jueves, 31 de enero de 2013

Planificar es mi palabra favorita (y potecito también)

Quizás quien lea mi blog a menudo dirá que ando pegada con esta palabra, pero la verdad es que el éxito de cualquier programa de pérdida de peso/ejercicios está en la planificación. Sin ella, no llegamos a ningún lado. Si no sabemos qué vamos a hacer en el gym, qué vamos a comer, cuánto y cuándo, estaríamos realmente perdidos... como aquella ropa que tienes en el closet que llevas años sin ponerte.
Así que otra vez, para lograr tus objetivos, es importante planificar. Pero ¿cómo meter en nuestras súper ajustadas agendas todo eso de 5 o 6 comidas diarias, que sean sanas, y que además no tengan sabor a anime? porque Pues aquí te doy unos tips para que puedas arreglar tu día, comas bien y saludable, así estés más ocupado que mujer con 8 hijos planificando una boda en la playa para 500 invitados.
-Ten siempre a mano proteína en polvo. Sea que te guste la de whey, clara de huevo o hasta la de soya. El sabor no importa, lo importante es que sea una proteína sin azúcar (o muy baja no más de 3 gr), baja en carbohidratos y que aporte al menos 20 gramos de proteína por servida. Cómprate un vaso mezclador (las que tienen bebes pueden aprovechar los mezcladores de tetero, son un éxito) y mantenlo en tu cartera. Eso mas una fruta o unas nueces y tienes una comidita perfecta si te ataca el hambre en la calle.
-Cocina en bloque. Sí, claro que es finísimo comer gourmet y recién hecho, pero yo no tengo tiempo para eso. Así que hago una supera bandeja de pollo (que me queda divino) con un bojote de vegetales, hago brócoli para un ejército y hago arroz integral o horneo batatas (Con el mismo calorcito del horno con el que hago el pollo). Así puedes tener varias comidas listas sin que te enrolles mucho.
-Compra inteligentemente: Haz una buena lista de mercado y sepárala en Proteínas magras (pollo, atún, pescado, huevos), carbohidratos integrales (arroz integral, pan negro, quinoa, batata) vegetales y frutas (pues aquí te vuelves loco comprando lo que quieras). Recuerda poner a parte una o dos grasas buenas (nueces, almendras, maní) y "todo lo demás" en otro cuadrito de tu lista (Porque te tienes que bañar y comprar jabón, y lavar la casa, y la ropa así que metes todas esas cosas que no van a pasar por tu boca). Asi también te ahorras pasar por los pasillos esos malvados llenos de galletas y dulces que no deben estar en tu casa.
-Cuando te ataque el monchi dulcero: Ten a mano chocolate negro con mínimo 72 porciento de cacao y puedes hacer gelatina ligera en envases individuales. No tiene pele, agarrar y comer y listo.
-Ten un termito lindo siempre cerca: Así pasaras el día tomando agua "con estilo". Cuando se acabe, pues te sirves más. En tu trabajo deben tener un termo de agua grande ¿no? si no lo tienen, son unos desalmados.

Esto es como lo más básico de organización. Haz de los tupperware y POTECITOS tus mejores amigos. Si eres mujer, una raya mas para un tigre en esa cartera que ya llevas llena. Y si eres hombre, ahora hay bolsos finísimos con los que puedes salir para la calle (Que seguramente ya tienes uno donde guardas el Ipad, el Iphone, el Ipod, y ese I-etc. Todo es cuestión de organizarse y decir: claro que puedo.

Foto tomada de http://ve.class.posot.com/combos-tupperware/



martes, 29 de enero de 2013

Porciones, porciones, porciones...


Las porciones son super duper importantes si hablamos de perder peso. Claro, también las preparaciones y los tipos de alimentos, pero vamos a centrarnos ahora en el tamaño de la comida que nos servimos.

Si bien la avena es mas buena que la Madre de Teresa de Calcuta, no podemos comernos 20 kilos al día de ella (de la avena, no de la Madre) porque si bien está llena de nutrientes que te ayudarán en tu proceso de quema de grasas, también tiene calorías. Eso sí, tiene menos de lo que piensas (y mucho menos que cereales de caja, agarra eso). Pero la idea es que comas las calorías que te correspondan porque si existe el  "demasiado de una cosa buena".

Ahora, ¿Cómo controlar las porciones? Eso para muchos puede ser engañoso. Comemos con los ojos y muchas veces pensamos que lo que nos servimos, es poquito, cuando no lo es. Tu mejor aliado para controlar las porciones está en tu cuerpo y en un set de medidas de esas que usan para cuando hacen las tortas.
Compara lo que te vas a comer con tu mano. Es decir, una pechuga de pollo, puede ser del tamaño de la palma de tus manos, tu carbohidrato, puede ser media taza de arroz integral (más si eres un hombre) y con la ensalada, si te quedas en los "verdes" puedes comerte de una a dos tazas. ¡Eso es un comidero loco!

Lo bueno de comparar por ejemplo tu mano con tu porción de proteína, es que es la porción que te corresponde.  A no ser que seas la persona del record Guinness de las manos más gigantes del mundo, seguramente tu palma de la mano es una porción que le va perfecta a tu cuerpo. Y por eso, una persona más grande, con manos más grandes, puede comer una porción que le corresponde a su tamaño.

Otro truco que no tiene pérdida es el de dividir el plato en dos y una de esas mitades, la divides otra vez. La mitad completa la puedes llenar de ensalada (ojo, nada de ensalada de papas, mayonesa, pasta, etc) y los dos cuartos corresponden a tu carbohidrato y a tu proteína. Con este truco irás por el camino correcto a la hora de servirte tu comida.

Aquí les dejo otra imagen buenísima donde pueden ver las porciones, ¡no tiene pérdida!

Imágenes tomadas de
http://blog.shopoptum.com/bid/73138/The-American-Diet-The-Truth-about-Portion-Control







lunes, 28 de enero de 2013

¿Cuántas calorías debo comer?


La fórmula para perder peso puede ser súper simple a groso modo: quemar más calorías de las que consumimos. Esto lo puedes hacer cortando la ingesta de algún alimento o simplemente esforzándote más en el gym, cierto. Dos más dos cuatro y listo: estás en tu peso ideal. 
Pero la verdad es que en nuestro afán por perder los kilos que tenemos de más, muchas veces hacemos cosas que poco tienen que ver con esa fórmula matemática simple y quizás llevamos las cosas a unos extremos que sin querernos, nos juegan en contra. 
Para perder peso sanamente tu restricción de calorías debe estar entre 500 o 800 de lo que quemas diariamente. Ahh, ¿qué no sabes cuantas quemas diariamente? Ahí no entra solo las calorías que quemas en el gym, sino las calorías que quemas hasta cuando estás leyendo esto. Porque nuestro cuerpo quema calorías todo el tiempo. Eso si, no vayan a pensar que porque les dije esto ustedes están haciendo tremendo ejercicio mientras revisan el Facebook o ven TV. Entonces lo primero que tienes que hacer es sacar la cuenta de cuantas calorías quemas. Aquí hay una buena calculadora. Eso sí, recuerden que los cálculos son aproximados pero para que tengan una idea, esto está muy bien.
Si cortas muchas mas calorías de lo que te sale ahí, simplemente estas comiendo muy poquito y si bien puedes ver una pérdida de peso en un principio (que se basa más en agua ) tu cuerpo empezará a apagarse para conservar las pocas energías con las que debe actuar. Y una manera de irse apagando es quemando el mismo músculo (Que es quien nos hace quemar mas calorías diarias) entonces terminas peor que cuando empezaste. Terminaras flaco-fofo y con un hambre voraz. 
Una dieta baja en calorías no debe pasar de las 1200 calorías diarias. Y para una dieta tan baja se debe tomar en cuenta tamaño, género y estatura de la persona. Es decir, una persona que pesa 72 kilogramos, que tenga digamos 6 kilos de sobrepeso, y mida 180 cm, una dieta de 1200 calorías puede volverlo loco. Entonces debes subir tu consumo de calorías diarias. 
Otro detalle que debes tomar en consideración es que el recorte de calorías se debe hacer bajo una dieta sana. Puede que tu dieta sea altamente calórica, si comes mucha comida en la calle, harinas refinadas, azúcar y grasas saturadas. Pero debes hacer el cálculo de una dieta de 1500 a 1600 calorías en comida sana. Granos integrales, proteínas magras y grasas saludables. No esas calorías en combos de hamburguesas con queso y helados.
Así que saca tu cuenta y empieza a ver si tu dieta extrema, te va a ayudar a conseguir tu peso o a dejarte en el camino.

Foto tomada de http://www.livestrong.com/article/266075-how-many-calories-a-day-are-needed-to-lose-weight/

viernes, 25 de enero de 2013

Viernes de aroma: Omelette de salmón ahumado

Ando como fiebrua con el salmón y a pesar que la avena es mi mejor amiga, confidente, novia, esposa lo que sea, estoy súper dispuesta a dejarla de desayuno por esta delicia de omelett

Agarren porque es too much

4 huevos
2 cucharadas de leche descremada
100 gr de salmón ahumado
1 taza de hongos rebanados
Un poco de cebollín picadito en pedacitos
Sal y pimienta al gusto


Bate los huevos con la leche por un tiempito. Calienta una sartén con un poquito de aceite o si tienes una de esas súper antiadherentes, pues mejor. Cuando el sartén este bien caliente, añade los huevos. Remueve un poquito para que se extienda bien. Después de 5 minutos, cuando los huevos están a punto de estar listos, añade el salmón ahumado y champiñones. Echare sal y pimienta. Pon un poco de cebollín por encima. Intenta doblar la tortilla por la mitad con mucho cuidadito. Luego le das la vuelta, esperas dos minutos y le bajas la temperatura por unos 3 minutos.

¡Listo! Puedes comerlo con un pan tostado o una fruta y un café con leche de almendras para que tu desayuno sea poderosamente nutritivo.

¡Feliz fin de semana!

Foto y receta tomada de http://theduckquacking.blogspot.com/2010/01/smoked-salmon-omelette.html


jueves, 24 de enero de 2013

Fuerza de voluntad mata patrocinio

En estos días leí unos twitter que causaron polémica (en mi mente al menos)... La chica que les conté, del Show de los 20Kg (@vanessasenior) recibió unos mensajes "motivantes" donde le decían que ella podía hacer dieta porque tenía patrocinantes y los demás no.

Vanessa no tiene pelos en la lengua y le cayó encima a la mujer que había hecho tal comentario. Y tenía toda la razón: tener patrocinantes no quiere decir que tenga FUERZA DE VOLUNTAD.

Si tu quieres perder peso tienes que proponértelo, no importa si te regalan un kilo de atún, cuatro pares de zapatos de goma, la inscripción en el gimnasio. Si no te mueves, si no pones de tu parte, no vas a perder peso.

Sobre la plata y lo que cuesta la comida sana, pues me parece que es cuento. Si tienes plata para comprar un pan blanco, tienes la misma para comprar el pan integral. Puedes comprar avena (que es baratísima, además) y en vez de comerte el pollo con la piel, pues se lo quitas. Si de verdad no tienes dinero para comprar comida, pues seguramente no deberías tener dinero ni para meterte en internet o utilizar tu celular para ver redes sociales. Es una cuestión de la decisión que tomes: ¿quieres estar sano y verte bien? PUES HAZ TU TAREA. Comer bien y hacer ejercicio.

Hace tiempo escribí un post donde hablaba sobre la fuerza de voluntad, y la verdad es que no se compra en pastillas ni la encuentras en el supermercado. Esta en ti y en las ganas que TU tengas de cambiar. No hay patrocinio para eso.



Foto tomada de http://www.drbriffa.com/2012/02/02/how-hunger-can-weaken-willpower/


lunes, 21 de enero de 2013

Errores en tu plan de pérdida de peso



Perder peso es más o menos como buscar trabajo. Es un trabajo en si mismo. Ponerse los kilos encima es fácil, pero cuando uno tiene que estar con los ojos abiertos y todos los sentidos hacia tu objetivo, no podemos dejar que cositas en el camino nos distraigan.
Pero es fácil que eso pase. Es fácil que perdamos el norte o que por pura inocencia" cometamos errores que nos llevan lejos de nuestro objetivo y más cerca de mandarlo todo al carrizo (típico pensamiento, si no estoy perdiendo peso, para qué seguir intentándolo)
Antes que botes la toalla y te resignes a tener panzita o una talla más de pantalón, aquí te dejo unos errores de la dieta que quizás tus estas cometiendo:
Comes de más cuando estas fuera. Miren la verdad es que comida como la de la casa NO HAY. Ese cuento de preparaciones súper sanas en restaurantes hay que tomarlo con pinzas (siempre usan más aceite del que deberían, o más sal, o más algo) y las porciones, no son las que te corresponden. Lo mejor que puedes hacer es tratar de evitarlo lo más que puedas o dejarlo para cuando sea tu día libre. Pero si tienes la urgencia, mide la porción y lo que sobra, llévalo para tu casa.
No lees las etiquetas. Te quedas con aquello que dice Fat Free, o Light y quizás te estás metiendo un bojote de azúcar y peor aún, las porciones que anuncian en el "afichito" como de 100 calorías se refieren solo a una 5ta parte de la caja, no a la caja completa. Así que para no excederte o comer lo que no necesitas, lee la caja.
Comes muy rápido. Aquello de comer lento no es una estrategia del siglo pasado para comer. De verdad que cuando comes lento le das tiempo a tu cerebro de darse cuenta si ya está lleno. Comer rápido, por el contrario, te puede llevar a comer demás.
Demasiada culpa sobre tus errores. Estar quejándote porque comiste demás o lo que no debías, NO va hacer que pierdas peso. Fue un error, fue malo, lo que sea, pero déjalo ir. Enfócate siempre en la próxima comida. Si esos errores pasan de verdad en cada comida, entonces tienes que revisar tus objetivos y lo que realmente quieres con tu cuerpo.
Le pones mucho peso a la balanza. No hablo de tu peso, hablo de la presión que creas cuando andas pesándote todo el tiempo. El peso puede fluctuar hasta por el agua que te tomes, o dejes de tomar. Deberías pesarte sólo una vez a la semana y si de verdad estas trabajando súper en tu dieta y programa de ejercicios es buena idea que te midas. Si el peso continúa igual pero pierdes centímetros, pues estas perdiendo grasa y ganando musculo, que es más divertido que perder solo agua y verse fofo cuando termines tu dieta.
No haces suficiente ejercicio. Si bien la dieta es el 70 por ciento de la ecuación, el ejercicio es importantísimo en un plan de pérdida de peso. Te hará sentir mejor, liberaras endorfinas y además ayudarás a que tu cuerpo queme las calorías excedentes de tu día a día.
Comes emocionalmente. Si tienes hambre cuando estas aburrido, o molesto, o piensas que siempre tienes que comer para celebrar algo "porque te lo mereces" es más probable que ganes peso o que al menos, no pierdas nada. Tienes que estar consciente de cuando el hambre viene de la cabeza y no de la mente. Come lentamente, pensando en nutrirte, no solo en saciarte. Haz cinco comidas (tres comidas principales y dos meriendas y verás que puedes mantener tu hambre bajo control.
Siempre relacionas dieta con sufrimiento. Ahí ya vas perdiendo. Dieta, en general, es la manera en que comemos. La dieta no es sólo comer atún y lechuga. Pero si relacionas dieta con sufrir, pasar hambre y comer comidas sin sabor, ya estás out. Tu dieta tiene que ser sana y debe darte un conjunto de herramientas para que sepas distinguir de aquellos alimentos que te traerán beneficios, y aquellos que no mucho. Y sobre todo, que aprendas a disfrutar de la comida que comes, mientras pierdes peso.
Dejar un error comience un espiral descendente. Si cometiste un error, como lo dije en el punto anterior, let it go y céntrate en tu próxima comida. Esto no tiene que ser una excusa para decir que si ya perdiste esa comida, puedas perder el día. Sigue tu camino, vuelve a levantarte que cada minuto cuenta. No dejes de pensar en eso. Siempre regresa a tu próxima comida/sesión de ejercicios.


Foto tomada de http://fitchicktricks.com/3-easy-to-make-diet-mistakes/

viernes, 18 de enero de 2013

Viernes de aroma: Salmón ahumado y aguacate en pan de centeno


Sigo en mi onda de kitchen challenged y no sólo por gusto, ¡es que las recetas fáciles me persiguen!

Este desayuno es perfecto para el fin, yo no lo comería después de hacer pesas (no me gusta mucho comer grasas saludables después de entrenar, pero si es tu cup of tea, go ahead)

Es rico, nutritivo y facilísimo. Además, tiene carbohidratos completos, proteínas y grasas saludables. Con esto estás listo

Dos rebanadas de pan de centeno.
Un cuarto de aguacate (palta)
1 onza de salmón ahumado.
1 cucharada de cebollín picadito
Sal y pimenta al gusto

Espaturras el aguacate (palta) y le pones sal y pimenta. Lo untas en el pan, le pones el salmón, le pones un poquito de cebollín picadito encima y estas listo para comer.

Te sobra tiempo para leer el periódico, pasear al perro, limarte las unas. Tú decides!

¡Feliz fin de semana!

Foto y receta tomada de http://www.fitnessmagazine.com/workout/you-can-do-it/300-calorie-breakfast-recipes/?page=2


martes, 15 de enero de 2013

Planifica!

Cuando quieres ponerte en forma, eso de dejarlo todo a “como vaya viniendo vamos viendo” no funciona. Lo principal que tienes que tener cuando de verdad quieres perder peso y ponerte en la mejor forma de tu vida (claro, después de la disposición y el compromiso contigo mismo) es la planificación.
Esa palabra les da miedo, fastidio, terror y algunos hasta asco. Pero la verdad es que sin planificación no vamos a ningún lado.

Siempre les digo a mis traniees que busquen en su memoria aquellos momentos donde de verdad desearon algo, sea un viaje, comprar un carro, graduarse en la universidad, hasta conquistar a alguien. Todo lo que hacen lleva cierto grado de planificación: tienes que ahorrar, separar de tus cuentas un porcentaje para pagar deudas, tienes que estudiar o terminar un trabajo para X fecha, planeas una salida de lujo con el “arrejunte” que tienes en la mira (Sin hablar de la planificación de ropa, accesorios, peinado, etc)

Por más que se juren un alma libre, siempre planifican algo. Y para perder peso, la metodología no es distinta. Desde escoger el plan con el que vas a atacar a la grasa que se te acumuló en la barriga, hasta poner el despertador más temprano para poder ir a hacer ejercicios. Todo es parte de un plan.

Y en la comida es de suma importancia que lo hagas. La mayoría de las personas se salen de las dietas justamente porque no planifican su comida siguiente, no están preparados, dejan que el azar los agarre desprevenidos.

No seas una víctima tú de la falta de planificación. Compra  bolsitas, envases o envoltorios para que te lleves tu comida. Cocina en bloque los fines de semana o en las noches para que siempre tengas a la disposición un plato de comida sana. Haz una buena lista de mercado y no dejes por fuera nada de lo que necesitas. Esto te llevará más cerca de tu meta. Créeme.

Si sientes que te vas a ver como un loco cuando a mitad de la tarde saques de tu bolso unas almendras y un vaso para mezclar un batido de proteína, debes recordar que eso lo haces por tu cuerpo. Si te da vergüenza, pues eso es solo una palabra. La grasita que hace que tu pantalón apriete es más real que unas cuantas letras.

Así que planifica, separa, cocina, mantén tus ojos en el premio. ¡Nadie lo va a hacer por ti!

Foto tomada de http://www.bodybuilding.com/fun/shortcut-to-size-phase-3-week-10-day-69.html


lunes, 14 de enero de 2013

Sácale provecho a tus ejercicios

La mayoría de las personas quieren estar en forma, o eso creo yo. De verdad me cuesta creer que hayan personas por ahí que digan "que fino es tener el colesterol alto, cansarme cuando subo una escalera y que no me cierre el pantalón que me compré hace un ano"... pero si los hay, pues bueno, no creo que estén leyendo este blog.

Para aquellos que sí quieren estar en forma, seguramente buscan la manera de cómo meter los ejercicios en sus apretadas agendas. Porque esa es la verdad, puedes hacer toda la dieta que quieras, pero si no haces ejercicio, estás haciendo sólo la mitad de la tarea. Estar a dieta no te hará un sistema cardiovascular más fuerte y mucho menos hará que tu cuerpo construya músculo por arte de gracia. De hecho en dado caso la falta de calorías harán que tus músculos desaparezcan, dejándote flaco, pero fofo. No es la mezcla más agradable en realidad.

Y como apretados estamos todos de tiempo, hay que ver qué actividades hacer para rendir al máximo nuestras sesiones de ejercicio. Porque no todo el mundo tiene dos horas al día para dedicarle al gym (DVD, ejercicio en tu casa, en el galpón, lo que sea)

Así que si este es tu caso, y lo que buscas es bajar peso y ponerte en forma (no hablo de definición de los cuádriceps ni que se te vean todos los "chocolatitos", eso es arena de otro costal) Te dejo aquí unos ejercicios que de verdad harán que cada sesión valga oro.

Estos son ejercicios que tienes que hacer:
Cardio a toda Intensidad: Si vas a hacer ejercicio por solo 30 minutos, hazlos como si no hubiese un mañana. Trata de trabajar al máximo que puedas, tienes que sentir que los músculos se contraen, tu pulso esta acelerado y que sudas como un cochino chiquito. Eso sí, para hacerlo mas difícil debes recordar que tienes que hacer tus ejercicios a toda intensidad pero manteniendo la forma, la idea es que evites lesiones.
Pesas que atacan multiplex músculos: Los ejercicios de aislamientos de músculos (Como los biceps curls por decir algo) déjalos para cuando tengas tiempo. Si solo tienes 30 o 40 minutos en el gym, lo mejor que puedes hacer es ejercicios combinados, tipo lunges con pres de hombros, o squats con levantamientos laterales. Además que quemarás más calorías, le darás a tu cuerpo un entrenamiento total en poco tiempo.
Circuitos: Estos son mis favoritos by far. Te hacen moverte de un ejercicio a otro con pocas pausas, y puedes mezclar levantamiento de pesas, con ejercicios de peso corporal con cardio. Es un éxito multitudinario porque en 30 minutos seguramente quemarás más de lo que habrás hecho haciendo press de piernas. Y si tu meta es la pérdida de peso y una tonificación general de tus músculos, esta es la manera de hacerlo.


Foto tomada de http://www.blissfullyeverafter.net/2012/03/circuit-training-workouts-at-home.html




viernes, 11 de enero de 2013

Viernes de aroma: Sanduche de jamón y palta

Yo me auto proclamo Kitchen Challenged. No me mal entiendan, preparo lo básico y hasta rico me queda (cuando tienes que comer cada tres horas si no sabes hacerte un pollito, vegetales, avena y batata asada estas lista) pero aquello de platos gourmet y preparaciones fancy, no van conmigo…
Quizás también porque tienes que comer cada tres horas y la idea no es pasar ese  In Between en la cocina ¿no?

Por eso esta semana les paso esta receta de sanduchito, más sencilla que el agua pero que seguro dejará feliz y con la barrilla llena.

-Dos rebanadas de pan de centeno (o el integral de su preferencia. Aquí en Chile compre uno de centeno con merken que es una delicia)
-Dos rebanadas grandes de jamón de pavo
-Unas hojas de  lechuga
-Una cucharada de ricotta light
-Una cucharada de mostaza
-Un cuarto de aguacate (palta). Si son de las chiquitas (las paltas que venden aquí en Chile) un cuarto es perfecto. Si es de los aguacates grandes tipo los de Venezuela, la mitad de un cuarto.
-Sal y pimienta al gusto

La preparación es hasta más sencilla que comerse el sanduche. Tuestas el pan, untas la ricotta y la mostaza, espaturras la palta en el pan, le pones la lechuga y el jamón y LISTO.

¡Feliz fin de semana!


miércoles, 9 de enero de 2013

Cómo convertir tus metas en logros alcanzables

¿Quieres perder peso? ¿Obtener una promoción? ¿Dominar el mundo? Quizás esas fueron tus resoluciones de Año Nuevo, en las que tienes que trabajar para que se conviertan en realidad. Porque una cosa es ponerlas en papel y otra cosa es poner ese plan en marcha. Y cuando empiezan a andar los engranajes de esa máquina es que te puedes sentir que la meta que te pusiste no está tan fácil como pensabas.

Pues no desesperes, todos pasamos por eso. Aquí te doy unas estrategias para que llegar a tus metas sea un poco más fácil, o por lo menos, no sientas que el camino está lleno de baches:

Planea con anticipación. Para obtener la mejor oportunidad de éxito, establece tus metas mucho antes de empezar. Eso de ponerte una meta de un momento para otro, te deja como la deriva. Tienes que pensar como carrizo quieres llegar hacia donde deseas. Si es graduarte, sabes que tienes que estudiar más y hacer un horario ¿cierto? Si es perder peso, tienes que planificar. Nada mas maluco que te agarre el hambre en la calle y te quedes rodeado de opciones que no son las mejores a la hora de comer. Si reflexionas sobre tus metas unos días antes, eso te hará más propenso a estar motivado para trabajar en ella. Planificaras mas, estarás mucho más atento. Lo tendrás en mente todo el tiempo y así es difícil quitarle el ojo al permio.
Dilo a todo el mundo. Al parecer, sobre todo las mujeres, tenemos más posibilidades de éxito si ponemos nuestras metas en público. Pues vamos a dejarnos de sexismos y los hombres también pueden. Si quieren perder peso, pues díganle a todo el mundo, así también evitarán saboteadores “bien intencionados” (saben, esos que te ofrecen ir a tomar café a mitad de la mañana con una torta en la mano). Y si quieres usar las redes sociales, pues mejor. Publícalo en Facebook, en Twitter, en un blog. Si ya da como pena interna cuando no cumplimos lo que nos proponemos, te imaginas tener que afrontar frente a tu lista de contactos de Facebook que no lograste perder esos kilos. Primero muerto! Dale, salte del closet y grítalo (o tipealo pues)
Estrategias. Esto tiene que ver con el primer punto. Una vez que hayas decidido sobre tu objetivo grande, tienes que planificar como llegar ahí. Es decir, para ganar una carrera, tienes que empezar por caminar. Si quieres perder peso, con escribirlo no es suficiente. Tienes que pensar cómo harás para poder llegar a tu peso ideal. Planifica, busca alternativas, programas que te acomoden, fíjate un plan de acción con objetivos medibles. Ten en cuenta que siempre vas a tener que hacer sacrificios. Pero el plan te mantendrá en curso. Te llevará por el camino correcto.
Conoce a tu enemigo. Esto es importante. La fuerza de voluntad está sobrevalorada. Si estas en una dieta súper extrema de azúcar y mueres por un pedazo de torta, lo mejor es alejarte de ella, en serio. Es más probable que tengas éxito si evitan por completo tentación en lugar de esperar que tu autocontrol sea el que te lleve por el buen camino, porque el autocontrol puede fallar. Así que en vez de averiguar qué tan grande es tu voluntad, trata de eludir aquellos puntos donde sabes que puedes flaquear.

Y por último recuerda que eres humano, en el camino tendrás que esquivar miles de baches, y caerás en algunos de ellos. Eso no es excusa para mandarlo todo por la borda. Debes saber que cada minuto puedes volver a empezar, y dejar lo que paso atrás, en el pasado.

Con info de (un artículo mío jejeje) http://lolasabe.com/maneras-faciles-para-volver-tus-metas-en-logros-alcanzables/#mobile


lunes, 7 de enero de 2013

El sudor es la grasa llorando

Ayer empezó una nueva temporada de The Biggest Loser en EEUU. Mi querida Jill vuelve al staff para sacarles literalmente la chicha a todos los participantes. Ahí podemos ver como se quejan, sudan, se vuelven a quejar lloran y sudan un montón mas.
Y por ahí escuche que el sudor es la grasa llorando, así que bring it on!
A pesar de todas las críticas que pueda tener el programa (que es extremo, que los participantes se lesionan, que pierden peso por que están en una “cápsula” alejados del mundo real) lo que nadie puede negar es que es divertido y reconfortante ver a gente que se propone cambiar su vida, y ver como pelean consigo mismos hasta conseguir sus objetivos.
Así que espero que la grasa llore mucho esta temporada!
Y el poster lo saqué del Facebook de Jill. Así no estés en The Biggest Loser, está como para pegarlo en tu nevera.




viernes, 4 de enero de 2013

Viernes de aroma: Smoothie Detox

Como llego enero y todos (o la mayoría) deben sentirse hinchados como alibombo, nada como tomarse unos smoothies detox para que se vayan las toxinas y la energía vuelva al cuerpo.

Este es perfecto para que desayunen, y mejor si se lo toman después de una sesión de cardio dura (porque ya están haciendo ejercicio ¿verdad?)

1 taza de espinaca
1/2 manzana pequeña (amarilla o verde)
1 cambur
1 limón
1 scoop de proteína de vainilla
1 taza de agua
Hielo al gusto
Edulcorante al gusto

Ya saben el procedimiento: meter todo en la licuadora y darle play. Lo demás es disfrutar y llenarse de energía.


http://www.wholeliving.com/152126/7-detox-smoothies/@center/152870/2012-whole-living-action-plan#106790


jueves, 3 de enero de 2013

Hazlo público


Ayer leí dos cosas interesantes que me inspiraron para el post de hoy.

La primera, fue buscando información sobre inspiración, metas, objetivos, que en esta época del año giran bastante a perder peso. Si, sé que hay muchas otras cosas que queremos lograr (estudios, mejor trabajo, no ser mala gente, etc) pero cuando te quedan apretado los pantalones y no hay camisa que pueda disimular los rollitos, adivinen hacia donde van todos los pensamientos… en ese orden, leí que una buena técnica para ayudarte a cumplir tus resoluciones de pérdida de peso, está en gritarlas al mundo entero. Y no hablo de ponerse una chapa en la franela que diga “estoy gordo, pregúnteme otra cosa”, sino en utilizar los medios que tienes a la disposición para hacer pública tu resolución y –si todo sale bien- proeza posterior de perder los kilos. Si, no hay que meterse en el closet con esto, grítalo, dile a tus familiares, a tus amigos, y si eres “red-socialmente-activa, pues mejor. Postea tu meta. Si ya te da cosa contigo mismo cuando uno no cumple lo que se propone, imagínate cuando tienes a un gentío mirando.

Luego leí sobre el proyecto de una chica que iba dentro de ese orden de ideas. el proyecto se llama #elshowdelos20kilos y es comandado por Vanessa Senior, una comediante venezolana, linda, bella, sin pelos en la lengua, con 20 kilos de sobrepeso y súper duper activa en Twitter. ¿Resultado? decidió lanzar su reto de perder esa cantidad de peso frente a todo el mundo, en lo que ella ha llamado un Twitter Reality.

Díganme ustedes, yo que hasta Jersey Shore veo, ¿cómo me voy a pelar esto?

Sus motivaciones se las cuenta ella misma en su blog, que pueden ver aquí. lo importante es que tomó la decisión y tiene como incentivo no sólo llegar a su meta, sino ir narrando cada paso en el camino. Y de eso es lo que se hacen estos procesos. No es de perder peso y ya. es todo lo que pasa alrededor cuando vamos cambiando nuestra vida.

Yo desde esta esquina me uno al #retodelos20kilos. Si quieres seguirla, búscala en twitter por @vanessasenior. Tú también puedes unirte, o hacer el tuyo. Busca apoyo, que seguro un gentío te va a decir way-to-go!

miércoles, 2 de enero de 2013

Bienvenidos

Bueno, ya es enero y de verdad se acabaron las excusas. Hay que armarse de ánimo y sobretodo fuerza de voluntad para afrontar lo que viene, la batalla contra los kilos (y si no subiste nada durante las Navidades, pues felicidades)

La verdad que eso de empezar en enero es una excusa, uno puede empezar en marzo, en abril, el martes o el sábado. “El lunes empiezo…” es la excusa que usamos todo el tiempo para poder darnos unos días mal de malcomportamiento y no afrontar que tenemos que ponernos serios.

Yo también tengo que ponerme seria. No porque escriba y hable de nutrición y ejercicios todo el tiempo, quiere decir que no cometa excesos, no engorde, no me apriete la ropa. A mi me pasa, y ahora ando sufriendo las consecuencias. Porque como todos los que quieren perder peso, también tengo el día uno, dos, o tres donde de verdad no tienes muchos ánimos de seguir ningún programa. Pero tengo que hacerlo. Porque si se que esos kilos de más fueron culpa mía, no de la gracia divina. Así que este 2013 nos dejamos de cuentos y empezamos otra vez, a comer y entrenar en serio.

No sé cuantos de ustedes se anotan, pero si están en esto, ¡pues bienvenidos!



Foto tomada de http://en.wikipedia.org/wiki/File:Masswelcomemat.jpg