lunes, 21 de julio de 2014

Haces todo bien y de repente... Sube la balanza!

Esto le seguro le ha pasado a más de uno: se meten en una dieta y programa de ejercicios; ropa lista para la batalla; zapatos de goma nuevecitos; nevera digna de un participante de The Biggest Loser (pero que coma); Ipod listo con canciones de "ejercicio"; horarios cuadrados; ánimos listos. La primera semana te sientes como de 10mil puntos, todo un ninja. Vas y te pesas y "tah..dah..." LA ESCALA SUBÍO UNAS LIBRAS. Por supuesto que después de eso lo único que puedes pensar es qué carrizo está mal.

La verdad es esta: Nada. Aunque te sientas totalmente descorazonado, no debes preocuparte. Para algunas personas que empiezan una rutina dura de ejercicios es normal que la balanza aumente en números un poquito al principio y aquí te cuento por qué.

La clave aquí es entender que la escala puede aumentar, pero eso no significa un aumento de peso (grasa de más quiero decir). Y eso no es el cuento de que el músculo pesa más que la grasa. Primero no es así. El músculo y la grasa pesan lo mismo, lo que pasa es que el primero ocupa menos espacio. Y segundo, en una semana es poco probable que hayas ganado libras de músculo. No es por descorazonar a nadie, pero el músculo es difícil de ganar.

Cuando empiezas un programa de ejercicios, es normal que sientas esa molestia en el cuerpo, ese dolorcillo que te indica que te moviste, que despertaste algunos músculos que al parecer estaban dormidos. Mientras más "raro" o diferente sea ese programa de ejercicios (levantar pesas por primera vez en tu vida por ejemplo), más dolor en tu cuerpo. Ese dolor que aparece de 24 a 48 horas después de una sesión de ejercicio en las primeras semanas de un nuevo programa, es tu cuerpo tratando de proteger y defender el tejido atacado. Este dolor se llama DOMS por sus siglas en ingles (delayed-onset muscle soreness) o dolor muscular tardío en español.

Este dolor es causado por la ruptura microscópica de tejido muscular. Cuando esto pasa, tu cuerpo protege el tejido, este se inflama y se vuelve un poco doloroso por la retención de líquidos. Esta retención de líquidos puede resulte en un aumento } de de 3 a 4 libras las primeras semanas del nuevo programa. Pero es eso, retención de líquido a nivel muscular. Pero no es necesario que te duelan los músculos para que estos se inflamen. Así no te sientas que te paso un camión por encima, puedes experimentar la inflamación de los tejidos musculares y la retención de líquido.

Claro, esto puede ser una de las razones por las que las personas digan: nada, renuncio. Si después de hacer ejercicios y dieta, que requiere gran esfuerzo, el resultado es dolor y aumento en la balanza, muchos sentirán que esto simplemente no vale la pena. Cierto?

La verdad es que a todo el mundo le puede pasar eso, y más cuando el programa de ejercicios que empiezan es exigente y mucho más si los varían con cierta frecuencia (Cosa totalmente recomendada para lograr avances a nivel de desarrollo muscular). Y como todo en la vida la clave está en no abandonar. Esto no es un "bache" más, es una medida de protección de tu cuerpo, pero no es pero es que ni de cerca el fin de la pelea, es de hecho el comienzo de los frutos que va a dar tu esfuerzo.

Foto de http://www.myvmc.com/wp-content/

Con info de http://www.sparkpeople.com/blog/blog.asp?post=why_the_scale_goes_up_when_you_start_a_new_workout_plan

No hay comentarios:

Publicar un comentario