jueves, 26 de diciembre de 2013

Hierbas "mágicas" (o casi)



Ya pasaron una parte de las fiestas y si bien hubiese sido ideal que ayer volvieses a tu rutina, seguramente ayer aplicaste lo que dicen por ahí del 25 de diciembre, que es el "día internacional de la comida recalentada" (vamos a estar claros, las sobras como que tienen más sabor!) 

Si fue así, tu barriguita debe estar aún indispuesta, prominente, hinchada pues. No te preocupes, si de verdad no te comiste el pavo entero, esto no significa aumento de peso pero si inflamación causada por la ingesta de carbohidratos simples y grasas saturadas. Claro, si continúas esta dieta navideña unos días más, seguro que esa "inflamación" se vuelve grasa, no hay otra.

Así que para que vuelvas a poner las carnes de tu barrida donde debe ser, es decir, dentro del pantalón y no tapándote el cinturón, puedes apelar a estas "hierbas" que de mágicas tienen nada pero son infusiones que pueden ayudarte en este proceso.

La manzanilla: Su efecto principal es combatir el meteorismo intestinal, eso es, combatir los gases que se acumulan en el tracto digestivo. Por eso tomarse una manzanilla después de comer te ayuda a deshinchar la pancita. También es digestiva, porque estimula la función hepática y biliar, lo que favorece la digestión acelerando el tránsito intestinal. Como último, la manzanilla tiene un poder tranquilizante, que evita que sigas comiendo lo que no debes y te relaja. Lo que hace que no caigas en la tentación de comer por ansiedad.

El té de canela también puede ayudarte en estos momentos. Ayuda a contrarrestar la digestión lenta y una de sus funciones principales es regularizar los niveles de azúcar en la sangre. También ayuda a controlar los niveles de colesterol malo y sus antioxidantes te ayudan a combatir los radicales libres y tienen efectos desintoxicantes en tu cuerpo. Además, huele de lujo.

Té de boldo: El té de boldo está especialmente indicado para malestares estomacales. Estimula la producción de bilis, lo que ayuda a tratar problemas del hígado y la vesícula biliar. También es utilizado para mejorar la digestión, aliviar el estreñimiento y mejorar la salud intestinal en general. Pero no todo lo que brilla es oro, muchas personas han sufrido de dolores y cólicos con el boldo. Su principal contraindicación es en caso de obstrucción de las vías biliares: A pesar de facilitar el funcionamiento de la vesícula como del hígado, en caso de obstrucción de las vías biliares, se debe evitar consumir el boldo, ya que estimula la secreción de bilis, lo que podría agravar tu problema de obstrucción. Pero si estas sano, con una taza, dos o tres veces a la semana es más que suficiente, y usando sólo una bolsita, no te vayas de loco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario