martes, 18 de febrero de 2014

#Venezuela



En mi blog siempre hablo de lo que es mi visión del fitness y la vida sana. Digo "mi visión" porque en esto del fitness y el wellness, hay muchas escuelas, puntos de vista, tratamientos y manera de abordar los casos. El mío está basado en mi experiencia y conocimiento y sólo doy información sobre lo que se, y además, lo que he probado. Por eso hablo a mis anchas pero siempre recalco que mi punto de vista no es único, no es superior y en ningún caso, pretendo aleccionar a otros. Si aprenden pues muy contenta, si toman sólo la mitad, también. Y si de verdad difiere completamente de lo que esperan, pues hay otros lugares donde se sentirán más acordes con la información que se brinda.

Hoy quiero hablar de mi país, porque hay una gran marcha y una situación de movilización social que no se había visto en años. Pero está signada por el cierre de comunicaciones más grande que ha visto también esta nación, lo que hace que para el venezolano, tanto el que esté dentro como el que está afuera, la situación sea cuando menos, incierta. Y al igual que con mis ideas de fitness no pretendo hacer cátedra, así estén basadas en mis conocimientos. Con este post no pretendo ni dar lecciones ni hacer cambiar a nadie. Solo hacer MI reflexión y pedir el apoyo de mis seguidores.

Yo no he compartido el hashtag #SOSVenezuela porque si bien DEBEMOS informar sobre lo que pasa, ya que los medios tradicionales no lo hacen, creo que la salvación de nuestro país tiene que venir desde adentro. No hay postura internacional, no hay gobierno ni organización que no se mueva bajo sus intereses, sean económicos o estratégicos. No hay Capitan America, Ni Capitan Suramerica, ni Capitan OEA y dejemos la nombradera de la lista imaginaria del salón de la justicia. Nuestra salvación tiene que venir desde nosotros mismos y desde la inclusión.

Estos años han hecho una mella en la sociedad, o mejor dicho, una grieta y demasiado profunda. Ya no es AD vs Copey, ni Caracas Magallanes. No hay punto de encuentro y es eso lo que debemos buscar ahora si de verdad queremos un cambio. El seguir tratando al otro como distinto, nos aleja de un país donde podamos convivir. Y en un país se necesitan de todos los actores de la sociedad para poder crecer. Sean blancos o sean rojos. Porque todos conviven en la misma tierra.

Hoy de verdad sé que es un día importantísimo, y no sé cuál de mis técnicas anti-ansiedad me puede funcionar. Porque de lejos igual se siente. Y mi petición para los que me siguen, es esa, paz e inclusión. La empatía es el sentimiento más difícil de desarrollar y trabajar, nos cuesta demasiado ponernos en los zapatos del otro. Pero hoy debemos ponernos todos en los zapatos "criollos" y dejar las separaciones de lado. Eso sí sería un cambio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario