lunes, 28 de abril de 2014

No digas nunca, pero di "No gracias" a estas comidas...





Cuando quieres perder peso, más que no comer, es dejar de comer ciertas cosas. Y ojo, dejarlas no para siempre, porque yo no creo en absolutos. Si bien yo no soy proclive a que la gente coma azúcar y harinas refinadas, creo que es muy radical decir "nunca". No sabes cuándo te invitan a una fiesta y te quieres comer un pedacito de torta, cierto? 

Pero si hay comidas súper procesadas que puedes disminuir al máximo su consumo y que te aseguro te traerá resultados buenísimos no sólo para la pérdida de peso, sino para tu salud en general. Aqunque si hay un par de ellas que si puedes decir bye bye y no te perderás de nada en la vida:

Pan blanco: Es pura harina refinada, que se traduce en azúcar, que se traduce en más insulina en tu torrente sanguíneo, que se traduce en más grasa. Además que el pan blanco es amor de adolecente en vacaciones de verano cuando hablamos de sentirte satisfecho: dura poquitísimo. Lo mejor que puedes hacer es cambiarte de una vez al pan integral y que ese sea el pan que se coma siempre en tu casa. Deja el pan blanco para aquellos momentos en que tú no tienes la opción de elegir.
Cereal de caja: Otra de esas comidas que parecen sanas y terminan siendo un golpe de azúcar para tu cuerpo con poco valor nutritivo. Claro que en la caja vas a encontrar anuncios como "con vitaminas, fibra, magia y diversión" pero si volteas la caja y tiene azúcar, pues adiós luz que te apagaste. La avena además que te hará sentir más lleno, es versátil y muy económica.
Arroz blanco: El arroz blanco es un grano al que le quitaron todos los nutrientes. Es básicamente comer anime pero con calorías. Como se absorbe rápido, está en la lista de los que te dan un pico de azúcar en la sangre y segregación de insulina. Grasita para tu barriga.
Mantequilla de maní baja en grasas: Si bien las mantequillas de maní industriales pueden tener algunas hasta grasas hidrogenadas, muchas ya se saltan esa categoría. Pero como lo "fat free" vende, ese tipo de mantequilla de maní le hace ojitos al consumidor que quiera cuidar su cintura. La realidad es que esas mantequillas de maní tienen más azúcar, un agregado industrial que compensa la falta de sabor cuando se le quita la grasa. Si puedes hacer tu mantequilla de maní sería lo ideal, si no, trata de comprar la que diga "natural" o en el peor de los casos, la más tradicional de todas.
Sopa en lata: Aquí no medimos el azúcar (Que seguro lo tiene) sino el sodio. El número que debes buscar es 350 mg de sodio. Estas sopas tienen hasta más de 800. Agarra pues. Y todo ese "extra" es ticket que te estás comprando para subir tu presión arterial.
Barras de cereales: Esto es así, si quieren comer dulce, cómanse una fruta, y si lo que quieren es más azúcar, pues coman un chocolate. Porque la verdad es que estas barras son azúcar pura disfrazada de "comida sana".


Foto tomada de http://www.cyclicx.com/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario