martes, 23 de julio de 2013

Lo que necesitas para hacer ejercicio (además de las ganas)

El ejercicio es parte de tu programa de perder peso. Punto. Que puede ser menos importante que tu dieta, es otra cosa. Y no es que sea menos importante, sino que ese cuento de "sudar una mala dieta" no existe. No vas a pretender tomar birra y comer pizza y tener el six pack ultra marcado. No pasa así en el 99 % de las personas (hay un 1% que son los papas de los helados en la quema de calorías)

Anywhoz, el cuento es que así no quieras tienes que hacer ejercicio. El rollo es cómo empezar, qué hacer, cómo es ese cuento. Para muchos es algo natural, otros agarran un libro, otros se inscriben en un gimnasio y terminan con ese rollo.  Sea como sea tu plan, aquí te doy unos datos que puedes tener en cuenta si quieres empezar con una rutina efectiva de ejercicios:

1) Tienes que tener un plan: No importa que te inscribas en el gimnasio más impresionante de la ciudad, si no tienes idea de lo que vas a hacer, estás perdiendo el tiempo. Lo ideal es que vayas ya preparado con tu plan de entrenamiento de resistencia, y si quieres hacer cardio, saber en qué clase vas a participar. El estar dando vueltas por el gimnasio no es un buen ejercicio quema grasa (a menos que sea gigante)
2) Tienes que ser consecuente: Una vez que encuentres tu nicho, quédate ahí un tiempito. Es decir, si empiezas con una rutina de levantamiento de pesas, o una clase de body pump, tienes que dejar que pasen de 4 a 6 semanas para ver algún resultado. Si tu idea era empezar el lunes y el viernes pensar que ya ibas a verte "definido", la cosa no es tan sencilla. También si quieres ver resultados, no estés cambiando de clases cada tres días.
3) No tienes que estar tomando bebidas deportivas después del ejercicio: Miren esto, esas bebidas que te "recuperan" de verdad están diseñadas para atletas, para gente que ha participado en maratones, competencias de CrossFit, triatlones, etc. Recuperan las sales y minerales que pierde tu cuerpo a través de la sudoración y ADEMÁS tienen una carga de azúcares e hidratos de carbono complejos, que  son los responsables del aporte calórico de estas bebidas. El contenido en azúcares está más o menos entre 60-70 gramos por litro, la mitad aproximadamente de lo que contienen los refrescos. Estos carbohidratos están ahí para darte más energía durante tu actividad física. Una clase de spinning, por más que sudes como cochino chiquito, no entra en esta categoría. Quemarás ponle  400calorías dependiendo de tu peso e inmediatamente recuperarás, 160. No sé ustedes, pero yo preferiría recuperar esas calorías con una comidita. Todas las calorías SUMAN, así que tienen que estar pendientes. Para mí, no es una buena matemática. Conclusión, beban agua.
4) Pidan ayuda: Si andan más perdidos que el hijo de Lindbergh (esto fue la tirada de cédula o carnet al piso más dura de este blog) busquen a alguien que los aconseje. En los gyms hay gente que trabaja, supuestamente, en ayudar a los asociados. No vas a un gimnasio? Bueno, te tocará leer un poquito. En mi blog y en mi cuenta de Instagram puedes encontrar rutinas que puedes hacer, con todos los pelos y señales. En esta época de hiper información, el decir "es que no sé" ya no es una excusa.
         
Ahí está, ahora lo que es falta es ponerse los zapatos de goma, llenarse de ganas y empezar a sudar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario