miércoles, 4 de septiembre de 2013

Celebra tus pequeñas victorias


Perder peso puede ser muy frustrante para muchas personas. Sobre todo cuando lo hacen de la manera más sana, que básicamente es la que yo proclamo. Por qué? Porque yo no creo en dietas locas, detox, ayunos prolongados, ni comida de pajarito. Mi método es bastante "old school": Comida buena y ejercicio. Eso es todo.

Entonces, si es bueno, por qué es frustrante? Porque no son cambios inmediatos. La idea de un programa de pérdida de peso y de quemar grasa es mejorar el cuerpo, no sólo ver los números de la balanza moverse pa´bajo. Y justamente es eso lo que más alegra a las personas, sentir que pesan menos. Si les dices que van a pesar lo mismo o un poco menos (Dependiendo del caso, si tienes 20 kilos de sobrepeso, pues tienes 20 kilos de sobrepeso y hay que trabajar en eso), pero que las tallas van a ser más pequeñas no le ven lo divertido hasta que se ponen un pantalón más chico, y dicen "ahhh pero esto es buenísimo". Pero si les dices que vas a perder 5 kilos en una semana, seguro se paran todas las alarmas y dicen "eso es lo que yo quiero hacer".

Yo lo he visto, cada vez que en una reunión alguien en voz alta dice "yo perdí X cantidad de kilos en siete días" verás más de una persona parando la oreja, y lamentablemente no levantando las cejas en asombro, pero del malo. Queremos la gratificación inmediata. Eso es más divertido.

A mí me parece más divertido ver cómo una persona pierde poquito peso pero cambia de medidas, cómo le cambia la forma del cuerpo y sobretodo, ver lo bien que se sienten con cambios en su alimentación. Ver como lo que comen hacen que se sienta buenísimos por dentro, con energía de muchachito, y se vean mejor por fuera. Que distingan entre un carbohidrato y una proteína y por sobretodo, que no le tengan miedo a ninguno de los dos. Porque esas dietas súper efectistas te lo juro que no te van a dejar comer "de todo", y que más de un alimento que es sano vas a tener que sacarlo de tu vida. Para que cuando respires al lado de un pan engordes los 6 kilos que perdiste y cuatro más de bonus track.

Por eso si estás en un proceso sano y normal de cambio de tu cuerpo, celebra hasta lo más pequeño. Celebra sentirte bien con tu comida, celebra comerte un plato de avena y no pensar "es que esto engorda muchísimo". Y claro celebra cuando los pantalones no te aprieten en la cintura, así los kilos se estén bajando lentamente.

Celebra que llegando casi a los 40 te sientas mejor que a los 20. Así me siento yo y de verdad lo celebro todos los días!



4 comentarios:

  1. No puedo más que felicitarte por haber conseguido sentirte así. Estás estupendísima, te envidio. Además de que transmites a los demás que todos podemos conseguirlo. Yo todavía lo veo difícil, pero es lo que tu dices, poco a poco, pequeños cambios...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Michelle!! Y claro que se puede, eso no fue de cuando cumpli 24 a cuando cumpli 25... mis 20 era medio desastrosa y yo JURABA que estaba todo bien...miles de dietas locas, excesos por otros lados y ejercicios mal dirigidos. A los 30 se me prendio el bombillo pues...Y ahi vamos :)

      Eliminar
  2. Clemen, soy Leti.

    Dios mío! Qué cambio! Estás estupendisima!

    ResponderEliminar
  3. Leti! LINDA!!! No te respondí el otro comentario, pero espero que la hayas pasado de lujisisimo en Perú y que estes ya lista con las pilas puestas sin ganas de comerte la nevera... (been there, done that!) besitos!

    ResponderEliminar