lunes, 25 de agosto de 2014

Cuando tu dieta no funciona (y no hablo de perder peso)

Ok vamos a pensar que estas a "dieta". Pero no te estás sintiendo como de mil puntos. Claro, cualquier cambio de alimentación puede que te haga sentir distinto. Porque la dieta es la manera en que comemos todos los días y lo que varía es la manera en que comemos. Y ponle, comías alto en grasa y decidiste "comer más sanito" para quitarte ese rollito que tanto te molesta en el pantalón. Eso es totalmente comprensible y buenísimo pues. Y puede que tu dieta esté funcionando buenísimo para eso. Pero, cómo saber si esto no está funcionando para tu salud en general? Cómo sabes que esos cambios que hiciste fueron beneficiosos para tu cuerpo?

Aquí te damos las señales de que tu dieta necesita un "extreme makeover":

Te sientes cansadísimo: Si estas comiendo mejor y haciendo ejercicio, deberías sentirte lleno de energía! Pero muchas personas en su esfuerzo porque las cosas pasen realmente rápido (necesito ponerme ese pantalón este fin de semana) hacen cambios de alimentación súper estrictos, locos y radicales que pueden ser los causantes de tu bajón de energía. Si te quitas un nutriente completo, digamos todos los carbohidratos, dietas veganas muy estrictas, puede que tu energía se vea mermada.

Tu cabello está más delgado: Eso si es el colmo pero pasa. Cuando lo que adelgaza en tu cuerpo es el pelo, es una clara señal que las cosas no están funcionando como deberían. Esto puede ser resultado de poca ingesta de vitamina D que muchos encuentran en la leche o en en los rayos del sol. Pero si por cuestiones alimenticias te privas de lo primero y por cualquier otra razon te privas de lo segundo (El sol) quizás sería hora de preguntarle a tu nutricionista si puedes tomar un suplemento de vitamina D.

Uñas muy planas: Este tipo de uña puede ser un signo de falta de hierro que se puede confirmar si te sientes muy cansado y más después de hacer tu rutina de ejercicio. Obviamente la mejor manera de asegurarse que uno tenga una deficiencia de hierro es haciéndose un examen de sangre y para contraatacar, comer alimentos como frijoles blancos, espinaca, atún, huevos e hígado de pollo (paso pero si te gusta, gózalo!)



Tus heridas no se curan: Pasa con la edad, y pasa con la dieta (También pasa en TNT, je je je chiste de TV adicta). En cualquier caso, si nunca tuviste problemas de cicatrización y de repente empiezas a sentir que tus heridas no sanan como lo solían, puede que sea alguna deficiencia de vitamina D y calcio. En varios reportes también se ha encontrado información referente a falta de Zinc, que normalmente encontramos en comidas como ostras, carne, frijones y merey/castañas de cajú.


Con info
http://www.shape.com/healthy-eating/diet-tips/8-signs-your-diet-needs-makeover

Fotos
http://www.wordofgodtoday.com/wp-content/uploads/2012/07/Tired.jpg
http://img2.timeinc.net/health/images/slides/woman-thin-hair-400x400.jpg
http://1.bp.blogspot.com/-q-QMXa9xXH0/UXax27ar7VI/AAAAAAAAFVA/KKxYHtAl40s/s1600/how-to-help-when-more-than-your-help-is-needed.jpg

http://pad1.whstatic.com/images/thumb/1/1a/Look-After-Your-Nails-Step-3.jpg/670px-Look-After-Your-Nails-Step-3.jpg

1 comentario:

  1. tienes mucha razón: hay que valorar cómo nos hace sentir nuestra alimentación y cómo nos sentimos por encima de perder peso. Bajar al costa de convertirse en un fantasma andante no vale la pena.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar