jueves, 16 de enero de 2014

Cuatro pasos para mantenerte motivado



Quizás es muy temprano, quizás todavía andas en modo "beast" y tus metas están en la prioridad número 1 en tu lista. Y si es así, pues felicidades y espero que esto continúe. Pero si sientes que la cosa está bajando, que te estás desanimando, que tienes ganas de mandar todo para el diablo y echarte en el sofá con ese pote de helado que te dice "ven a mí", lee estos tips para que te mantengas motivado. Todavía queda mucha batalla que ganar, así que no decaigas!

Revisa tus metas (y qué tan realistas son): No estoy diciendo que proponerte perder 10 kilos es imposible, pero lo que sí es que es bien difícil hacerlo en una semana. O que si te bebías 5 sodas al día, cortes de una vez a cero soda, cero café y cero nada, pucha, debe ser duro. Y quizás en estos momentos estés que mates a alguien. Siempre digo, los cambios es mejor hacerlos de a poquito. 10 kilos en dos o tres semanas es un NO NO, y si tienes un vicio arraigado, cortar "cold turkey" no sirve para todas las personas (ojo, hay gente que si). Suplanta el café por un poco de té, haz jarras de agua con rodajas de limón para aquellos momentos en que quieres "tomar algo" y ten paciencia. 

Recuerda por qué lo estás haciendo (y debes estar haciéndolo por ti): Busca en esa mente y en ese corazoncito por qué empezaste todo esto. Y por eso digo que lo más importante es que lo estés haciendo por ti. Porque si lo estás haciendo por cualquier otra persona, por tu novio, arrejunte, esposo, por celos que le tienes a una amiga, por despecho, vaya usted saber...Porque cuando tu focus está fuera de ti, cuando esa rabia, esos celos, ese despecho desaparezca (porque desaparece, aunque no lo creas) tu motivación se puede ir detrás. La fuerza para ponerte esos zapatos de ejercicio todos los días, para decir no cuando alguien te ofrece un chocolate, y hacer de la comida sana y del ejercicio una rutina, tiene que venir de ti. Este es el regalo que tú te estás dando a ti, a nadie más. Bueno, cuando te veas de 1000 puntos y te echen un piropo, eso no le hace mal a nadie.

No te desesperes si te sales del camino: A todos les pasa. Estoy segura que hasta a Usain Bolt algún momento esos pies se les trastocan! Y eso te puede pasar en tu dieta, en tus ejercicios. Y sabes qué? No pasa nada. Si no cometes errores, no eres humano y el camino al éxito es más como una carretera llena de curvas que una autopista sin baches. Y si te sales del carril, anótalo y anota cómo te sentías en ese momento. Así vas a poder revisar qué pasaba en tu mente cuando estabas en ese momento de descontrol.

Celebra también los logros pequeños: Perdiste 300 gr? No tomaste soda durante dos días seguidos? Cumpliste tu plan alimenticio toda una semana? FELICIDADES! Haz una fiesta interna, baila el bailecito del éxito. Así como tienes que prepararte para las caídas, por qué no vas a disfrutar cuando logras lo que te propones? Tu y sólo tú puedes ser tu propio motivador. No esperes que otra persona esté aplaudiendo al final del camino (porque volvemos a lo anterior, esto lo estás haciendo por ti!). Eso sí, no pienses que cada celebración significa una barra de chocolate porque ahí creo que es como dar un paso para delante, y dos pa tras.

Foto tomada de http://smg.photobucket.com/user/nramaker/media/pttt.gif.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario