miércoles, 20 de noviembre de 2013

Problemas de dieta, estres y trabajo




Eso de estar a dieta puede ser duro para tu cerebro. En serio. Puede que el mal humor reine más que los números bajando de la balanza.  Por eso digo que es mejor pensar en estilo de vida, no en dieta.

Y muchas veces, si le sumas el cambio de estilo de vida a un trabajo estresante (que todos tenemos) puede que la combinación sea un poco diabólica. Son al menos 8 horas de tu vida que tienes que compartir con tus compañeros, y si el mal humor reina, ese ambiente de trabajo "agradable" puede volverse una pesadilla. Y puede ser porque tu plan de pérdida de peso, esté sumándole estrés a tu vida, en vez de sumarle salud. Aquí te dejo algunas señales que tienes que cambiar tu aproach, porque recuerda, del estrés, solo queda mal humor y más pancita.

-Problema: Estas en el trabajo y le saltas a las personas hasta porque te mueven la agenda que tienes al lado de la computadora. Te amargas cada vez que hueles el café o el pancito del que se sienta al lado tuyo.
Solución: Quizás estas poniéndote metas muy duras, restringiendo mucho tu dieta, lo que hace que tu humor varíe durante el día. Es mejor ponerte metas realistas, no más de un kilo o medio por semana, para que le des más espacio a comidas sanas y nutritivas, que harán que tu humor no sea el causante de tu despido.

- Problema: Sientes que el trabajo que antes hacías fácilmente, ahora te pesa más que un matrimonio obligado.
Solución: Puede que hayas cortado demasiado los carbohidratos, que a estas alturas, debes saber que son la fuente de energía para que sobrevivas el día. Y por eso es que los carbohidratos sobretodo en el desayuno te darán esa energía necesaria para que sobrevivas hasta la tarea más fastidiosa de tu trabajo.

- Problema: Ves la tentación en cada esquina y quieres morderle el brazo a tu compañero de cubículo.
Solución:  Otra vez, hacer cambios muy drásticos te pueden llevar a que tu mente pierda el focus, y esté pensando todo el tiempo en lo que no puedes comer en vez en lo que deberías estar comiendo. Si te da mucha ansiedad incluir todos los cambios de una vida sana de la noche en la mañana, quizás debes hacerlo poco a poco. Quítate primero esa merienda de la tarde y cámbiala por una fruta y un batido de proteína. Empieza a tomar agua durante el día poco a poco, si antes no llegabas a los dos litros, intenta incluyendo uno. De a poco se va ganando la batalla.

Con info de:http://www.fitnessmagazine.com/weight-loss/tips/motivation/4-ways-to-lose-the-weight-and-stay-stress-free/?page=4
Foto tomada de: http://media.themalaysianinsider.com/assets/uploads/resizer/stress0823_450_299_100.jpg
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario