viernes, 29 de noviembre de 2013

Viernes de aroma: Smoothie "Desinflamante"

Si ayer celebraste Thanksgiving, seguro hoy te sientes más hinchado que un balón. Entre la retención de líquido por ese bojote de comida, quizás mucho carbohidrato simple, sal, y bueno, la cantidad siempre hace que nos llenemos de gases. Es así! Y aunque no te guste hablar de eso, todos los sufrimos, . así  que este smoothie es perfecto para que tu barriguita vuelva a la "tranquilidad y desinflamación".

-1/2 taza de té de camomila o manzanilla
-1 taza de fresas
-1 taza de pedazos de pina
-1/2 taza de yogurt natural (griego es el mejor)
-1/2 taza de hielo

Si quieres ponerle un scoop de proteína para que sea más poderoso, pues mucho mejor!
Por supuesto que las instrucciones son bien básicas, poner todo en la licuadora, mezclar y disfrutar!

Feliz Fin de Semana!


jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Es tu edad la que te tiene gordo?



Muchas mujeres piensan que su cuerpo simplemente se pone viejo y qué carrizo, no podemos hacer nada contra eso. Pues hay bastante de cierto que cuando llega Sejuela (Se-jue-la-juventuuuuu), pues llega. Nadie se hace más joven con el pasar de los años, cono Benjamín Button. Y muchas piensan que no pueden hacer nada contra la grasita acumulada en su vientre, caderas, espalda, detrás de las orejas, lo que sea. Pero la verdad es que Sejuela no tiene que ser tan mala. Porque si, nos volvemos viejos, pero hay mucho que podemos hacer para contrarrestar la pérdida de masa muscular.

Las investigaciones muestran que el metabolismo disminuye con cada década después de los 25 años. Y además, tu masa muscular también disminuye entre las edades de 25 y 65 años

Y claro, al disminuir la masa muscular, disminuye tu metabolismo. Porque son justamente los músculos los que nos hacen quemar grasa. Tu cuerpo puede que sientas que se va apagando con el tiempo, como un horno que se le apaga la candela por decirlo de alguna manera.

Pero no todo está súper perdido. Si tu quieres mantener tu metabolismo algo, puedes hacerlo, a la edad que sea. Y esto les puede sonar a esos cuentos de infocomercial, o a pastilla mágica. Pero la verdad es que la solución está en ti. Eso es, haciendo más ejercicio de resistencia (pesas) y comiendo más comiditas sanas que comidas durante la semana, que comidas "libres". Porque eso es lo que también pasa con el tiempo. Dejamos que el desgano gane, le echamos la culpa a la edad y pensamos que "que carrizo si igual voy a engordar". Si puede pasar esto, si te dejas. Pero también puede pasar todo lo contrario y que tu adultez sea hasta más esbelta y sana que cuando estabas joven.

Y quizás dirás "es que yo lo he hecho todo" y ahí hay que revisar mucho esta afirmación. De verdad estás comiendo sano? y cuando hablo de esto es no privándote de todo ni haciendo dietas locas, sino sacando lo muy procesado y comiendo más sanito? Porque muchas veces no lo hacemos. No queremos dejar ciertas cosas porque pensamos que no podemos vivir sin ellas, o pensamos que ciertas comidas sanas "saben feo" o simplemente piensas que es una tortura comer la pechuga del pollo en vez del muslo. Pero eso está en tu mente, es la manera en cómo ves la comida, y si cambias eso, tu cuerpo empezará a cambiar también. E igual con el ejercicio. Pensamos que hacemos más de lo que realmente hacemos. Y otra vez, no hablo de 4 horas en el gimnasio. pero quizás si una buena hora de sudadera pareja, de pesas y cardio como es debido. Lo haces? De verdad aplicas resistencia a tus pesas? Porque si la verdad es que comes sanísimo, haces ejercicio, descansas lo necesario tu vida es como para hacer un libro pero sigues engordando, y no hablo de que no tengas la misma talla de cuando tenías 15 años teniendo 40, sino unos 20 kg o más, si te digo ok, sólo un médico te puede ayudar. Pero primero revisa, primero date cuenta qué tan sincero has sido contigo.
Porque la verdad es que sejuela no es la culpable de todo, quizás eres tú mismo quien te ha echado esos años, y esos kilos, encima. 






miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cómo empezar a levantar pesas



Ok no es secreto que en Notelocomas vivo hablando de la importancia de levantar pesas en tu plan de fitness, pérdida de peso, perder grasa, estar más sano, como lo llames. Pero muchas (y muchos, los hombres también) no lo hacen porque tienen el cerebro lleno de mitos raros, les da miedo o simplemente, no saben cómo empezar.

Pues les cuento que todo el mundo empieza de cero. Nadie nace aprendido en ningún arte. Si creo que en el fondo todos hemos tenido cierto entrenamiento sin darse cuenta, alguno ha levantado cajas más pesadas que un remordimiento, bolsas del mercado que parecen llevar piedras, y pare usted de contar. Pero quizás enfrentarse con las pesas en una sala de "musculación" como le dicen en muchas partes, es un poco más intimidante.

Pues aquí les doy unas técnicas para que empiecen a darle a los hierros, sin salir herido ni lastimado. La verdad es que hacerlo de la manera correcta es más seguro que salir a trotar. Así que Hey ho, lets go!

Empieza bajo: No en los pies. Empieza con pesos pequeños, pero que te reten. Si quieres llegar a levantar tu peso en mancuernas, seguramente no terminarás ni un movimiento. Pero si el peso es muy pequeño, lo que estarás es jugando y no poniendo tu cuerpo a sudar de verdad. El peso tiene que ser el suficiente para que ofrezca resistencia y puedas hacer de 12 a 15 repeticiones, bien hechas, con él. Más repeticiones es muy liviano para ti, y si no puedes hacer ese rango, es demasiado peso para empezar.
Pregunta y/o fíjate en tu postura: Si lo que te da miedo es no hacer el ejercicio de manera correcta y estas en un gimnasio, pues pregunte a los instructores que están ahí. Porque ese es su trabajo! No solo estar andando por el gym cazando, ni son parte de la decoración. Ellos te dirán la manera correcta de hacer el ejercicio. Lo otro que puedes hacer es buscar un espejo. Viendo tu reflejo podrás observar si estás haciendo el ejercicio completo, si estas arqueando mucho la espalda, si el hombro se te mueve para acá o para allá. Si no tienes espejo, cualquier reflejo sirve. Yo he usado hasta el reflejo de la TV mientras veo el ejercicio en la pantalla de la computadora. Todo sirve con un poco de imaginación.
Escucha a tu cuerpo: Miren, claro que va a doler. Sacar a tu cuerpo de la zona de confort es duro! Pero una cosa es dolor de esfuerzo y otra cosa es dolor de "ay me desgarré un músculo". Porque el dolor de esfuerzo deja que te sigas moviendo, no es dolor, es como una molestia, una resistencia. El dolor de "hay algo malo aquí" es eso, dolor de verdad y te va a impedir moverte. Y claro, antes de llegar a eso tu cuerpo te avisará, porque la molestia de la resistencia de debe sentir más en el musculo que atacas, pero no en todo el cuerpo. Es como cuando haces abdominales y lo que te duele es el cuello. Ring! obviamente ahí estás haciendo algo mal no?
Recuerda la progresión: Aunque no lo creas, tu cuerpo se va a acostumbrar a esos 5 kilos en las mancuernas. Pero no dejes que la costumbre se acomode en tu cuerpo. Tienes que moverlo, retarlo, porque vas a ver que tu cuerpo puede con más. En serio.

Sigue el camino: Como Roma no se hizo en un día, tus músculos ni tu resistencia van a hacerse en un día en el gym. Es decir, no vas a salir del gimnasio con los músculos de un atleta, ni vas a levantar un carro porque pudiste levantar cierto peso con tus mancuernas. Para ver resultados, tanto en tu cuerpo como en tu resistencia, se necesita tiempo. Y sé que la paciencia es una de las virtudes más duras de cultivar, así que mientras trabajas en tus fibras, trabaja también en pensar que a quién espera, todo llega,

Y como último consejo, recuerda descansar. Eso de hacer 5 días seguidos del mismo grupo muscular no te llevará a estar más fuerte. Te llevará a desgastarte. Y para el crecimiento muscular (que es lo que queremos, y no hablamos de volumen sino de formación real de músculo) necesitas que descanse. Y por supuesto, que lo alimentes correctamente. Pero por hoy lo dejamos aquí. Así que no esperes más y ve a levantar algo pesado, ya!