miércoles, 30 de octubre de 2013

De dónde saco el tiempo?




De verdad es que nadie tiene tiempo. Es así. Si conoces a alguien que dice "es que no se qué hacer con todo este tiempo libre que tengo" písale un pie de mi parte para que por lo menos se distraiga y "malgaste" su tiempo con el dolor de pata.
Las agendas siempre las tenemos full y tenemos que buscar la manera que entre hijos, trabajo, familia, amigos, tráfico, compromisos sociales, tareas, universidad, ver el facebook  y vaya usted a saber qué más podamos comer sano y hacer ejercicios. Muchos dirán pero cómo?
Y como les dije al principio, nadie tiene tiempo, el tiempo tienes que hacerlo. La cosa es organizarte y si crees que de verdad ya tienes el día mas copado que agenda de presidente, y sientes que muchas veces pasas el día sin conseguir lo que te habías propuesto, aquí te doy unos tips de organización que te pueden servir para que seas dueño de tu día de verdad verdad:
Priorizar: No todo es de "suma importancia" y no todo es de igual de importancia para todas las personas. Debes poner en una lista lo que de verdad es importante para ti, en relación a tus objetivos personales y profesionales. Porque una vez que identificas lo que de verdad quieres hacer, vas a buscar el tiempo para trabajar para esa meta. Si tu meta es perder peso, verás que de las 24 horas del día, podrás sacar 40 minutos para hacer ejercicio. Y si organizas tus comidas, podrás hacer las elecciones inteligentes durante el día.
Mide lo positivo y lo negativo: Para identificar lo que realmente es importante, tienes que medir las consecuencias positivas o negativas de tus acciones. Por ejemplo, llegar tarde al trabajo te traerá problemas cierto? Pues a levantarse temprano. Comer mal te hará engordar? Pues tienes que comer más sano. No meterte en el Facebook hará que no te enteres que hicieron tus amigos este fin de semana? Pues como que no te pasará nada no? De esta manera puedes establecer lo que realmente te importa y sacar del camino lo que no es tan importante.
Anótalo! Te puede sonar medio de quinceañero pero lo que pones en papel, es un compromiso y te ayuda a mantenerte en focus. Una vez que sacas de la lista mental lo que no es tan importante y te puedes enfocar en lo que realmente es, haz tu lista de to do diarios y ve tachando lo que vayas logrando. Esto te va a ayudar hasta para ir al mercado. Si tu plan es comer sano durante la semana, haz la lista de compras el domingo y llena tu nevera. Anota tu sesión de ejercicio, igual como anotarías la cita con tu dentista. Asigna horas a las actividades, por ejemplo de 7 a 7 y 40, estaré en el gym. Haz tu plan y verás que puedes ir cumpliéndolo poco a poco.
Pon un principio y un fin: Esto te sirve también para que no te dilates en "los alrededores" y te enfoques en tu actividad. Si vas a estudiar, ponle hora de principio y de término. Te enfocarás en cumplir tu objetivo y perderás menos tiempo chequeando el teléfono, o arreglando el cuarto. Tienes ciertos minutos para tu objetivo, es mejor que les saques provecho.

Aleja las distracciones: Esconde teléfono, apaga el Tv, pon un cartel de "no molestar" en la puerta de tu cuarto. De esa manera puedes enfocare en la actividad que tienes que hacer, y no tratarás de hacer varias cosas al mismo tiempo (por ejemplo, hacer ejercicio mientras chequeas el FB). Si te pican los dedos por revisar el twitter, pues plantéatelo de esta manera: cuando cumplas tu objetivo, puedes revisar tus redes sociales, como un premio pues.

La verdad es que nada de lo que deseas de verdad en la vida va a llegar sin que te esfuerces un poco. Tienes que trabajar, claro que si, y quizás estos tips te ayudarán a que tu vida sea mucho más organizada.

lunes, 28 de octubre de 2013

Cómo crear tu horario de ejercicios




Siempre les he dicho, ir al gimnasio sin un plan es como empezar una dieta con la nevera llena de dulces. Es decir, una receta al fracaso! Y si estás en un plan de pérdida de peso, es fundamental que hagas ejercicio. Si bien para mantenerte puedes hacer cuatro días a la semana, lo ideal es que hagas seis días a la semana si de verdad tu objetivo es perder grasa.

Si estas empezando a entrenarte y todavía tienes dudas sobre qué tiene que tener tu rutina de ejercicios, aquí te lo pongo sencillito para que no tengas nada de dudas:
Entrenamiento aeróbico: Lo mínimo que deberías hacer son tres sesiones de ejercicio aeróbico a la semana, de al menos 30 minutos de duración. Esto mantendrá tu corazón y pulmones a tono y además te ayudará a perder grasa. Pero no te puedes volver el rey o reina del cardio. Tienes que agregar lo siguiente:
Entrenamiento de resistencia: También deberías hacer al menos tres sesiones a la semana de ejercicio de resistencia, con ligas, pesas libres, máquinas, y si estas empezando lo mejor que puedes hacer son circuitos de pesas donde ataques varios músculos al mismo tiempo o que dividas entrenando por grandes grupos musculares. Esto lo puedes hacer de la siguiente manera: dos días a la semana entrenas los músculos de la parte superior del cuerpo y un día la parte inferior. La semana que viene cambias el entrenamiento (dos veces parte inferior, dos veces parte superior). Antes de hacer las pesas puedes hacer un pequeño calentamiento cardiovascular, unos cinco minutos, y luego dedicarte a las pesas.

Dividiendo tus ejercicios así tienes seis días a  la semana de actividad. No te cansarás tanto como piensas, ya que la idea no es hacer maratones de horas en el gimnasio, es hacer lo que te toca y dejar que tu cuerpo se recupere

Entre calentar y estirar un poco, esto te llevará 40 minutos, máximo una hora si te pones a echar cuentos. Y eso es una hora de tu día dedicada sólo a ti, a tu salud y a lograr tus objetivos. Si te preocupa que el fin de semana quieras hacer algo distinto, puedes invitar a tu familia o amigos a hacer algina actividad al aire libre.

Y si crees que no tienes tiempo? Esta semana les escribiré sobre cómo organizarte para lograrlo. Porque tener una rutina de ejercicios te ayudará también a organizar otras cosas de tu vida. Recuerda que NADIE tiene tiempo, el tiempo tienes que buscarlo tú.


 

viernes, 25 de octubre de 2013

Viernes de aroma: Ensalada de Quinoa y Garbanzos




Esta receta tiene un sabor muy especial... Porque la hizo mi hermana! Andy vive en Amsterdam y no crean que allá todo es cerveza y queso. No. También (como en todas partes) hay un movimiento grande de fitness y todo es querer hacerlo, estés donde estes.

Como ella anda en su nota totalmente #notelocomas (sana, equilibrando, haciendo ejercicio -es una dura- y disfrutando) me mandó esta receta que es un éxito multitudinario así que tomen nota:

Ingredientes:
  • 1 lata de garbanzos (colados)
  • 2 tazas de quinoa cocida
  • 6 cdas de uvas pasas
  • 1 cebolla pequeña picada fina
  • Hojas de menta picadas
  • Una pizca de sal (para cocinar la quinoa)

Hierve la quinoa en agua y sal y déjala enfriar. Mientras enfría, pica la cebolla y las hojas de menta. En un bol mezcla los garbanzos ya colados con las pasas, agrega la cebolla y la menta y por último la quinoa.

Chachaaaaaaan
(Así lo escribió ella)
Ahí tienen su ensalada. Esto con un salmocito, es como de muerte lenta.

Feliz fin de semana!

jueves, 24 de octubre de 2013

¿Por qué no pierdo peso?



Ok, ya sabes que los dulces, las bebidas azucaradas, las grandes cantidades de grasas, las súper porciones, el alcohol y el sedentarismo son como los enemigos de la pérdida de peso. Y si no lo sabías, pues buenísimo, te estás enterando en este momento. Pero qué pasa cuando estás ganando peso y llevas una vida sana? Pues eso, lamentablemente, también pasa.

Aquí te dejo unos factores que debes tener en cuenta si de verdad, pero de verdad estás haciendo lo correcto pero igual, esos números no se mueven en la dirección correcta.

Falta de sueño: Pues aunque no lo creas, el tiempo que le dedicas a las ZZZZZZ tiene mucho que ver con el tamaño de tu cintura. Cuando estás cansado, pues tus niveles de stress también aumentan, y eso hace que tu cuerpo acumule grasa. No sólo porque al estar más cansado, tu cuerpo buscará más alimentos como manera de llevar el doble esfuerzo que le pones a tu cuerpo. También tendrás más hambre porque pasarás más horas despierto y mientras más tiempo estés levantado, más horas para comer. Y si estas comidas son hechas tarde en la noche, pues más probable que se vayan directo a tu cintura (trasero, muslos, lo que usted quiera)
El estrés: Este es el mecanismo del cuerpo para sobrellevar situaciones donde sentimos que estamos en peligro. Es un mecanismo milenario, y claro, esos niveles de estrés en el mundo antiguo quizás no tenían que ver con tráfico, cuentas y jefes insoportables, sino con leones persiguiéndote para comerte. Pero igual, estrés es estrés. Y la respuesta de tu cuerpo es alterar las hormonas que controlan el hambre y el almacenamiento de grasa (adrenalina, leptina y cortisol). Si estas muy estresado, quizás es eso lo que hace que tu peso no se mueva.
Medicamento: Pues si, es así de triste, pero algunos medicamentos pueden hacerte ganar peso. Esteroides, terapias de reemplazo hormona, medicamentos para la migraña, para la depresión, para la presión sanguínea. La lista es larga, y si, pueden ser los culpables de tu aumento de peso. Muchos afectan el apetito como algunos otros, merman la energía o te hacen retener líquidos. Si estas teniendo alguno de estos efectos segundarios de tu medicación, debes hablar con tu médico. Eso si, NUNCA debes dejar de tomar tus medicinas porque te sientas que estas engordando. Si son parte de un tratamiento, pues tienes que seguir con el.
Condición médica: El hipotiroidismo no controlado, una deficiencia en la hormona tiroidea puede hacer que tu metabolismo decaiga. Síntomas de este padecimiento incluyen fatiga, letargo, inflamación, voz ronca, intolerancia al frío, dormir mucho y hasta dolores de cabeza. Pero no es tan sencillo como hacer check en todas las casillas. Un médico debe hacerte una prueba para determinarlo.

Lo que si debes estar claro es que todas estas condiciones pueden hacerte subir de peso pero son controlables. Y antes que salgas a decir que es eso lo que te pasa, recuerda que aquí hablo de cuando tienes todo bajo control y aún así aumentas de peso. No es una cuestión de estar merendando papas fritas y decir que no adelgazas por tu medicamento para la tensión. Y si, quizás te cueste mas, pero no es motivo para tirar la toalla. Quizás en tu caso debes esforzarte un poco más, pero de que puedes estar en un peso saludable, si puedes. Claro que puedes.