miércoles, 19 de marzo de 2014

Cómo evitar comer en exceso




Todos hemos pasado por eso. Esa sensación de "barril sin fondo" que puede empezar con una simple galletita, hasta que termina con el envase completo. Y ojo, también pasa con la comida saludable. Porque la comida saludable, es igual eso, comida. Y en cualquier momento de nuestras vidas puede que pasemos un instante de voracidad que nos hace difícil controlarnos.

Y quizás hábitos de tu dieta que ves de lo más inocentes, son los que te están llevando a comer de más y no parar. Chequea aquí eso:
Te saltas el desayuno: Muchas personas lo hacen por falta de tiempo, otras porque tienen esa idea de comer poco y perder peso. La verdad es que quitarse una comida sólo te llevará a comer más en la siguiente o ni siquiera llegar a esa comida siguiente y atacar la primera fuente de dulces, carbohidratos simples o todo lo que le parezca a tu cuerpo/cerebro "energía" que debes reponer.
Comes frente a una pantalla: Puede ser la TV, como puede ser la computadora, o el teléfono. Lo que causa esta distracción es que no te concentres en lo que tienes en tu plato, sino lo que ves en la pantalla. Puedes comer más rápido de lo normal lo que hará que tu cerebro tenga tiempo de aceptar la señal de que está satisfecho y te lleva a comer de más. Si sientes que te desbocas cuando comes, apaga la TV.
No comes por porciones: Comer por porciones es una buena manera de controlar lo que comes. Porque te sirves exactamente lo que debes comer, y no dejas nada a la técnica del "ojo por ciento" que siempre termina por favorecerte sólo a ti.
Confundes hambre y sed: La verdad es que no nos hidratamos como debemos. Decimos que lo hacemos, pero dejamos de lado grandes cantidades de líquido que debemos estar consumiendo. La próxima vez que tengas hambre, toma agua. Y esta técnica funciona perfecto cuando tienes el plato al frente: cuando vayas a hacer alguna de tus comidas, toma un vaso de agua, y al terminar, toma otro. Esto evitará que comas en exceso.
Tus platos son muy grandes: Eso es como tener una cartera enorme y llenarla sólo con un labial. Mientras más grande sea, más cosas le vamos a poner. Y pasa igual con la comida. Por eso comer en platos chiquitos te ayuda a controlar la comida que pones en el y por ende, la que va a tu boca.
Te prohíbes todo: Una cosa es controlar ciertos alimentos, sobre todo si estás perdiendo peso, y otros quitártelos para siempre. No puedes decir que NUNCA MÁS probarás la harina blanca porque eso te puede llevar justamente a comer más, digamos pan, en un ataque de ansias. Lo mejor que puedes hacer es dejar espacio para darte tus gustos, digamos una vez a la semana.
No haces meriendas: Para las personas que comen en exceso el hacer pequeñas comidas funciona muy bien a la hora de controlar las cantidades. Si haces dos meriendas mas tus tres comidas habituales (medidas con porciones) cada tres horas, es menos probable que te des atracones durante el día.



Foto tomada de http://www.health.com/health/gallery/0,,20366671_2,00.html

1 comentario:

  1. muy buenos los consejos me parecen muy acertados...!!

    ResponderEliminar