jueves, 17 de abril de 2014

Haz tu plan, YA




Yo creo que el 98 por ciento de las personas que conozco tiene uno o dos (o más) kilos que quiere perder, el otro 2% o son bebes o son de esa gente maluca que dice "ahh es que yo adelgazo tanto" (nadie necesita amigos como esos)

Pero claro, uno quiere "la papa pelada", es decir, el plan completo. Porque por más que pienses hay que comer sano y hacer ejercicio, necesitas un plan de acción real para que esos dos kilitos (o tres, o cuatro, o 10) de más se conviertan en "que bien que me queda este pantalón y tengo más fuerza que un león".

Toma medidas y fotos del punto de donde empezaste: Porque por más que tengamos esa loca sensación de que debemos pesarnos todos los días, la verdad es que no tenemos que hacerlo. Y si, el cambio se puede ver en tu ropa y en tus medidas. Y ese es un cambio real, no un cambio de agua que pierde tu cuerpo.
Si hay comida, probablemente la vas a comer: Eso aplica para lo malo y para lo bueno. Es decir, si tienes chips, chocolates, dulces, tortas, etc en tu despensa, por supuesto que eso es lo que vas a atacar cuando el hambre te fastidie. Si no lo tienes, y lo que tienes es comida sana y que te ayude a quemar grasa, pues es eso lo que vas a monchar. Es así de simple esa matemática.
Anota una meta realista y una fecha: La meta es donde quieres llegar, lo realista es porque tienes que medir el esfuerzo y tiempo que le vas a dedicar. Siempre digo, si sólo tienen 20 min del día para hacer ejercicio, pues buenísimo, háganlo. Pero no pueden pensar que en dos meses van a perder 10 kilos de grasa y van a salir directo a un concurso. Sean realistas, pónganle fecha y trabajen en pro de su meta.
Dile a tus amigos: Es un arma de doble filo, siempre tendrás el saboteador, pero también el que te apoye. Pero esto demuestra tu compromiso contigo, que es tan duro que no te importa lo que las demás personas te digan. Nunca sabes si hay alguno que se meta en el camino del bien contigo.
Toma acción: Es decir, todo este plan se ve bonito en papel. Pero si no haces tú tarea, se queda en eso. En un plan bonito en papel. Busca tu esquema de comidas, no te pongas a comer "sano" pero sin medir. Haz un horario de ejercicios, planifica tus entrenamientos y hasta tu comida libre. Si haces lo que de verdad te corresponde, vas a ver que los cambios llegan, en serio.



Foto tomada de http://www.sosfitness.co.uk/news/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario