martes, 8 de octubre de 2013

Plan: Back in track/ Vuelvo a las andadas...



Ya estoy de verdad de vuelta. La casa sigue regada porque me cuesta arreglar todo (además que aquí en Chile ya es primavera y hay que guardar el invierno para sacar cosas más ligeras, y en departamento chiquito eso es un poco más complicado) pero ya me siento más descansada y con ánimo. Ayer ya empecé a limpiar la dieta, hoy incorporé el ejercicio... Y aquí les dejo paso a paso lo que viene en este plan de #backintrack o al mejor estilo de Estopa: "vuelvo a las andadas"...

Ponerle orden a mis comidas: O como dicen en Venezuela "orden en la pea" (orden en la borrachera). Porque no estaba haciendo mis 5 comidas diarias, es decir, las tres principales y dos meriendas, Cuando uno come en la calle muchas de las porciones no son las correctas y tienen muchas grasas saturadas, por lo que quedas más lleno y te parece bien "saltarte" alguna comida. Si bien así bajarías la ingesta calórica, para mi es mejor alimentar todo el día al cuerpo con la comida que debe ser: Carbohidratos complejos (y algunos simples, no olviden las frutas), proteínas magras y grasas saludables.
Doblar el consumo de vegetales: Cuando yo estoy fuera de mi casa bajo el consumo de vegetales, no por gusto, sino porque muchas veces la comida que comes en la calle es baja en veggies. Yo estoy acostumbrada a comer mis tres o hasta cuatro raciones de vegetales al día así que cuando las bajo a uno, mi cuerpo se reciente. El subirla me ayuda a subir el consumo de fibra, que es bueno como para todo, desde bajar el colesterol malo, ayuda al sistema digestivo y te da más sensación de saciedad. Así que es un éxito. Cómo lo aumento? Pues sirviéndome mis buenos platos para almuerzo y cena y si puedo "tomarme" mis vegetales en un batido mañanero.
Bajar las grasas saturadas: Si bien no digo "eliminar" completamente (no vayamos a caernos a cuentos, yo como huevos y carne roja que tiene grasas saturadas, al igual que el pollo y otras fuentes de proteína) La idea es reducirlas al mínimo que pueda. Las grasas saturadas además de no ser las más sanas, hacen más difícil la quema de grasa, se acumula de manera más fácil en cuerpo. Y cuando digo bajarlas, es seguir comiendo las que estoy acostumbrada, como los huevos (yummi!) pero eliminar alimentos fritos, rebosados y las comidas de la calle. Como comí mucho en la calle, el cambio a comer comida casera es fácil y para mí, es hasta divertido.
Cuidado con el alcohol: No es que me voy a tomar otra vez un mes abstemio, pero si bajar su consumo al mínimo. Y al mínimo digo el fin de semana si es que. Como ya les he hablado anteriormente, nuestro hígado es el encargado de casi todo en tu cuerpo. Es el filtro de todas las toxinas y además, es el encargado de la quema de grasas en el cuerpo porque es quien decide qué se usará como energía y que se usará como energía para más tarde (acumular grasa). Si tu hígado está ocupado en la limpiadera de toxinas, olvídate de la quema de grasas. Así que para mantener tu cuerpo a raya cuando quieres perder unos kilitos, deja el alcohol de lado.
Tomar té verde: Hay investigaciones que dicen que el té verde ayuda a reducir la acumulación de grasas en el hígado, además es termogénico lo que ayuda a acelerar el metabolismo. Como posee cafeína (si, no se dejen engañar) ayuda a que estés más alerta (por lo que también no deberías tomarlo todo el día) Además también es una ayuda en la reducción de los niveles de colesterol malo y en la inhibición de la formación de coágulos de sangre. Ojo, no es una bebida mágica. Es decir, si lo tomas y no haces lo correcto con tu cuerpo, sólo estarías aprovechando ciertas características de él, pero no es un lavaplatos corta grasa.
Aumentar el consumo de agua: Después de tanta comida alta en sodio y carbohidratos simples, mi cuerpo está reteniendo agua, lo sé y lo siento. Así que hay que aumentar el consumo de ese líquido que me ayudará a eliminar las toxinas que tengo dentro y a evitar la hinchazón. Pero al igual que con el té, no es una bebida mágica. Lo que hace es ayudar en un proceso dónde estás haciendo las cosas como debe ser.
Hacer ejercicio: Por supuesto que esto es fundamental. Moverse es esencial para la pérdida de peso. Si bien no lo es todo (recuerden aquello que no puedes sudar una mala dieta) lo necesitas para estimular la creación de músculos, mejorar tu sistema cardiovascular y por supuesto, crear un déficit calórico que te llevará a la pérdida de grasa. Todo es calorías entran vs calorías salen. Si quemas calorías haciendo ejercicio, comes bien y en tus porciones, seguro pierdes peso. Y si eso no está funcionando, es porque no estás haciendo bien alguna de las partes de la ecuación.
Tomar un suplemento de Omega 3 todos los días: Hay estudios que demuestran que el consumo de Omega-3 puede ayudar a mejorar los marcadores de resistencia a la insulina en el cuerpo. La reducción de los niveles de insulina del cuerpo permitirán al cuerpo  quemar el exceso de grasa, y por consiguiente adelgazar. Además las grasas omega 3 también han demostrado reducir las enfermedades cardiacas y reducir el colesterol. Se ha demostrado ser beneficiosa en la reducción de la presión sanguínea alta. De cerecita en el helado, te cuento que los Omega 3 mantienen la flexibilidad de las membranas celulares y disminuye la inflamación. Por lo que me parece esencial en estos momentos.
Planificar: Esto es, tener esa nevera llena de lo que me tengo que comer. Si no tienes a mano la comida correcta, es más fácil comer cualquier tontería que no te corresponde. Ah, y por supuesto, esconder todas las chucherías que le traje a mi esposo. Eso de tener la tentación al frente no es bueno. Uno tiene que trabajar en su fuerza de voluntad, pero es bueno echarle una manito!

Claro el último ingrediente de este plan es la actitud. Recuerden que es un 60% dieta 30% ejercicios y 10% actitud. Ya lo hecho, pues hecho está. No puedo volver atrás y quedarme pegada en el clásico "Y si hubiera hecho esto en vez de lo otro", Si bien es importante reconocer los errores, el quedarse dándoles vuelta como un perro para acostarse no nos lleva a ningún lado. Lo que importa es lo que puedas hacer de ahora en adelante.

Ahí está el plan, es sencillo, no hay truco mágico. Es simplemente comer bien, hacer ejercicios y ser feliz. Muy #notelocomas pues.

2 comentarios:

  1. Ánimo, Clemen. Seguro rápidamente estás " en la onda!.
    Mira, me ocurre una cosa que no soy capaz de "eliminar" o "minimizar"
    Siempre y digo SIEMPRE que acabo de comer o cenar (en el desayuno lo controlo más) mi cuerpo me pide irremediablemente dulce (haya comido lo que haya comido). Tipo un pastel chocolate, galletas etc.
    Qué pasa? que en casa hay galletas por mi novio y lo llevo fatal. Intento comer un trocito y luego es más que un trocito y ya entro en una espiral que me pesa la conciencia porque termino siempre comiendo más de lo que debo.
    Algún consejo? truco? Qué me recomiendas hacer?

    ResponderEliminar
  2. Leti, pues ya ando en el camino, lo demás es paciencia... No queda otra!
    Mira! una cosa que puedes probar es hacerte un chocolate caliente con cacao sin azúcar, agua y edulcorante. Lo calentito te va a dar sensación de saciedad y el cacao sin azúcar, además de ser bueno para ti, no es tan calórico (claro, una chucharada, si le pones el frasco entero, pues nada) La proxima vez que estes en la tienda revisa por cacao sin azucar y haz la prueba!
    PS el otro día me escribiste una receta! la próxima vez que hagas algo así de bueno tómale una foto que lo publico en la página con mucho gusto!

    ResponderEliminar