jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Es tu edad la que te tiene gordo?



Muchas mujeres piensan que su cuerpo simplemente se pone viejo y qué carrizo, no podemos hacer nada contra eso. Pues hay bastante de cierto que cuando llega Sejuela (Se-jue-la-juventuuuuu), pues llega. Nadie se hace más joven con el pasar de los años, cono Benjamín Button. Y muchas piensan que no pueden hacer nada contra la grasita acumulada en su vientre, caderas, espalda, detrás de las orejas, lo que sea. Pero la verdad es que Sejuela no tiene que ser tan mala. Porque si, nos volvemos viejos, pero hay mucho que podemos hacer para contrarrestar la pérdida de masa muscular.

Las investigaciones muestran que el metabolismo disminuye con cada década después de los 25 años. Y además, tu masa muscular también disminuye entre las edades de 25 y 65 años

Y claro, al disminuir la masa muscular, disminuye tu metabolismo. Porque son justamente los músculos los que nos hacen quemar grasa. Tu cuerpo puede que sientas que se va apagando con el tiempo, como un horno que se le apaga la candela por decirlo de alguna manera.

Pero no todo está súper perdido. Si tu quieres mantener tu metabolismo algo, puedes hacerlo, a la edad que sea. Y esto les puede sonar a esos cuentos de infocomercial, o a pastilla mágica. Pero la verdad es que la solución está en ti. Eso es, haciendo más ejercicio de resistencia (pesas) y comiendo más comiditas sanas que comidas durante la semana, que comidas "libres". Porque eso es lo que también pasa con el tiempo. Dejamos que el desgano gane, le echamos la culpa a la edad y pensamos que "que carrizo si igual voy a engordar". Si puede pasar esto, si te dejas. Pero también puede pasar todo lo contrario y que tu adultez sea hasta más esbelta y sana que cuando estabas joven.

Y quizás dirás "es que yo lo he hecho todo" y ahí hay que revisar mucho esta afirmación. De verdad estás comiendo sano? y cuando hablo de esto es no privándote de todo ni haciendo dietas locas, sino sacando lo muy procesado y comiendo más sanito? Porque muchas veces no lo hacemos. No queremos dejar ciertas cosas porque pensamos que no podemos vivir sin ellas, o pensamos que ciertas comidas sanas "saben feo" o simplemente piensas que es una tortura comer la pechuga del pollo en vez del muslo. Pero eso está en tu mente, es la manera en cómo ves la comida, y si cambias eso, tu cuerpo empezará a cambiar también. E igual con el ejercicio. Pensamos que hacemos más de lo que realmente hacemos. Y otra vez, no hablo de 4 horas en el gimnasio. pero quizás si una buena hora de sudadera pareja, de pesas y cardio como es debido. Lo haces? De verdad aplicas resistencia a tus pesas? Porque si la verdad es que comes sanísimo, haces ejercicio, descansas lo necesario tu vida es como para hacer un libro pero sigues engordando, y no hablo de que no tengas la misma talla de cuando tenías 15 años teniendo 40, sino unos 20 kg o más, si te digo ok, sólo un médico te puede ayudar. Pero primero revisa, primero date cuenta qué tan sincero has sido contigo.
Porque la verdad es que sejuela no es la culpable de todo, quizás eres tú mismo quien te ha echado esos años, y esos kilos, encima. 






2 comentarios:

  1. Hola tu site está excelente, me encantaría enlazarte en mi blog. Por mi parte te pediría un enlace hacia mi web dentro de un articulo de tu blog o enlace y asi beneficiar ambas con mas visitas.

    besoss
    me respondes a katty.caceres28@gmail.com
    katty caceres

    ResponderEliminar
  2. Clemen, yo estoy mejor, más delgada, más esbelta y más fibrosa con 32 que con 25.
    Con 25 me hinchaba a comer patatas fritas, pan, malas comidas, bollitos día sí, día también...
    Y ahora, pues oye hay que cuidarse el 80-85% del tiempo. Comer limpio, poca grasa, pechugas de pollo, pescado magro, mucha verdura y mi avena para desayunar.
    Y de vez en cuando me doy ese caprichito (que a veces se converte en caprichazo jajajajaja porque no puedes parar de comer esa bolsa de patatas). Pero oye, si puedo, salgo a hacer deporte y si no, al día siguiente retomamos el buen camino y le pegamos el doble de duro en el running.
    Gracias por los consejazos!

    ResponderEliminar