lunes, 30 de septiembre de 2013

Las verdades duras sobre la pérdida de peso



Yo siempre les digo que perder peso no tiene que ser tan complicado, porque la verdad es que no lo es. Es simplemente comer bien y hacer ejercicio. Eso suena a matemática básica pues, dos más dos es cuatro, a-e-i-o-u. Cierto? Y es que es así. Pero tu cuerpo, sobre todo cuando lo tienes (mal) acostumbrado a hacer un bojote de cosas malas, no le parece tan fácil, ni tan divertido. El dice, ni de broma, y quiere echarse en el sofá con un pote de helado y decir que "esto no es para el"...
Por eso para mantener este juego con todas las cartas sobre la mesa, aquí les pongo las verdades sobre la pérdida de peso, bonitas no son, pero si las tienes presentes, es más fácil que ganes esa batalla.
 
Tu cuerpo se va a negar: Cuando quieres perder peso, tienes que dejar de comer varias cosas de esas que te fascinaban pero que sabes que no debes comer. Y peleas contra los antojos todos los días. Pues tu cuerpo también pelea, porque al hacer "dieta", bajas la hormona leptina, que le dice a tu cerebro que estas lleno, y aumentas la grelina que te alborota el hambre. Por eso es tan importante hacer un plan de pérdida de peso donde de verdad comas, y no que pases hambre como una garrapata en un peluche.
No hay soluciones rápidas: Si, esto es bien triste porque todo el mundo quiere la dieta de dos días que te quite 10 kilos. Y no existe. Es que ni el más profundo de los pensamientos positivos lo logra. Y eso de dietas tipo "la limpieza del limón" o cualquier cosa donde no ingieras alimento y te sientas "mágicamente" más delgado sólo hará que tu metabolismo se haga mucho más lento.
No se suda una mala dieta: Hay gente que quema 10000 calorías al día y siente que puede lograrlo. Y si, puede que no engorde tanto, pero para quemar tanas calorías al día tendrías que ser Michael Phelps entrenando para una olimpiada y pasar 12 horas de tu día en una piscina, por poner un ejemplo. Y esa excusa de que puedes comer porque estás haciendo ejercicio, tienes que cambiarlo por "tengo que comer distinto" porque estoy haciendo ejercicio, y así sí que vas a ver resultados.
La pastilla mágica no exise: Tan simple como esto, cuando compren un suplemento, se gasten sus reales debo decir comprando un suplemento, lean bien la etiqueta que tienen. Además de todas las palabras que no van a poder ni pronunciar verán que muchos "funcionan" con una dieta baja en calorías y ejercicio diario. Ahora, hagan sólo las dos últimas cosas y no se tomen la pastilla. Adivinen cuál sería el resultado? Por supuesto, perder peso. Y por eso la mayoría de las personas que compran este tipo de suplementos lo hacen esperando encontrar algo que mágicamente les haga perder peso mientras se comen un sanduche con mayonesa, tocineta y papas fritas. Ojo y lean bien buen, no estoy diciendo que funcionan, estoy diciendo que lo que funciona es comer bien y hacer ejercicio.
Es difícil construir músculo: esto le va de perlas a todas aquellas personas que piensan que si levantan una pesa de dos kilos se van a poner cuadradas. Pues no, no es así. Construir músculo y sobre todo para las mujeres es más difícil que saltarse las ofertas de tu tienda favorita, es decir, si se puede hacer, pero tienes que trabajar mucho en eso.
Hombres y mujeres comerán distinto: Si, es así de triste, pero las mujeres tenemos que comer menos que los hombres, a menso que tu pareja sea de menor talla que tu. E igual así, seguramente por su masa muscular el podrá quemar grasa mucho más fácil que tu, por lo que puede darse ciertos gustos más seguidos que lo que tú puedes. Tienes que trabajar con tus porciones y lo que realmente te corresponde a tu plato y a tu tamaño.

Por último tienes que recordar que, aunque suene a cliché, es un cambio en el estilo de vida, no es una dieta. Si crees que al terminar el régimen o cuando llegaste a tu peso ideal, finísimo, 20 puntos. Y aunque ahora puedas hacer aquello de 80/20, no puedes revertir esa ecuación, porque vas a ganar lo perdido. Suena terrible, pero es así. Nuestra alimentación es parte fundamental de nuestra salud, a mejor comida, mejor salud y eso se reflejará en un cuerpo lindo por fuera. No lo vean sólo como un medio para un fin. Es el camino, hay muchas cosas divertidas en él, pero es el camino.

Foto tomada de http://www.hunteryostmd.com/wp-content/uploads/2011/09/calorie-counting.jpg

viernes, 27 de septiembre de 2013

Viernes de aroma: Ensalada de quinoa y caraotas




Esta receta la hicimos aquí en casa de mi hermana y las cantidades fueron más o menos al ojo por ciento, pero igual pueden intentarlo en sus casas, porque es fácil y super easy de hacer

Ensalada
-Una taza de quinoa cocida
-Una lata mediana de caraotas negras
-Un tomate picado en cubitos
-Una cebolla

Pues muy fácil y divertido: mezclas todos los ingredientes y los aderezas, les pones sal, pimienta y aceite de oliva. Lo mezclas todo como si no hubiese un mañana.

Esta vez lo acompañamos con salmón, con un super salmón porque estaba muerta del hambre, hecho al horno con más nada que un poquito de sal y pimienta gruesa.

Listo, una cena divinísima en tres minutos!

Claro, te quedará ensalada para varias porciones, no te la vayas a comer completa!


Feliz Viernes!

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Grasa para perder peso!




Esto les puede sonar medio loco, o quizás no tanto si   ya sabes lo bueno que son las grasas saludables para tu cuerpo. Comer grasas es necesario para tu pérdida de peso, para tu cerebro y salud también. Claro, el punto importante es que hablamos justamente de grasas saludables, no de todas las grasas. Así que si leíste sólo el título de esta entrada y saliste corriendo a echarle mayonesa a tu sanduche, por lo menos espera a leer completo antes de comértelo.

Las grasas monosaturadas son grasas que te ayudarán a mantener tus niveles de azúcar estables en tu sangre, bajar tu colesterol malo (el LDL) y hasta echarte una manito en la pérdida de peso. Las grasas te ayudan a la pérdida de peso porque te dan mayor sensación de llenura, además, un estudio hecho en Holanda demostró que el consumo de grasas monosaturadas lleva a una mayor tasa metabólica en reposo (las calorías utilizados sólo para vivir), así como una caloría mayor quema de calorías inducida por la dieta. Las grasas monosaturadas también se queman más rápido que las grasas saturadas en el cuerpo.

Aquí está una lista de ellas que te van a ayudar:
Aceite de oliva: Una cucharada de este líquido tiene 10 gramos de grasas monosaturadas y solo 2 de grasas saturadas. Si compras el que dice Extra Virgen, que es un poco más caro, tiene además altos niveles de antioxidantes. Una porción diaria en tus ensaladas le dará sabor y salud a tu día.
Mantequilla de maní: Este manjar de Dioses tiene 4 gramos de grasas monosaturadas por cucharada. Además tiene una buena carga de fibra, vitaminas y hasta minerales. Estudios han demostrado que la gente que come mantequilla de maní es menos propensa a desarrollar diabetes 2. Solo tienes que estar pendiente de buscar las versiones más naturales, porque muchas de las procesadas están llenas de azúcar y hasta grasas hidrogenadas.
Aguacate o palta: una onza de este súper fruto tiene 3 gramos de grasa, y 75 porciento de esa grasa son monosaturadas y polisaturadas. Además tiene más de 20 vitaminas, acido fólico, fibra y betacarotenos. Y es tan bueno, que de verdad cualquier cosa sabe más rica cuando le pones aguacate, en serio.
Chocolate negro: Los chocolateadictos pueden tener el corazón sano y la barriguita plana gracias a este súper dulce. Una onza tiene  gramos de grasas monosaturadas, lo que lo hace un buen snack. Tienes que buscar que diga más de 70 porciento de cacao, porque mientras mayor el contenido de cacao, menor el de azúcar. Además es antioxidante y la verdad es que a quien no le gusta el chocolate?

Ok, ahora, la parte seria. Pueden comer grasas de estas todo el día? Pues no. Grasa, por más sana que sea, es grasa y también tiene calorías, y de hecho más calorías que otros macronutrientes, (la proteína y los carbohidratos tienen 4 calorías por gramo, mientras que la grasa tiene 9). Tu consumo de grasas debe estar entre el 20 al 30 porciento de tu consumo calórico diario, que quiere decir unas tres porciones al día. Con eso no tienes pérdida!

 

lunes, 23 de septiembre de 2013

Errores del Fitness versión "Avanzados"


El otro día les escribí sobre los errores de fitness que todo principiante comete. Entonces hoy nos vamos para el otro lado del camino, esos errores que la gente que ya tiene un tiempito en esto del ejercicio también comete, porque no porque salgas a correr todos los días eso te hace Usain Bolt, no?

Haces ejercicio que no te gusta: tienes que hacer cardio pero entonces haces lo que más te fastidia, léase bicicleta estática o clase grupal, cualquiera de los dos es maluco si no te gusta. El ejercicio es de suma importancia para tu cuerpo pero tiene que ser algo que disfrutes, no que sea como ir al colegio el lunes después de vacaciones.
Hacer ejercicio a pesar de estar lesionado: Sientes un dolorcito por ahí y piensas que puedes seguir. Una cosa es el dolor de ejercicio que es normal pero otra cosa es el dolor de "algo va mal" y por más leve que sea esa molestia, debes prestarle atención y si, quizás tomarte un descanso.
No calentar correctamente: Muchos estamos acostumbrados a calentar un poquito y luego “estiran”. Hay otros que “estiran” de una vez (no, no, no) Estos “estiramientos” son los que se llaman estiramientos estáticos que son los que haces cuando por ejemplo, te tocas la punta de los pies y te quedas en esa posición por unos minutos. En realidad deberíamos hacer estiramientos dinámicos o balísticos que  ayudan a que tengas un mejor rendimiento en tu ejercicio.
Hacer sólo cardio, cardio y cardio: A estas alturas saben que yo soy una ultra amante de las pesas, y la verdad es que a veces hago tanto que no hago nada de cardio. Porque hago ejercicios compuestos, circuitos, kettlebells que me ayudan a trabajar mis músculos y mi sistema cardio vascular. Y si bien caminar, correr o hacer clases tipo zumba es buenísimo, tu rutina de ejercicio no puede basarse solo en eso. Es que hasta para mejorar en esos deportes deberías hacer pesas. En serio. Si no tienen tiempo, hagan justo lo que les recomiendo: circuitos de pesas (de peso moderado a alto) de alta intensidad por intervalos. Van a terminar con la lengua afuera, en serio.