miércoles, 5 de febrero de 2014

Comida chupa energía




Al igual que hay mucha comida que te deja alerta y contento sin meterte 10 dosis de cafeína, hay comidas que son como los Dementores de Harry Potter. Es decir, te chupan la energía. Y al contrario de estos personajes de ficción  que eran re feos, estas comiditas tienen buena pinta, así que es más difícil echarle la culpa a alguien que tiene cara de inocente no?

Pues lean aquí cuáles son los agresores del ánimo que te pueden atacar en cualquier momento "con su cara tan linda"

Pan: El pan es bueno, de hecho uno dice "es que este muchachito es más bueno que el pan" Verdad? Pero la verdad es que si comes mucho de este manjar, sobre todo de su versión blanca sin grano complejo, es una fuente de carbohidrato pura, que básicamente se traduce en azúcar en tu sangre. Esto hace que ella suba rapidísimo en tu torrente sanguíneo pero como alegría de tísico, se vaya ahí mismito. En un momento te vas a sentir súper lleno de energía y al momento siguiente, esta bajará completamente. Las versiones integrales o de grano entero no dan esos picos de azúcar en tu sangre.
Caramelos azucarados: Ellos te montan el cuento de darte energía cuando de verdad, te la quitan. Cuando los comes,  tus niveles de azúcar en la sangre se elevan. Sin embargo, tu cuerpo liberan insulina para palear ese subidon, y los niveles de azúcar en la sangre caen  rápidamente. ¿Cuál es el resultado? El bajón de las 4 de la tarde cuando aceptaste ese dulcito de tu compañero de trabajo (malvado!).
Comida frita: Debido a que los alimentos fritos son muy grasos, se necesita mucha más energía para realizar la digestión de los mismos. Además estamos hablando de doble trabajo, el trabajo que conlleva la digestión del alimento como tal (digamos, una porción de proteína) más el agregado de la grasa. Como resultado, comer pollo frito es una manera segura para drenar rápidamente tu cuerpo de energía.
Alcohol: Sabes esa sensación como de media relajación y ensueño que te da tomarte dos copitas de vino? Lo que pasa es que en realidad el alcohol ralentiza sistema nervioso central de su cuerpo. Esto hace que te sientas un poco agotado y tengas esa necesidad  imperiosa de "echarte a dormir". Por desgracia, el alcohol también puede conducir a insomnio, lo que significa que tu cuerpo no será capaz de recuperase y subir sus niveles de energía, Y si a eso le sumamos la deshidratación que viene con el consumo de alcohol, estas listo para tirar la toalla.

No digo que nunca en tu vida te comas alguno de estos alimentos, pero si tienen su lugar y momento. No son los mejores para consumir digamos en un almuerzo de trabajo o cuando tu día está lleno de actividades. Déjalos para tus días de descanso. Aunque el pollo frito si le puedes decir un adiós más prolongado.


Imagen tomada de http://www.timetocleanse.com/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario