martes, 17 de junio de 2014

Perder peso en el verano


Ayer les conté sobre las razones por las que engordamos en invierno y qué hacer para controlar que la grasita se quede pegada a nuestro cuerpo. Créanme, yo se que fácil no es controlar las ganas de comer algo calentito y reconfortante cuando el frio ataca. Pero con dedicación si se puede.

Ahora vámonos para el otro lado del espectro. Si hablamos de ganar peso en invierno, la verdad es que perder peso se nos puede hacer mucho más fácil en verano. Y si, algunos podemos ganar algunos kilitos de más, pero la verdad es que es más por mala costumbre que por que no podamos soltar los kilos.
Aquí les cuento por qué es más fácil perder peso en verano:

El clima puede entusiasmarte a mantenerte activo: Claro que quizás piensas que con ese calorón no quieras moverte, pero la verdad es que el sol brillante y la temperatura alta puede hacerte querer mover mucho más que cuando no sale el sol. Puedes hacer ejercicio temprano en la mañana con una luz agradable o al final de la noche cuando se está ocultando el sol. Lo que tienes que evitar es hacer ejercicio al medio día o a las horas más calientes para evitar un golpe de calor, si haces ejercicio en la calle.
Estarás menos propenso a atracones de comida por "tristeza": La verdad es que a muchos el clima frio les da como un despecho, como una nostalgia. Y es que la verdad es que la falta de sol para muchos significa cierto tipo de depresión, llamado depresión de invierno. Y estas depresiones muchas veces llevan a las personas a comer demás en los meses fríos. Así que puedes aprovechar la luz del sol para controlar más tus ansias de comidas con carbohidratos y tratar de hacer elecciones más inteligentes estando con la mente en claro.
El calor puede ayudarte a reprimir tu apetito: Claro que quizás querrás un poco más de helado o alguna cerveza fría a cualquier hora del día, pero la verdad es que tu apetito puedes controlarlo cuando la temperatura sube. En un estudio del 2013 se concluyó que las personas que hicieron ejercicio en temperaturas altas, comieron menos que las personas que hicieron ejercicio en temperaturas más bajas. Así que si en tu gimnasio le suben a al aire acondicionado, pídeles que le bajen dos.
Muestras más piel: Quizás esto te suena muy superficial pero es la verdad, en verano mostramos más la piel. El pensar en ponerse el bikini para ir a la playa o andar con shorts y camisas sin mangas por la calle pueden darte más motivación para perder peso, mantenerte o moldear tus músculos.

Claro que en todo esto hay mucho juego mental. No es que inmediatamente el invierno te haga engordar o el verano te haga adelgazar, hay mucho de lo que tú quieras hacer en realidad. En invierno tienes que seguir moviéndote, pero debes estar atento a cualquier resfrío y cambio de temperatura. Mientras que en verano tienes que tener cuidado de no deshidratarte. Todo queda en ti y en las ganas que tengas de lograr tus metas.


Foto de http://www.theskinnyonhealth.com/wp-content/uploads/2013/06/morning-exercise-3.jpg

Con info de http://www.womenshealthmag.com/weight-loss/summer-weight-loss

No hay comentarios:

Publicar un comentario