viernes, 28 de junio de 2013

Viernes de aroma: Yogurt con fresas y proteina

Esta receta me pareció divina para un desayuno o si están vueltos locos, hasta para un postre o merienda a mitad de semana. Quien la haga me dice que tal... Yo voy a tratar de hacer mi parte también jejejeje.
4 cucharadas de yogurt natural sin grasa (fat free)
1/3 de taza de avena
2 cucharadas de linaza molida
1/2 taza de fresas o frambuesas
I scoop de proteína de vainilla
1 manzana pequeña rallada

Lo tienes que hacer en dos partes para que quede fino.
La noche anterior mezclas el yogurt, la avena, las fresas y las metes en un bowl tapado en la nevera
En la mañana le mezclas la proteína, le echas la manzana y mezclas. Ponle por encima las cucharadas de linaza y estas lista!

Feliz fin de semana!


Foto tomada de http://thebiggestloser.com.au/images/yoplait-bircher-muesli-640x360.jpg
Receta de Sue Heintze



miércoles, 26 de junio de 2013

Ser OBESO

Hoy escuche en la TV que la obesidad ya es tomada como una enfermedad. No es nada nuevo porque siempre se ha hablado de eso, que si la obesidad puede causar colesterol alto, presión arterial alta, diabetes y todo lo que deriva de esas condiciones. Nada nuevo. Claro muchas personas con sobre peso dicen que están perfectas de salud hasta que se hacen un examen de sangre o les da un infarto (pero aún así no le van a echar la culpa a lo que se llevan a la boca)

Pero lo que me quedé pesando era en las implicaciones de la palabra obeso. Es decir, si eres obeso, tienes una enfermedad. Lo pinche está en llamar a una persona OBESA. Dirigirse a alguien con esas palabras es no malo, es malísimo. Mejor hazte pipi en la puerta de una iglesia pero no llames a una persona obesa. Utilizamos siempre un bojote de otros términos. Gordito, relleno, grande, sobrepeso, huesos largos, usted nombre. Pero obeso, no.

La obesidad es "es la enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo" *. Y la organización Mundial de la Salud define como obesidad "cuando el IMC (índice de masa corporal, el cálculo entre la estatura y el peso del individuo) es igual o superior a 30 kg/m².2 También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal aumentado en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm"**. Aunque suene un poco duro, esto no es tan raro, ni fuera de lo común, Agarre un CM y mídase la barriga. Si estas medidas se parecen a lo que acaba de leer, pues si, usted es OBESO. No gordito, no pasadito de peso, no es que tiene los huesos grandes.

Y si bien es una enfermedad, la obesidad no se puede tomar como un tabú. El ser obeso no quiere decir que eres menos que otra persona, no quiere decir que tus habilidades cognitivas son diferentes a los de los que te rodean. Lo que se tiene que entender es que si es una enfermedad, tienes que actuar para "curarla" y la única manera de hacerlo es tomando cartas en el asunto.

Quizás te sientas bien, quizás digas "es que yo no soy obeso así que que bruto" pero tu cuerpo, como en otras enfermedades, está sufriendo. Y si te suena demasiado fea la palabra, pues haz algo para eliminarla, tú tienes la decisión de hacerlo. No te sientas herido ni ofendido. Una palabra no te va a definir como persona, pero una enfermedad que te haga daño, si puede.



lunes, 24 de junio de 2013

El cuento de la reunión universitaria...

Cuando se habla de perder peso no hay camino rápido, atajo, carreterita, camino verde, callejón. Nada de eso. Cuando queremos perder peso hay una sola manera que es comer limpio y hacer ejercicio. Y los resultados se ven lentamente en el cuerpo y es la manera más sana y más realista de hacerlo, y te cuento por qué.
Digamos que andas en un apuro de perder 3 kilos porque quieres ponerte una súper pinta para el reencuentro de tus amigas de la universidad. Una ya se echó cuchillo, la otra es ultra trotadora que se inscribe en los maratones que organizan hasta los abastos de su casa y hay otra que no sabes que hace, pero cada vez que pone una foto en el "feisbuc" se ve divina en todas las fotos y eso que antes habías visto unas fotos donde se veía bien gordita, pero eran de unos años atrás (por supuesto, tú piensas, se echo cuchillo). Nada, primero muerta antes que te vean con una, dos o tres tallas de más. Como hasta a la mas apurada le entra el raciocino y sabe que no va a perder 10 kilos del lunes al sábado dice por lo menos, tres, me pongo este pantalón negro que me levanta el trasero, faja y me veo de lujo. Fino. Pero para lograr que esos pantalones te cierren tienes que dejar de comer. Es decir, para perder esos 3 kilos te metes en una de hacer la "dieta del pedazo de melón en ayunas a las 10 de la noche". No comes nada, tomas agua como si no hubiese un mañana, le ladras hasta al perro de tu casa del mal humor, y al final de la semana es que no puedes ni pensar como se hace un huevo duro. Pero no importa, el sábado te pones tus pantalones y si quizás no bajaste los tres kilos, bajaste como dos y medio y te sientes de lujo.
Besos, abrazos en la reunión, "te ves divina" de aquí pa lla, todo finísimo. Cuando van por el segundo vinito y el numero X de pan con queso te relajas y te das cuenta que tus amigas también sueltan la barriga, que también andan hambiradas como tú y que todas, todas, han hecho dietas locas para poder verse como se ven, o corren como huyéndole a los malos para poder alejar a los kilos, que la cirugía le quito kilos pero si respira al lado de un pan, lo engorda. Todas menos la que se ve divina no-sabemos-porque. Entonces, ella también envantolada con sus vinitos encima les cuenta que si, que ella también se había engordado un bojote de kilos cuando se (coloca aquí lo que quieras, divorcio, cambio de trabajo, tuvo al chamo numero X), hizo más dietas locas que una Miss preparándose para el Universo pero un día se canso, y empezó a entender sobre las comidas, sobre levantar pesas, sobre qué pasa en nuestros cuerpos. -se dejo de hacer cuatro clases de spinning al día, y si, fue un proceso largo pero al pasar de un año tenia la talla que siempre había sonado. Y se sentía hasta mejor que cuando estaba más joven. Ahora come sano, no hace dieta, de vez en cuando se siente hinchada y aprieta un poco pero ha pasado los últimos 7 años con la misma talla, y compra ropa casi sin medírsela.
Por supuesto que todas les preguntan cómo eso, que comes, no seguro tu comes solo lechuga y no le creen ni la mitad. Siguen los vinos, el queso, hablan mal de la que falto, se desabrochan el pantalón porque no hay quien aguante eso. Se van a sus casas más contentas que niño en juguetería.
La semana siguiente esos 3 kilos que perdiste se volvieron 6, pero en contra. Los que perdiste y tres de regalito. Ves las fotos de feisbuc y la que no-sabes-como lo hizo se sigue viendo de lujo sin photoshop. Les manda un mensaje privado y les dice que el domingo tomo agua, entre el ratón de los vinos y para desinflarse, comió full vegetales y proteínas y ya el martes se sentía perfectísima como siempre.
Cuál es la moraleja del cuento? que volvemos al principio, no hay camino rápido, la historia es la de siempre, comer bien y hacer ejercicio, y si, es lento, lento como el caballo del malo. Pero en el camino vas entendiendo, vas viendo que el pan integral es hasta más rico que ese pan blanco todo aguado, que te encanta comer vegetales y que la proteína es un must en tu vida. Que levantar pesas no es de "papeados de gimnasio" sino de mujeres fuertes y fit. Te sientes finísima, contenta y feliz del proceso.
Cada vez que quieran tomar el camino rápido piensen a que los lleva esto, a ponerse el pantalón este fin de semana o a verse de lujo por los años que vienen? Ustedes deciden!


viernes, 21 de junio de 2013

Viernes de Aroma: Pollo Guisado!

Este pollo lo hice ayer, y de verdad que es buenísimo, sano y versátil (parece descripción de catálogo de los 80 pero es que es verdad).

Ok los ingredientes y preparación son medio a la loca porque la verdad es que hago este pollo con una pechuga entera, con hueso y todo y los dos huesos de otras dos pechugas.

Es decir, cuando hago el pollo en la semana, limpio las pechugas pero siempre queda pollo en los huesos porque yo no soy carnicera y no es que lo hago de 20 puntos verdad? Bueno, aprovecho ese pollo para hacer caldo y un pollo guisado de lujo porque uno tiene que aprovechar todo!
Así que además de sus dos pechugas y los esqueletos de las otras dos necesitas
1 pimentón
1 cebollín
Una cebolla
1 ají (en Venezuela pueden ponerle uno dulce aquí en Chile uso uno verde largo que es finísimo)
1 lata de tomate pelado
Unas aceitunas verdes sin hueso (ponle como 5)
Una cucharadita de alcaparras
Un poco de perejil
Sal, pimienta, ajo en polvo
Un sobre de edulcorante (opcional)

Primero con tu pollo LIMPIO (eso sí, nada de pellejos o piel que es donde esta la grasa) lo hierves como unas dos horas. Déjalo ahí en la noche mientras ves TV o lo que sea pues. Cuelas el caldo y puedes guardar un poco para cuando quieras hacer una sopa, porque esta súper sano y casi cero grasas.
Luego desmenuzas todo ese pollo blanquito y exitoso y lo pones en un pote

Luego agarras y picas chiquitito todos los vegetales y los sofríes. En mi mundo es agarrar una súper pizca de aceite y dejar que se cocinen en sus jugos, nada de dos cucharadas de aceite ni nada de eso. LE echas un poco de sal, pimienta y ajo en polvo. Luego pones en la licuadora los tomates enteros, y le echas esa "sopa" de tomate a tus vegetalitos. Dejas cocinar un rato y le hechas el pollo. Lo demás es ir echando sal para ver cómo va quedando. Yo le pongo un sobrecito de edulcorante porque mata la acidez del tomate.

Como a la hora eso está seco y súper divino.

Ahora puedes comer tacos, arepas, sanduches, lo que quieras con tu pollo guisado súper healthy.

Feliz fin de semana!

miércoles, 19 de junio de 2013

Haz tu trabajo

Hoy leí en un foro de una entrenadora a la que sigo, que apoya la vida sana, hacer ejercicio y todo lo del cuento, que alguien le preguntaba "que me puedes recomendar para perder peso y tonificarme pero que no sea así tan estricto, que coma como normal"... De verdad no pude más que sonreírme y pensar que gracias a esas personas existen tantas cosas como el Ab-Master 200 (haga solo 10 minutos de ejercicio al día y tenga abdominales de acero), mayas reductoras de grasa o pepas mágicas que prometen un cuerpo de concurso sin que tengas que hacer el mínimo esfuerzo. De verdad esas personas tienen que existir porque gracias a ella se promueve el comercio, y el comercio es plata para alguien. Buenísimo porque están dándole de comer a muchas personas.

La verdad es que a estas alturas me asombra cuando escucho o me preguntan cosas como esas. Decirle a una persona que adopte hábitos saludables para que se reflejen en su cuerpo no puede ser un esfuerzo tan terriblemente grande. Mas grande que graduarse en una universidad o calarse el tráfico en la calle, o a unos jefes diabólicos. Comer bien y hacer ejercicio son dos pinches cositas que podemos hacer por nosotros y que no deben ser tomadas como una tortura china. Digo yo.

Y si, la verdad es que HAY QUE HACER EL TRABAJO. No hay manera de que desayunes todos los días pan con queso  y comas chocolate, helados y refrescos y tu abdomen se vea plano como una tabla. No hay manera que quieras cenar pasta (que por más que le digas "pastica" sigue engordando igual) o comer papas fritas mientras ves la TV y tener una talla saludable de pantalones. Y digo saludable porque la idea es estar sano, no flaco como perro de rancho. Tener cuatro tallas de más no es sano, eso sí. Y si no saben cómo cuál debería ser su peso con relación a su altura, pueden buscar aquí.

Pero de verdad, no piensen que con la ley del mínimo esfuerzo van a cambiar, van a lograr verse delgados y tonificados. Adopten hábitos es lo que tienen que hacer porque una vez que los haces tuyos, se acabó la tortura, son parte de tu vida, y los vas a disfrutar igual. Mas cuando te pongas esos pantalones que llevan años agarrando polvo en tu closet. Y claro, los hábitos no se crean de la noche a la mañana, es un proceso, pero dense el tiempo. Dale a tu cuerpo (y a tu mente) la oportunidad de cambiar . Si quizás la industria de los aparatos de Telecompras 2000 no será tan efectiva, o los que venden mallas agarra barriga no vayan a pagarse las vacaciones con tu inversión. Pero te lo juro que va a ser más reconfortante cuando no estés buscando la salida rápida y te des cuenta que la solución la tienes en la punta de tus manos (bueno, en la cocina)


lunes, 17 de junio de 2013

Keep calm and start again

Hay días mejores que otros... Hay fines de semana mejores que otros. Este no fue malo (lo disfrute mucho) pero a nivel de alimentación la verdad es que no fue nada memorable. Comí y bebí y me salí de lo que tenía planificado. Que se le hace. Como dice el refrán: shit happens.

Y lo pienso de esa manera porque me parece mucho mejor pasar la página que estar dándome latigasos porque me salí de mi dieta. Con el arrepentimiento no se queman calorías. Es así.

Lo que si es que muchas veces después de un bajón, no es que vuelves con las energías super repuestas. Al menos no para mi. De hecho, después de un bajón muchas veces cuesta volver al camino. Quizás porque uno se siente desmotivado consigo mismo, porque te da miedo caer otra vez en el patrón o porque ideas tipo "gordita4ever, mejor me compro otra talla de pantalón" empieza a rondar tu mente.

Como no pienso comprar nada, me tengo que sacudir este bajón. Y estas son las técnicas que uso para volver a carril, para volver a estar back in track pues:

-Salga sapo salga rana, haz tus ejercicios. Quizas te sientas lento, hinchado, con sueno, trasnochado. No importa. Empieza (o termina, como sea tu horario) tu día con ejercicios. Ese subidón de endorfinas te va a ayudar a encontrar de nuevo el camino.
-Agua como camello en oasis. Esto no pela. Te va a ayudar con la inflamación de los carbohidratos refinados y exceso de sodio y, mentalmente así suene gafo, te vas a sentir "más limpio".
-Coman sano desde "alo". Si hicieron una reunión y les sobro comida, pues ni la vean. Lo mejor es que empiecen otra vez con su comida sana. Nada de "es que no quiero que se pierda". Saca esa idea de tu cabeza con el siguiente punto.
-Saca toda la tentación que tienes cerca. La comida no se bota, pero tampoco tienes que comerte el pan completo que te sobró de la reunión. Regalasela a alguién. Lo mejor es que si hay gente en tu casa, que cada quien se lleve algo. Si no, llevala a la oficina que ahí alguien seguro le da el diente. Lo que sea pero no la tengas en la casa. No dejes todo el trabajo a tu fuerza de voluntad, a ella también hay que darle una manito.
-Ve algo que te inspire. Puede ser fotos de gente super fit, un pantalón que quieres volver a ponerte. Una foto de una playa e imagínate disfrutando del sol en tremendo traje de baño. Busca una #fitinspo que te ayude a retomar tus metas.
-Vuelve a leer tus metas. Si las tienes escritas. Si no las tienes. pues anótalas hoy. Y así como un mantra, cada vez que flaquees, refresa a ellas. Recuerda que tiene que ser positivas para que tengan efecto.

Yo ya empece de nuevo, escribo esto y sigo pensando en mi proxima comida (mi merienda). Recuerda que más se perdio en la guerra. Levántate y a echarle pichón otra vez.


viernes, 14 de junio de 2013

Viernes de aroma: Galletas de pasas y avena

Tengo ganas de galletas este fin. Estas no las he probado pero se ven de lujo macabro. Así de buenas pues.

Ingredientes:
2 cucharadas de mantequilla de maní
1/2 cambur (plátano, banano)
1/2 cucharada de polvo para hornear
2 scoops de proteína de vainilla
2 tazas y media de harina de avena
1/2 taza de pasitas
2 cucharadas de chocolate
4 claras de huevo.

La harina de avena se hace muy fácil, metes la harina en una licuadora o procesador y listolin. Si te gusta más tipo "chuncky" las galletas, déjala entera,
Luego hechas todos los ingredientes en un blow (menos las pasas) y mezclas. Cuando ya esté todo mezclado echas las pasas y vuelves a mezclar.

Con una cuchara haces bolitas, las pones en una bandeja para hornear y al horno por 20 minutos (como a 200 grados c)

Liso! Galletas mata antojo de dulce en tu cocina, y pronto en tu barriga.

Feliz fin de semana!

Foto y receta tomada de http://www.carolinebakker.com/easy-protein-cookie-recipe/


miércoles, 12 de junio de 2013

Endurecer la grasa

Mitos hay muchos, cuentos de camino, leyendas de terror. Y no hablo de la Sayona o la Llorona porque mi blog no habla sobre personajes de terror, sino de los cuentos chinos que uno oye por ahí, que de tanto repetir, se hacen ciertos (al menos en la mente de las personas)

uno que es mi favorito es "endurecer la grasa". Alguna persona en un gimnasio dijo "si haces pesa estando gordito, te friegas porque endureces la grasa". Y de verdad que es lo más divertido que he escuchado pero que lamentablemente, se ha quedado en la mente mas grabado que el final de 6to Sentido.

Con esto, miles de personas le huyen a las pesas como si estuviesen huyéndole al diablo. Se matan haciendo horas interminables de cardio y piensan que ese bojote de sudor, es la grasa derritiéndose en sus caderas, muslos y pancita.

Para terminar de una vez con el mito lo primero que todo el mundo debe tener claro es que la grasa y el musculo, son tejidos distintos. Es como peras y manzanas. Nunca van a ser la misma fruta, ni porque la pintes de otro color. La estructura de la célula de cada tejido es distinta y no pueden ser la misma. Listo.

El musculo es metabólicamente exigente para el cuerpo, requiere energía para conservarlo. La grasa, es la manera en que nuestro cuerpo guarda el exceso de energía... Es decir cuando comes como si no hubiese un mañana, tu cuerpo usa lo que necesita para sus órganos, funciones de mantenimiento, alimentación de todos los circuitos (y también de los músculos) y guarda el resto "para más tarde". Esa es la grasita.

De donde creo yo que viene este mito? Que mucha gente hace ejercicio de musculación, haciendo crecer sus músculos, comiendo de la manera errada. Es decir, juran que porque están en el gimnasio pueden comerse la nevera completa. Y que pasa con el cuerpo? Agarra lo que necesita (para todas las funciones entre las que se encuentran la alimentación de los músculos) y lo que sobra en calorías, lo guarda "pa mas tardecita"... Es decir, en cómodas capas de grasa. De esta manera la gente adquiere ese cuerpo hermosamente mal trabajado, con músculos que se han torneado y hasta han crecido, con su capita de grasa por encima.

Pero si comes de la manera correcta, el musculo te ayuda a quemar grasa. Y el musculo lo trabajas de manera eficiente haciendo ejercicios de resistencia, levantando pesas, dándole a los hierros. Y claro, esto no es solo para los hombres, es (creo yo) hasta más importante para las mujeres.  Crees que te vas a poner como la versión femenina de Mr Olimpia? No way Jose. No podemos, es imposible para nosotras. Pero todo este mito (que tiene que ver con nuestras hormonas) se los cuento otro día. Ahora dejen el miedo y cambien esa clase de spinning por unos 40 minutos de pesas. Hit the Iron y luego me cuentan.



lunes, 10 de junio de 2013

El poder del pensamiento positivo

La verdad es que para poder llegar a los objetivos que tengas de fitness, tienes que echarle pichón. Tienes que comer sano, hacer ejercicio y dejar de lado muchas cosas que te tientan en el camino. Basta a salir de la casa para que las tentaciones ataquen como las manitos esas de las comiquitas que con su olor te llevan directo a la puerta de la pendería, donde hacen galletas, mediaslunas, café, dulces, y pare usted de contar. Y eso es solo los primeros minutos de la mañana. mientras el día avanza la cosa se pone mas dura. Tenemos más hambre y es más fácil mandarlo todo para el carrizo y comer lo que se te ponga a la vista.

Una de las técnicas que yo creo que funcionan full para alejar la tentación es la visualización de tus metas. Ojo, yo creo que hay que cultivar la fuerza de voluntad, pero es difícil dejarle todo el carro a ella (por eso es que recomiendo no tener cosas tentadoras en la casa). Cuando estas en la calle, la cosa cambia, la fuerza de voluntad se puede hacer chiquita y es ahí donde necesitas otras armas. Y la visualización te puede ayudar un poco.

No es un truco mágico, ni solo el pensamiento positivo te va a alejar de esa dona. Es que tengas presente en tu mente dónde estás y hacia donde quieres ir. Utilices esos pensamientos como palanca para pasarle por delante a tu plato tentador y seguir hacia delante.

Para lograr esa visualización que funcione como debe ser, planifica, anota y repite.

Primero, anota cuál es tu meta. ¿Perder 10 kg para el verano? Fino. ¿Perder peso para bajar los niveles de colesterol? Más fino aún. No importa cuál sea tu motivación, lo importante es que sea algo concreto. Si tu meta es comer más sano, rebajar unos kilitos ahí, eso es muy difuso y fácilmente te puedes salir del carril. Busca algo concreto, con fecha y todo y anótalo.

dilo en voz alta: Que no te de pena. Dile a tus amigos, familiares, vecinos, el tipo que se sienta al lado tuyo en el autobús. Es más fácil que la gente te apoye cuando estas metido en un plan que cuando lo haces en secreto. Siempre van a salir alguno que otro saboteador, pero quizás también encuentras como otra persona se pega en tu nota y eso te puede ayudar a pasar las tentaciones.

Aleja lo negativo: Suena a new age y cosas así pero de verdad es que tienes que alejar los pensamientos negativos. Mientras más pienses, esto no lo voy a lograr, o tu meta no se base en una afirmación positiva, te va a costar más llegar a ella. En vez de decir "mas nunca voy a comer donas" di "me encanta el sabor de la comida energética que me estoy comiendo". Tampoco puedes hacerlo todo tipo afirmación positiva sin ser sincero. Es decir, si quieres perder peso, tampoco es que sirve que todos los días te digas "estoy súper delgado y esbelto" si la cosa no es así. Es mejor que digas "cada día mi cuerpo va aceptando los cambios" "cada día estoy más cerca de mi meta. Puede que te suene como gafo, pero sólo tienes que hacer la prueba.

Ahí está, hoy les salió la dosis del 10% del programa de fitness. Recuerden, 60 % alimentación, 30 % ejercicio y 10 % BUENA ACTITUD.


viernes, 7 de junio de 2013

Viernes de aroma: Batido de proteina y vegetales

Para este Viernes de Aroma les traigo un batido que seguro van a decir "no, ni de broma" pero la verdad es que es sabrosísimo y es un desayuno completo, pero es que completísimo pues.

Los ingredientes son
1 calabacin (o zapallo italiano) sin la cáscara y en cubitos
1 cambur
1 scoop de proteína de chocolate
1 cucharada de cacao en polvo sin azucar
1 cucharada de mantequilla de almendras (o de maní, la que tengan pues)
Un toque de canela
Un vaso de agua
Hielo
Si quieren un edulcorante

Pues la receta es muy fácil, meten todo eso en la licuadora y a gozar. Les sale como dos vasos o mas. Y si, incluir vegetales en tus batidos es una súper idea para poder disfrutar de sus beneficios. El calabacín o zapallo italiano, tiene vitaminas C, B1, B2, B6, y ácido fólico. También tiene potasio, magnesio, sodio, yodo, hierro, calcio y fósforo. Poquitos carbos, mucha fibra y agua. Así que este batido es una bomba de salud.
!Feliz fin de semana!

jueves, 6 de junio de 2013

Hagan algo que les salga mal

Suena como terrible. Pero continúen leyendo para que vean que no es así. Lo que quiero decir con esto de "hagan algo que les sala mal" es que es para poder salir de de su zona de confort tenemos que intentar ir más allá, hacer algo loco, algo que no se nos hubiese ocurrido antes, que nos cueste, que nos alga sudar. Y ahí están las cosas que te salen mal.

¿Por qué? porque pasamos mucho tiempo haciendo sólo lo que nos sale bien, lo que nos gusta y es fácil que nuestro cuerpo se acostumbre y dejemos de ver avances. Si eres bueno corriendo, por ejemplo, puede que adquieras más resistencia, que dures más, que lo que antes te costaba correr un montón ahora lo puedes correr como muchachito en un parque. Cierto? Pues por la resistencia y el acondicionamiento físico mil puntos. Ahora, si tu plan es rebajar a punta de corredera, veras que si al principio perdiste unos kilitos, luego eso se detiene. Y tienes que correr más, por más tiempo. Y no se ustedes pero yo no tengo tres horas para correr al día para ver si pierdo unas libritas (es un ejemplo porque la verdad es que con mis rodillas pinches corro sólo si me está dejando el metro)
Entonces la mejor manera de seguir viendo avaneces es cambiando, y ¿saben cómo pueden cambiar en un dos por tres y volverse a sentir que es el día uno en el gimnasio? haciendo algo que les cueste bastante, algo en lo que sean malos.

Yo tengo no dos, creo que cuatro pies izquierdos y cero coordinación. Todo lo que sea medio coreografía que no implique imitar a los Zombies de Thriller, para mí es como hacer un triatlón. Me cuesta pero es que un camión. Y en mi afán de buscar siempre algo nuevo, ponerme a sudar y seguir viendo resultados (mientras ejercito en mi casa) estoy "tratando" de hacer unos videos de que-se-yo-que-loquera-boxeo-patada-body-combat. Para otros es cosa de niños, para mí, es una sufridera tratar de hacer todas esas patadas voladoras y golpes a enemigos imaginarios. Pero ando tratando, ando sudando (que es bastante difícil con estas temperaturas tropicales del otoño en Chile) y hasta lo gozo.

Así que la próxima vez que se sientan que el ejercicio que escogieron ya lo pueden hacer con los ojos cerrados, vuélvase locos, hagan algo que les cueste, que les salga mal. Estoy segura que en un tiempito les va a salir mejor y su cuerpo se verá mejor, como valor agregado. Y cada vez que vuelvan a sentirse cómodos, empiecen con otra cosa. Día uno de nuevo y a sudar otra vez.



martes, 4 de junio de 2013

Bajando la sal

Por más que trato de llevar una vida healthy y todo lo del cuento, reconozco que peco y a diario con la sal. Soy de las que le echa sal a la comida. Tampoco es que sin probarla pero siempre le pongo un poco más. Y eso es re malo.

No solo porque el exceso de sal te hace sentir más inflada que alibombo, sino porque es malo para la salud. Claro, la verdad es que no podemos vivir sin sodio, ya que nuestro cuerpo necesita sodio para funciones básicas, y la manera más fácil de consumir sodio es a través de la sal. El sodio en colaboración con el potasio, sirve para regular la presión arterial, el volumen de sangre circulante y la cantidad de agua que hay en el organismo. Además, participa en la conducción de impulsos nerviosos y el correcto funcionamiento muscular *. Por eso de aquello de una dieta cero sodio no existe. También porque muchos de los alimentos que consumimos (hasta los vegetales) tienen sodio. Así que déjense de cuentos de "yo no como nada de sal"... Todos comemos, lo que si sirve es no comer con sal agregada (como con el azúcar,  pero eso se los cuento en otro post).

Entonces mi pelea interna es con la sal agregada. Esas veces que agarramos y le echamos más sal a la comida. Ahí es donde está el rollo, porque si todos los alimentos tienen sodio y los alimentos procesados tienen sal en su preparación u otros conservantes que usan sodio, no necesitamos más. Es así. Eso de echarle más sal, es una mala costumbre.

Qué cuanta sal debemos consumir? Echen número: el promedio normal debe estar entre los 1,200 a los 1,500 miligramos diarios de sodio, pero muchas veces comemos de 3,000 a 5,000 . Una cucharada de café de sal de mesa tiene 2,300 mg de sodio y si sumas eso hasta el sodio que tiene desde el agua potable hasta los cereales (solo vean en la tabla nutricional para que se asusten), es muy fácil ver por qué nos pasamos de la cantidad de sodio que necesitamos.  Y si comes cosas como jamón de pavo, pepinillos, aceitunas, pues eres un salero andante. Y ni hablar de comida rápida. En eso se nos iría el día.

Entonces empecé mi reto de bajar el sodio. Nada de sal agregada y nada de jamón de pavo. No fue una tortura, contando que sólo agrego sal a dos comidas (almuerzo y cena) pero claro que te sientes distinta cuando haces algo fuera de lo que acostumbras. Vamos a ver cómo va mi experimento (donde también estoy en  ese proceso de cuidar más la alimentación porque si me engordé unos kilitos visitando a mi hermana, es así!)... Mi meta es que me acostumbre a no echarle sal a la comida, sentirme desinflada y de paso, disfrutar más de su sabor original. Creo que es un reto ganar-ganar.



lunes, 3 de junio de 2013