martes, 13 de mayo de 2014

Estrés, hormonas y fatiga adrenal




Muchas veces cuando les hablo del café les digo que es bueno, pero poquito. Que los excesos son malos y que esto sólo termina por hacerle daño a tu cuerpo. Como amantes del café hay muchos en el mundo, más de uno se siente dolido si le digo "ojo con la cafeína". Pero aquí les explico sobre lo que hablo.

Vivimos continuamente estresados, trabajo, familia, amigos, tráfico y también la dieta y ejercicios puede estresar tu cuerpo. Y si bien el estrés puede hacerle más daño a tu cuerpo que el salitre al metal, aquí les hablo de cómo afecta en tu pérdida de peso.

Todos tenemos unas glandulitas divertidas llamadas glándulas suprarrenales (que están ubicadas encima de los riñones) que segregan dos hormonas llamadas adrenalina y cortisol. Estas hormonas son necesarias para el cuerpo, son las hormonas que nos alertan de los peligros. En tiempos remotos de la humanidad, ellas nos avisaban cuando, por ejemplo, venía a comernos un tigre y nos ponía en estado de alerta. Ya gracias a Dios no hay tigres ni mamuts ni vaya usted a saber qué animal suelto por la calle que nos ataque, pero ellas siguen funcionando como "alertas", por ejemplo, cuando vamos en el auto y debemos frenar para no chocar.

Estas hormonas actúan así:
La adrenalina nos da el impulso necesario para enfrentar el peligro, es el rush de energía que sentimos cuando hay algo que no va bien.

El cortisol se ocupa de hacer que esa respuesta del cuerpo se ejecute durante todo el tiempo que dure la situación amenazante. Deja el cuerpo “en alerta“, preparado para reaccionar lo más rápido posible.

Estas son las funciones que necesitamos, porque nuestro cuerpo debe reaccionar a situaciones de alerta. Pero después que pasa la situación "amenazante", nuestro cuerpo vuelve a su estado natural y seguimos espabilados y felices de la vida.

El problema viene cuando dejamos el botón de alarma prendido, y estas hormonas se segregan todo el tiempo. La segregación continua de estas hormonas nos puede llevar al estrés crónico y a la fatiga adrenal. Esta se produce por ese funcionamiento maluco de las glándulas suprarrenales. Este mal funcionamiento tiene muchos signos físicos como fatiga, flojera muscular, síntomas de depresión, lentitud, hiperventilación, mala cicatrización, falta de apetito sexual y aumento de las reacciones alérgicas. Y cuando hablamos de niveles altos de cortisol, la cosa se complica para la pérdida de peso. Si estás viviendo una vida particularmente estresante (básicamente, como la de todo el mundo), tu cuerpo segregará mas cortisol, que probablemente estimule la acumulación de grasa en el abdomen inferior.

Como el cortisol es una hormona de "estrés", ella favorece la movilización de carbohidratos y grasa para energía rápida. Una vez que el estrés se ha superado, el cortisol se mantiene para ayudar a regresar el cuerpo a su estado normal, para esto, aumenta el apetito como un mecanismo para reponer lo que se gastó cuando se dio la respuesta de lucha o huida, también estimula la acumulación de grasa para recuperar las reservas perdidas. Las células de grasa abdominal son más sensibles a los receptores de las hormonas de estrés en comparación con células en otros lugares del cuerpo. Acumular grasa cercana al hígado tiene lógica porque puede ser utilizada rápidamente para energía en momentos de emergencia.

El café estimula la producción de adrenalina, lo cual puede ser beneficioso en circunstancias normales, pero con algún grado de fatiga adrenal, este estrés adicional puede ser contraproducente. Y si bien una taza de café puede traer muchos beneficios, el exceso de cafeína y de estimulantes (que pueden venir en sodas, bebidas y quemadores de grasa) pueden ser ingredientes que se sumen de manera negativa a sobrestimular tus glándulas.

Pero toda esta historia de terror tiene solución, como todo en la vida.

Primero, no  debes auto diagnosticarte con tener fatiga suprarrenal por sólo leer este artículo. Para saberlo, debes ir al médico para que te mande los exámenes de sangre que corresponden.

Lo que si puedes hacer para no poner en sobre carga a tus glándulas, es lo siguiente:
Aliméntate bien. Para mantener las glándulas suprarrenales en funcionamiento come una dieta sana y evita comer alimentos químicamente procesados que carezcan de valor nutritivo. Comer nueces también es una buena manera de mantener las glándulas en correcto estado.
Los complejos de vitamina B son fantásticos para reducir el estrés. El magnesio es otro buen suplemento para el alivio del estrés.
Cuidado con las bebidas con cafeína. Consumir demasiada cafeína es una manera asegurada de estresar a las glándulas. En su lugar, prueba beber té o café que no contenga cafeína.
Una buena noche de descanso hace maravillas para ayudar a relajarte.

Foto de http://es.sott.net/article/10504-Eiriu-Eolas-Expansion-del-conocimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario