombear más sangre y en que tus pulmones se hagan más eficientes. Y eso pasa con cualquier entrenamiento FUERTE. Si estás levantando pesas te vas a fijar que en un principio ese esfuerzo de levantar mancuernas o hacer un swing de kettlebells disparaba tus pulsaciones y con el tiempo verás que ya tus pulsaciones no son tan saltarinas como solían ser. Lo ideal es que tengas un monitor cardiaco para llevar el control de tus pulsaciones con cada ejercicio cada semana.
La vida se hace más liviana: Y aquí no hablamos que las deudas o problemas que tengas con tu pareja van a desaparecer. Lo que quiero decir con esto es que si bien cuando estás frente a las pesas te puedes sentir intimidada por su peso, y piensas "yo no puedo levantar eso", pero cuando estás en la calle, te das cuenta que puedes llevar esas bolsas del mercado con más facilidad, puedes subir las escaleras sin sentirte que te desmayas y ya no tienes que pedir ayuda a nadie para mover los muebles. Entonces eso no es hacerse más fuerte?
No estás cansado todo el día: Aunque suene paradójico esta es la verdad, el hacer ejercicios te da energía. La liberación de endorfinas cuando haces una actividad física es una de las razones, esas hormonas del placer las liberas cuando comes chocolate, o cuando andas en "aquello" (#youknowwhatImean) pero también por la misma razón de volver tu capacidad cardiopulmonar más fuerte, por hacer que los pesos diarios sean más livianos, puedes hacer más en el día sin sentirte que te pasó un camión por encima. Claro que aquí también tiene que ver el hacer elecciones de comida que te den y no te resten bienestar pero hasta eso lo puedes manejar mejor. Porque la verdad es esta: estar en forma de verdad puede mejorar tu vida.


Claro que tener una talla menos de pantalón y verse de lujo es la cerecita del helado. El sentirse bien, ser fuerte y estar feliz son esos beneficios que llevas dentro y que de verdad, no tienen precio.

Foto de http://blog.execboardinasia.com/wp-content/uploads/2014/01/fashion-photography-stronger-Favim.com-3015602.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario