miércoles, 21 de agosto de 2013

Cómo comer para alejar el hambre...


Estar a dieta es además de fastidioso, es un problema serio para nuestro cerebro. Si pensamos en dieta, pensamos en hambre, en ver lejanas las comidas que nos gustan, en estar de mal humor y en que los números de la balanza no se mueven. Es así de maluco. Y por eso es tan importante pensar que es un estilo de vida y que cuando quieres perder peso, lo que tienes es que apretar en ciertas esquinas, eso es todo-.

Y claro, no nos vamos a mentir, apretar en el estilo de vida, también cuesta. Hay días en que quieres mandar todo al carrizo, días que te sientes mal, días en que tienes flojera y por sobretodo, hay días en que tienes hambre. Y por Dios que es una de las peores sensaciones que hay en el mundo.

Yo como más que un remordimiento y por eso este estilo de vida que me permite comer cinco veces al día (seis si me levantase más temprano) está como diseñado para mí. Pero igual hay veces que a pesar de todas esas comidas, te puedes sentir que el hambre no se sacia, como un pozo sin fondo.

Para evitar ese hueco en el estómago, estas son las mejores estrategias que de verdad, para mí, no tienen pele. Efectivas hasta los días que quiero morder a mi esposo:
  • Come un desayuno de campeones. Mientras mejor sea tu desayuno, mejores son las opciones que vas a tomar en el día. Es la comida más importante y la que rompe ese ciclo de ayuno que pasas en la noche (que pueden ser de 10 a 12 horas). Tu cuerpo necesita gasolina y de la buena.
  • Come carbohidratos complejos y fibra. Por eso es que la avena es el mejor plato que hay para desayunar EVAH!! Tiene una buena tanda de carbohidratos complejos que te darán la energía que necesitas para afrontar el día más la fibra que hace que la digestión se haga más lenta. También mientras más integral sea el carbohidrato, más lenta su absorción, lo que se traduce a estar más lleno por más tiempo.
  • Come con horarios. Por eso es que comer el estilo #notelcomas no tiene pele, ni para el más hambreado. Si comes cinco veces al día siempre tienes un refil de comida. La idea no es comer y quedar reventado sin comer, quedar satisfecho y estar más contento que muchachito en navidad porque a las 3 horas, viene tu próxima comida.
  • Come comidas con volumen. Aquí entra la fibra otra vez. Cuando llenas la mitad de tu plato de ensaladas y vegetales, no hay pérdida. Estas comiendo fibra de la buena que te dará sensación de saciedad por más tiempo. Además recuerda que la fibra es baja en calorías y ayuda a nivelar tu colesterol malo. Ganar-ganar. También recuerda que la puedes agregar a cualquier hora del día, es decir, no tienes que esperar que sea el medio día para comer espinacas.


Y por último, come proteínas. Sé que hay varias personas que son vegetarianas o que piensan que las proteínas son las culpables de su sobrepeso. Pero no es así. La proteína es fundamental para el músculo y además ayuda a que las hormonas que se liberan junto a la absorción de carbohidratos no lo haga de manera loca. Recuerda que con el consumo de carbohidratos se libera insulina, que además de regular el azúcar en la sangre, favorece la lipogénesis (creación de la grasa) e inhibe la  lipolisis (descomposición o quema de las grasas). Comer las proteínas junto a los carbohidratos, mejoran la acción de la Insulina.


Así que ahí lo tienen, para calmar el hambre, pues COMAN. Pero coman lo correcto!

1 comentario:

  1. Hola Clemen!
    Soy Leti desde España. Vuelta a la erutina después ed las vacaciones por Peru. Qué bueno ese ceviche pero no siempre había así que descubri el famoso pollo a la plancha con arroz y verduras que me ha sacado de más de un apuro.
    Aunque el desayuno ha sido un desorden. Pan blanco con mermelada y café, imagina que voraz de hambre me encontraba al rato de desayunar....
    En fin ya volviendo a mi rutina leer este post es mi bendicion!
    Qué identificada me he sentido con todooo y es q hay días que por más q hayas respetado tus comidas y hayas comido proteinas, tienes una especie de mosntruo que ruge en el estomago que más vale tener alejadas las patatas fritas y las galletas de casa porque si no...
    Un saludito!

    ResponderEliminar