lunes, 9 de junio de 2014

Grasa!


La grasa corporal es un tema que nombramos, que pensamos, que vivimos y que por supuesto, sufrimos. Si bien es esencial para nuestra vida (si, necesitamos grasa para vivir) pensamos en ella como algo mas malo que el diablo. Pero la verdad es que además de tener su función en nuestro cuerpo, la grasa que acumulamos es distinta, y no porque uno sea alto y el otro más bajito:
La grasa viene en diferentes colores: Quizás el color que te viene a la mente es "color feo" pero va un poco más allá de eso. La grasa es blanca, marrón y beige. La grasa blanca es la que más nos viene a la mente como grasa, es la más inútil, la que hace que la ropa nos quede apretada y no tiene mucha función metabólica. Se guarda como "energía para más tarde" y eso es todo. La grasa marrón efectivamente es más oscura porque tiene más sangre y efectivamente quemar calorías en vez de guardarlas (lo que hace la blanca). Lo que pasa es que sólo algunos animales la pueden activar para generar calor en el cuerpo. Nosotros tenemos muy poquito de este tipo de grasa como para mantenernos calientes. El tercer tipo de grasa es beige porque está entre la blanca y la marrón. Es decir, guarda calorías pero tiene la capacidad de quemarlas también y las investigaciones están apuntando hacia cómo cambiar la grasa blanca más hacia este lado, a través de dieta, ejercicio o suplementos. 
La grasa de tu trasero es mejor quela de tu barriga: Así odies el tamaño de tu trasero y pienses que todo lo que comes se te va para "allá", es hora que mires esta grasita con el respeto que se merece. La grasa abdominal, también conocida como grasa visceral, responde mucho más a la hormona del estrés, cortisol, así que cuando estás en una etapa de estrés, seguramente ahí acumularás mucho más. Es una grasa mas inflamatoria y puede crear sus propios químicos inflamatorios. Estos químicos pueden viajar a tu cerebro haciéndote sentir cansado y con hambre, lo que te hace más propenso a comer comida chatarra y no hacer las elecciones correctas, y consumes más calorías y el circulo vicioso. Lo bueno es que los ácidos grasos omega 3 y los probióticos pueden ayudarte a combatir esta inflamación.
Primero tu quemas calorías, y luego quemas grasas: Siempre que vamos al gym o simplemente sudamos como locos haciendo ejercicio pensamos en estar quemando grasas. Pero primero que quemar "grasa" tu cuerpo quema calorías, que vienen de los carbohidratos acumulados (glicógeno y azúcar en la sangre) o de la grasa corporal acumulada. Mientras más calorías quemes, mayor es el déficit de calorías y perderás más grasa.
La grasa afecta tu ánimo: Claro que te puedes poner de mal humor cuando te paras en la mañana y esa balanza se mueve en la dirección no correcta. Pero la verdad es que el tener más grasa acumulada en la zona del abdomen (Que activa el ciclo inflamación/cortisol) y hay estudios que ligan esto a varios desordenes del ánimo como la bipolaridad. Y si estás ene l ciclo de estrés, ganar peso, estrés puede que tu ánimo decaiga durante ese periodo.
Las personas delgadas también tienen celulitis: La gente piensa que la celulitis es solo de personas con sobre peso, y no es así. Hasta la persona más fit puede tener celulitis. La celulitis se crea cuando la grasa se las arregla para abrirse camino a través de pequeños agujeros en el tejido conectivo, la densa red de fibras entrelazadas justo debajo de la piel. Un tejido conectivo fuerte y saludable forma una red más estrecha de fibras entrelazadas, evitando que la grasa presione su camino. Tejido débil, por otra parte, hace que la grasa presione más fácilmente y permite que se formen pequeñas bolsas de grasa en el camino. El formar músculo y perder grasa puede ayudar a miniminzar la apariencia de la celulitis.




Con info de http://www.shape.com/weight-loss/weight-loss-strategies/5-things-you-dont-know-about-body-fat/slide/5
Imagen de http://dawnsdailychocolate.blogspot.com/2012/01/body-fat-goals.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario