lunes, 16 de junio de 2014

Los kilos de invierno


En invierno engordamos, no todo el mundo, pero si muchas personas. En otras partes del mundo, el invierno a es asociado a las fechas de fiestas como el día de acción de gracias y navidades. Pero si sacamos el factor "fiestas" de la ecuación, por qué a las personas que vivimos en invierno como en el sur nos cuesta perder peso o ganamos unos kilos de más?

En invierno hay un aumento en los niveles de melatonina, la hormona que le da la señal a tu cuerpo de que es hora de dormir y se activa por la oscuridad. Como invierno significa menos horas de luz, la melatonina aumenta.

En verano y primavera los niveles de esta hormona bajan mientras que suben en invierno y otoño. Y la melatonina también puede afectar tu apetito.

También la baja exposición a la vitamina D, que tomamos del sol, juega parte en esta ecuación. La falta de vitamina D reduce la capacidad de desglose de las grasas y activa la capacidad del cuerpo de acumular grasa, así que las calorías que consumes se guardan como depósitos de grasa en vez de ser usados como energía.
Nos provocan comidas altas en calorías porque era lo que nuestros ancestros hacían. En épocas antiguas, el invierno significaba nevadas y la poca posibilidad de salir a cazar animales o buscar alimento. Así que era mejor comer comidas altas en calorías (grasas de los animales) para mantener el cuerpo caliente. Pero ahora no necesitamos salir a cazar y podemos mantenernos calientes de diversas formas. Pero nuestra mente se dirige directamente a galletas, chocolate caliente, pastas y no a lechugas y pepinos.

Pero todo esto no es una carta abierta a que te llenes de kilos en invierno, porque si, a pesar de lo difícil que puede ser hacer elecciones "dietéticas", la decisión está en ti. Y estos son mis tips para que el invierno no signifique 20 kilos de más:
Come vegetales, calientes: Brócoli horneado, coliflor calentito, zapallo, judías verdes (vainitas) berenjenas, acelga. Hay muchos vegetales que puedes comer calientes  y que además por su composición fibrosa te llenan más que los de composición más acuosa como la lechuga.
Toma té: Te puede parecer aburridísimo pero desde que vivo en el sur, el té se volvió uno de mis mejores amigos. Y lo bueno es que hay muchas versiones y sabores así que ponte a jugar con eso.
Toma cacao caliente: No hablo de chocolate caliente, hablo de agarrar una taza de agua caliente, ponerle una cucharada de cacao sin azúcar y listo (edulcorante al gusto)
Haz ejercicio: Ok, no me digas "tu lo que estas es loca" pero el moverte genera calor. Te va a costar? Pues claro. Pero igual tienes que hacerlo y si, vas a ver que te sentirás mejor.
No olvides tus grasas buenas: No te pases de la porción pero las grasas buenas te van a dar sensación de saciedad, ya vas a ver.


Mañana les cuento la contra parte te esto, por qué es más fácil perder peso en verano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario