lunes, 17 de febrero de 2014

Cuando tu pareja no te apoya....




Cuando decidimos entrar en la "vida saludable" hay un factor importante a tomar en cuenta: el entorno. Y no hablo del ataque constante que vas a tener de tentaciones y olores cada vez que estás en la calle, sino tu círculo vital, digamos en este caso, tu pareja.
 
Que tu hayas decidido a dar el cambio no quiere decir que tu pareja también  por eso es que en estos casos, tus metas y objetivos tienen que estar más claros que el agua, y para cuando tengas dudas, pues sigue estos tips.

Toma control sobre tu comportamiento: Nadie te obliga a comer. Suena rudo pero es así. Si tu pareja quiere comer pizza cuando a ti te toca pollo y brócoli, pues no hay más. Te vas a tentar? Claro que sí, pero por eso mismo tienes que pensar en TUS objetivos y que estás haciendo esto por ti. Mientras más claro tengas esto, menos te costará decir NO.

Si te quieren sacar del carril: Una cosa es que coman a tu lado, pero si he visto casos donde simplemente quieren que la pareja caiga con ellos en el juego de "un poquito no te va a hacer mal", "esto no va a dañar tu esfuerzo" y pare usted de contar frases (des)motivadoras que se le pueden ocurrir en el momento. Esto es una prueba más para tu fuerza de voluntad. Y como a la fuerza de voluntad hay que darle una mano, no tengas miedo de preguntar a la otra persona por qué está haciendo eso. Pon tus ideas en alto, que de ese "conflicto" seguramente saldrás con la frente en alto.

Explica tus razones: Las parejas se sienten atacadas o dejadas de lado cuando uno quiere hacer un cambio en su estilo de vida porque no están interesados en cambiar su modo de vida. Tu deber no es "evangelizar" pero si poner en claro porque TU lo estás haciendo. Esto hará que tu pareja entienda desde dentro tu cambio, más allá de las simples elecciones a la hora de la cena.
Pídele apoyo: Como te dije, a la fuerza de voluntad hay que darle una manito. Y por eso, antes de armar batallas campales a la hora de la cena, involucra a tu media naranja en tu juego. Otra vez, no hablo de evangelizar, es pedir apoyo. Exponle tus miedos, por donde fallas, hacia dónde quieres llegar y cómo piensas hacerlo. De esa manera es más fácil evitar el saboteo.

Yo siempre digo, a cada quien le llega su hora y con el fitness es así. Si bien no puedes obligar a tu pareja a tomar las mismas desiciones que tu estes tomando, el explicarle porque lo haces hará el camino menos trillado. Y si, los buenos hábitos también se pegan. Quizas una noche de esta te sorprenda dejando la pizza y comiendo un plato un poco más saludable contigo, y mejor aún, disfrutándolo.


Con info de http://www.coachcalorie.com/how-to-eat-healthy-when-your-spouse-doesnt-want-to/
Foto de http://www.boston.com/lifestyle/health/articles/2011/03/17/dieting_is_tough_enough_without_adding_a_sabotaging_if_well_intentioned_spouse_to_the_mix/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario