lunes, 22 de septiembre de 2014

Empieza la primavera....


Después de varios días de relax y relajo (porque una cosa es el descanso y otra la mala costumbre) decidí "montarme en los papeles". Es decir, en mi lenguaje, realizar cambios para poder avanzar. Llega la primavera aquí en Chile y si, me parece que es el momento perfecto para apretar las tuercas.

La verdad es que es muy fácil caer en la zona de comodidad. Ese lugar donde a pesar de seguir comiendo bien y hacer ejercicios, te das muchas licencias, comes "un poquito de esto, un poquito de lo otro" y te estancas. Y si, yo creo que el fitness no es dieta, no es tener que comer súper estructurado todo el tiempo y que a cada quien le funciona su método. Yo reconozco que el que mejor me funciona energéticamente es comer sano, y darme mis escapes, no todos los días. Esto siempre termina por dejarme cansada y por supuesto, nada de avances (si hablamos a nivel corporal). Y si, a mi me encanta comerme una galleta con mi café con leche después del almuerzo, mis cervezas el fin de semana, y sanduchitos en el desayuno del sábado. Pero como conozco mi cuerpo, sé que tengo que hacer ajustes.

Y cuando me refiero al ejercicio, que es una actividad que disfruto, también es facilísimo hacer justamente lo que disfrutas demasiado. Esas rutinas que ya te conoces y a pesar que sientas que estás haciendo esfuerzo, tu cuerpo ya esta tan acostumbrado a ellas que es tan natural como caminar. Porque es así, a lo bueno, nos acostumbramos.

Entonces, mi plan que es sencillo va así:
Comida: A mí me encanta comer varias comidas al día. Seis contando lo que me como antes de hacer ejercicio. Esto me mantiene despierta, con mis niveles de energía súper duper finos (porque no tengo muchas fluctuaciones de azúcar en la sangre) y además, soy medio vaca y me da felicidad comer. Mil puntos. Lo que voy a hacer es comer unos días altos en carbos y otros bajos, y ese día como más grasa, no mucha pero si un poquito más. Y cuando digo carbos me refiero a los carbohidratos almidonados. Los días "altos" hago cuatro comidas con carbos (Es decir, todas menos la cena y el pre) y los días bajos le meto carbos a dos comidas (Desayuno y almuerzo). En todos los días como súper vegetales, moderado en grasas (Así sean buenas) y con protes. Y soy feliz porque como mucho. Siempre planifico para que el sábado sea uno de los días "altos" en carbos porque me disfruto una super comida libre. Suplementos? El Whey protein que me tomo antes de hacer ejercicio. Lo demás es agua y una taza de té verde en la merienda. Más nada. Ah, puede que un poco de psyllium para el número dos pero vamos a ver como va eso...


Ps NO coloco las porciones porque esto está diseñado para mi cuerpo, mi nivel de ejercicios, mi pelo, uñas y pestañas. No puedes estar imitando "dietas" de otras personas. 
Ps 2: Las otras grasas buenas están en el aceite de oliva para las ensaladas, que si, es grasa y si, es buena.


Ejercicio: A mí ME ENCANTAN los circuitos, pero lo que pasa es que los amo demasiado y llevaba un buen tiempo entrenando de esa manera. Los hacía contra reloj (mayor número de repeticiones por un periodo de tiempo, descanso y cambio de ejercicio) y veía alguna cosa divertidísima en la TV. Luego hacia cardio (un tiempo estuve haciendo cardio full intensidad  y luego lo cambie a cardio baja intensidad) y felicidad total. Ahora voy a hacer un "split" tradicional donde entreno por grupo muscular, pero igual le voy a meter un circuito de kettlebells, no por junkie sino porque no puedo hacer un día de piernas (estoy recuperándome de una lesioncita y no le puedo poner carga en las piernas). Eso tendría un mejor arreglo trabajando con un fisioterapeuta deportivo pero ahora no se puede. Me sale dejar tranquilas las piernas. Y de cardio voy a hacer tres días alta intensidad y dos días bajo intensidad. Sigue siendo felicidad total y hoy hice pecho y tríceps y ya me duele todo. Un éxito.



Ahora esto lo veo como un sufrimiento? No. A muchos les suena como "tu estas en drogas" pero la verdad es que yo adoro un plato de avena, brócoli horneado, pollo con vegetales y coliflor con tomates en la noche. Soy feliz así. Me disfruto mi comida libre? Heck yes! Y cuando estoy dedicada mi cuerpo reacciona like a sharm con esa comidita.

No siento que me privo de cosas cuando corto el pedazo de queso amarillo divino que me comía todas las noches, o las birritas desde el viernes... Porque llega un punto que tu cuerpo te habla. Se medio queja. Y ahí la mente dice "bueno sí, es hora señora". Y todo entra de manera perfecta.


Y esto es lo que me funciona a mí y claro, es lo que recomiendo. Y lo divertido del fitness es que hay mil y una manera. Todo el mundo abogará por la suya. Yo pienso que la mía me gusta AHORA. Dentro de dos años, quizás estoy en otra cosa. Pero cuando te metas de lleno en un plan, busca algo que te guste. Así vas a disfrutar más el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario