lunes, 16 de diciembre de 2013

El cuento de "comer limpio"




Comer limpio, eat clean, clean eating... Esos términos resuenan en los textos de Fitness, tanto para iniciados como para principiantes. Ya no es comer sano, ahora la cosa es comer limpiecito como un sol. Es decir, sacar cosas "sucias", tóxicas, dañinas y darle paso a lo natural, integral y benéfico para tu cuerpo. Hasta ahí, todo de maravillas.

Pero hasta donde llega de verdad ese cuento de comer limpio? Si bien mientras más natural comas, tu cuerpo va a reaccionar mejor, va a quemar más grasa por el gasto metabólico que se da al tratar de digerir los alimentos no proseados, nos dan mayor sensación de saciedad porque nuestro cuerpo tiene que desglosar toda esa comida para poder usar lo que necesita, guardar lo que venga extra y botar lo que no le sirva. Y al no consumir muchas toxinas, pues nuestros sistemas de filtro y limpieza actuarán mucho mejor. Los riñones estarán finísimo y el hígado también. Sudaremos agua pura pues.

Y si bien yo reconozco usar esas palabras (tanto acá como en mi instagram) el "comer limpio" y relacionarlo con lo "orgánico" cambia la cosa. Yo no como ni compro nada orgánico. Uso edulcorantes porque me gustan, como muchos alimentos que pueden ser naturales  pero que son producidos en masas y por eso sus costos no son tan elevados y además uso especias y productos envasados que por más natural que suenen, han pasado por el procesamiento humano. Y esto hablo de los días que ando enfocada, nada de día libre. Esa es la realidad, o al menos mi realidad. Eso me preocupa? EN LO MÁS MÍNIMO.

Yo lo que trato y profeso es de no comer lo procesado de verdad: bebidas con azúcar, carbohidratos refinados, aderezos con grasas saturadas, dulces, golosinas, chips, y pare usted de contar. Básicamente la oferta más grande que encuentras a penas sales de tu casa. Porque es eso lo que te ataca de verdad, lo otro, aunque lo tengas en frente, tienes que saber cómo elegirlo. Y ojo, yo, que creo que "como limpio", muchas veces como de esas "cosas sucias" y me las disfruto un montón.
Lo que pasa es que muchos han llevado ese "comer limpio" es sólo comer orgánico. Y no es así. Nadie está comiendo "sucio" porque compre sus alimentos donde están los productos en masa. Este tipo de pensamiento, son los que hace que la gente se aleje de sus metas. Que piensen que cómo no tienen el presupuesto para comprar orgánico, no pueden comer limpio, y nada más lejos de la realidad.

Si tu presupuesto NO da para comprar huevos orgánicos, si no puedes comprar pan amasado con masa madre, o el pollo que corre libre en vez de aquél que producen para su consumo en masas, leche de almendras, vegetales cultivados por el señor que tiene una granjita al lado de tu casa, pues no te mortifiques. Yo no lo hago, y me siento bien sana. Siempre va a ser mejor eso que comprarme una dona o un combo de hamburguesas y papas. Y si tienes el presupuesto para comprar orgánico, pues también disfrútalo. Pero no porque no puedas debes sentirte que comes peor que otra persona. Con empezar a hacer elecciones inteligentes, verás que tu cuerpo va a reaccionar de manera positiva. Yo lo he visto, en mis clientes y en mi propio cuerpo. Y sobre todo en mi mente, porque no me siento "más sucia" por elegir cierto tipo de alimentos. La verdad es que me he visto hasta en mejor condiciones que muchas personas que escogen lo orgánico. Porque justamente el fitness es un conjunto de acciones, que va desde lo que te llevas a la boca, cómo lo procesas, cómo te mueves y como piensas sobre lo que te rodea. Y si, puedes llevar una vida súper fitness, sana y plena con un presupuesto apretado.

Y no estoy diciendo que no compren orgánico. Para nada. Si pueden apoyar a agricultores locales, comer cosas de procedencia más natural, y todos esos etc, pues disfrútenlo y mucho. Pero no piensen que porque hagan eso y luego se coman una torta llena de azúcar van a matar lo procesado con lo natural que ingirieron antes.

Si le dejamos de dar etiquetas morales a la comida (sucio, limpio, bueno, malo) quizás no nos sentiremos tan mal después de todo. Lo que tienes es que aprender a identificar lo que le sirve a tu cuerpo, y ver cómo actúa luego. Ve cómo actúa tu cuerpo después de un plato de avena o una torta llena de crema y grasas saturadas. Ahí verás la diferencia. Y eso, para mí, si es comer divinamente limpio y divertido. 

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo Clemen, no tiene nada que ver el comer limpio con comer orgánico, o ecológico, pues no es lo mismo, un postre puede ser orgánico, o ecologócio y estar saturado de azúcar de caña y siropes... je je pero ahí queda de parte de cada uno revisar las etiquetas y ser realista, los alimenos por muy orgánicos que sean "engordan" lo mismo... Si hay alguna diferencia, podría ser entre minerales, vitaminas, pesticidas, ciertos conservantes, etc.... ahora en calorías, nanai...

    Ahora, dentro de lo ecológico también existe lo procesado... igual y ahí se crea un poco de confusión.

    Como te digo, estoy de acuerdo contigo, y tienes muchísima razón, pero tampoco se deben mezclar cosas, la masa madre no tiene por qué ser ecológica, yo por ejemplo la hacía con la harina del súper, y me lo tripeaba un montón... ahora no tengo tiempo ni de poner la maquina eléctrica :(

    Yo le compro las verduras a un señor de una cooperativa, y me salen mas baratas que las que venden en el supermercado, se suponen que son ecológicas, pero anyway, para mí es un tripeo, porque me lo vivo...

    En estos temas, lo mejor es que cada quien se informe y se haga su propia opinión, la verdad absoluta no existe...

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Xioli tu comentario no solo me parece acertado sino hasta más válido, haciendo el curso que estás haciendo y viviéndolo en "carne propia" (el mercado donde compras).
    Yo compro en una feria, donde me sale super duper más barato. Orgánico? Not at all, y hay de todo, desde los vegetales que estan en la fronterita pa vencerse como los que están de lujo sabes? Y el pollo si lo compro "de fábrica" pues. Es el que puedo pagar, igual que los huevos. Aquí es finísimo, hay muchas opciones. Hay para todos y cada quien agarra lo que se le acomoda.
    Y si, me parece que orgánico no es sano y tampoco llevadero (económicamente) para muchas personas Qué si la leche almendras puede ser mejor y la puedo hacer? Pues hasta la almendra me sale más cara acá. Pero si puedes comprarla, gózalo! No? Pero nadie es mejor o peor que otro por hacer o no hacer algo.
    Imagínate si yo me siento sanisima y más de una vez como perros calientes (Completos como le dicen aquí) Sanos my ass, pero yo me los gozo y estoy bastante confiada que mi salud y estamina esta mucho mejor que cuando tenía 20 años. Creo que es el balance!
    UN BESO y a ver cuando me pasas una recetica vale.... Anda.....

    ResponderEliminar